La lucha de los cines y teatros de Bogotá para mantenerse a flote durante la pandemia

Noticias destacadas de Bogotá

Pese a que estos sectores ya tienen luz verde para reactivarse, la situación es compleja, pues con las medidas de bioseguridad no le es rentable volver a abrir sus puertas, lo que complica su recuperación económica.

Los teatros y cines de Bogotá no la están pasando bien, pues la pandemia por el COVID-19 han causado más que solo estragos: muchas de estas empresas ya han quebrado, mientras que otras todavía gastan sus últimos recursos para mantenerse a flote. Aunque ya tienen luz verde para reactivarse, muchos de estos sitios no lo han hecho, pues reabrir podría significar pérdidas económicas.

La nueva realidad ha traído nuevamente una vieja modalidad para disfrutar películas con los autocines, que se han vuelto todo un boom en esta época, en la que guardar la distancia es la mejor manera de cuidarse. Sin embargo, no es lo mismo que asistir a las convencionales de cine, que, a diario, recibían a miles de personas.

Por ejemplo, Cine Colombia, que es uno de los cines más importantes del país, se encuentra pasando por un momento muy difícil, pues tal y como lo anunció la empresa hace unos días, tuvieron que cerrar su sala de cine más moderna del país, la cual estaba ubicada en el centro comercial “El Edén”, ubicado en la localidad de Kennedy.

Se trata de la sala Multiplex, en la cual se invirtieron cera de $30.000 millones. Sin embargo, estaba en un espacio arrendado y al no poder llegar a un acuerdo con los dueños de dicho lugar, no tuvieron más opción que cerrarla. “Entre todas las decisiones que le ha tocado tomar a Cine Colombia durante esta pandemia por la forma extrema en que se ha visto afectada, esta es una de las más dolorosas. Todos le pusimos corazón a este proyecto, que fue uno de los mejores del mundo”, dijo el presidente de la compañía, Munir Falah, en su cuenta de Twitter.

Y es que para Falah, el sector del entretenimiento ha sido uno de los más golpeados por la llegada del COVID-19, no solo en Colombia, sino en el resto del mundo. “Para todos este COVID-19 ha dejado muchas enseñanzas, así como tristezas. Ver tan golpeada una empresa como Cine Colombia, que le pertenece a todos los colombianos, y que llevamos años construyendo, es desgarrador”, dijo el presidente en otro de sus trinos.

Y una situación similar atraviesan los teatros de Bogotá, que realmente, todavía no han podido reactivarse, pues hacerlo podría significarle más pérdidas que ganancias. “Es una situación muy difícil, principalmente por la incertidumbre que hay, pues uno no puede planear nada porque no se sabe que va a pasar cada día. Han dicho que, tal vez en noviembre vuelvan a poner restricciones más severas, por el aumento de contagios”, dijo para El Espectador Fabián Velandia, director ejecutivo del Teatro Libre.

El teatro, igual que la gran mayoría de los sectores, tuvo que migrar a la virtualidad para continuar con sus funciones y actividades, sin embargo, estos espacios no se comparan con la sensación de vivir el teatro en persona. “El Distrito ha hecho convocatorias y actividades para ayudarnos, pero no es una solución de fondo para los problemas que tenemos los espacios teatrales en Bogotá. No podemos vivir de convocatorias”, aseguró el director.

Y no solo es eso, también se trata de los costos que implica reabrir el teatro con una asistencia limitada, pues al ser espacios cerrados, tienen que controlar el aforo en estos lugares, lo cual no es rentable. “Nosotros como teatro estamos muy mal. No hemos generado ingresos desde marzo, tenemos deudas y hemos tenido que seguir pagando recibos. Entonces incurrir en unos costos de toda la preproducción para abrir el teatro y que no podamos hacerlo es un riesgo que ahora no podemos correr”, explicó Velandia.

Lo peor, es que el futuro para estos espacios es incierto, pues lograr una reactivación que ayude a solventar la situación en la que los dejó la pandemia no se ve cercana. “En este momento soy muy pesimista. Yo no veo una luz al final del camino. No sé como se pueda hacer teatro de una forma presencial y segura, con la amenaza del COVID-19, que todavía está aquí y que nos obliga a estar viviendo el día a día sin poder planear nada. Eso es lo más grave de la pandemia, no saber que viene”, concluyó.

No obstante, como dice el refrán, la esperanza es lo último que se pierde, y tanto los teatros como los cines, siguen luchando por resistir el cierre y las pérdidas que les ha dejado los siete meses que lleva el país en emergencia sanitaria. Hasta el momento, son pocas los teatros que han abierto sus puertas, uno de ellos es el Teatro Petra, que comenzó su reapertura con la obra “Yo no estoy loca” y que, incluso, han logrado agotar la boletería para las funciones.

Por su parte, los cines todavía no abren sus salsas y siguen adaptándose al formato de “autocines”, sin embargo, la Cinemateca de Bogotá abrió desde el pasado 9 de octubre, con todos los protocolos de bioseguridad. “Regresar a la Cinemateca, al espacio físico, nos llena de emoción y alegría, es el momento de volver a encontrarnos y de vivir la experiencia de la sala de cine. Estamos preparando una serie de actividades, manteniendo todas las recomendaciones sanitarias, para brindar una oferta cultural variada para la ciudadanía”, fue lo que dijo Paula Villegas, gerente de Artes Audiovisuales del Instituto Distrital de las Artes (Idartes).

El sector espera que el próximo año, la situación mejore con el fin de lograr una reactivación efectiva que les permita evitar más pérdidas o un cierre definitivo.

Comparte en redes: