Una alianza de El Espectador y Mutante.org

hace 45 mins

La nueva cara de la plaza de la Perseverancia

Dentro de un proceso de renovación de zonas turísticas de Bogotá, se capacitaron los empleados del lugar y se realizaron reformas estructurales en el lugar.

Instituto Distrital de Turismo

La plaza de la Perseverancia, en el centro de la ciudad, es uno de los lugares históricos de Bogotá. Es una de las más conocidas representaciones de las plazas de mercado de la ciudad y municipios cercanos, pero además reúne diferentes visiones de lo que es capital: hacia el oriente se llega a La Candelaria y a su evocación de tiempos de la colonia, mientras que al occidente se encuentra el Centro Internacional y todo lo que ha dejado la modernidad.

La plaza ha sido testigo de los acontecimientos que han marcado la ciudad. Además de estar en medio de un barrio declarado obrero, debido que allí se construyeron las viviendas subsidiadas de los trabajadores de la cervecería Bavaria, ubicada a pocas calles de allí, es un punto donde se pueden degustar los diferentes platos de la región. Es tal que se pueden encontrar hasta 28 sopas diferentes en el lugar.

Con más de cincuenta años de historia, la plaza es patrimonio cultural de la ciudad, por lo que recientemente, dentro de un plan de renovación de las plazas de mercado de la ciudad fue intervenido y las cocineras que trabajan dentro de ella, capacitadas.

Comenzó con el rediseño del mobiliario. Se ubicaron 58 nuevas mesas y 348 sillas. Así como se entregaron 40 avisos, con el nombre de los locales, en los puntos de mercado. Se ubicaron 13 parasoles para mesas en el exterior, 20 cupos de parqueo para bicicletas y un mesón en madera, cerca de la escalera principal en el comedor.

Así mismo se intervino la fachada, donde el artista “Guache” pintó en la fachada el rostro de perfil de una mujer campesina, que simboliza la labor de las mujeres del barrio; una mazorca con granos con los colores del fuego con el que cocinan la comida. Además de otros alimentos se encuentra ilustrada la imagen de la iglesia de la Perseverancia y a Jorge Eliécer Gaitán con el puño en alto. “La renovación cultural, el mestizaje y el carácter de la chicha, como bebida ancestral del barrio, están representados con la imagen de una totuma”, anunció la Alcaldía.

Otro de los trabajos que se realizaron en la plaza, fue la capacitación de las cocineras. Este proceso consistió de 12 jornadas en las que les enseñaron diferentes formas de cocción y cortes, presentación de platos, optimización de los ingredientes, manejo de proveedores, diversidad en los menús y atención al cliente. Así como fueron instruidas en Buenas Prácticas de Manufactura e historia local, con el fin que transmitan sus conocimientos a turistas y locales.

De acuerdo con José Andrés Duarte, director del Instituto Distrital de Turismo, “debido a que la Plaza cuenta con visitantes extranjeros, la Alcaldía Mayor de Bogotá, a través del Instituto Distrital de Turismo, pretende resignificar La Perseverancia como un atractivo turístico importante; incentivando la sectorización de los clientes y garantizando un continuo flujo de compradores para así, mantener un nivel de producción de alta calidad, y ofrecerle a los turistas nacionales y extranjeros, gran variedad de recetas gastronómicas típicas de la ciudad”.

El proyecto hace parte de otras actividades que se han adelantado la ciudad para revisibilizar las plazas de mercado y potencializar su comercio. Por ejemplo, durante el año, se realizaron clases de ingles para los comerciantes y sus hijos dentro de estos lugares. 

Si quiere conocer más sobre lo que pasa en Bogotá, lo invitamos a seguir nuestra página en Facebook