La peatonalización que no gustó a los habitantes de La Macarena

Habitantes de la zona consideran que esto afectaría el comercio entre la carrera 4a y las calles 26b y 30.

Sobre la carrera séptima se adelanta la segunda fase de peatonalización. Mauricio Alvarado - El Espectador

Luego de darse a conocer las denuncias de los comerciantes por los retrasos en la segunda fase del proyecto de peatonalización de la carrera séptima, los habitantes de La Macarena mostraron su inconformismo por el proceso que en similares circunstancias de hará sobre la carrera cuarta, entre calles 26B y 30.

De acuerdo con los residentes del sector, además de las afectaciones a los comerciantes de la zona, su cierre generaría incomodidades a quienes viven allí y se movilizan por este tramo a diario. Esto, de acuerdo con el concejal Jose David Castellanos (Cambio Radical) se debería a la forma como se ha tratado el tema y la falta de socialización de la obra con la comunidad. 

"Es importante realizar los encuentros que sean necesarios con la comunidad, explicarles los alcances que una medida como esta puede tener, y sobre todo que la ciudadanía exprese su acuerdo o no, con absoluta libertad”, dijo el concejal. 

Lo que más preocupa a los habitantes del sector son los efectos que pueda traer el cierre de la vía y la prioridad que que se le está dando a esta obra, pues consideran que hay otros temas importantes en la zona como "las políticas de seguridad, alumbrado público, revitalización patrimonial, fortalecimiento de parqueo en vía y afianzamiento de relaciones entre comerciantes y habitantes del sector".

En dos meses comenzarán las obras de construcción por lo que desde ya comienzan a pensar en las pérdidas que puedan generarse en los seis meses que se tiene previsto que durará. Aunque, de no darse un diálogo previo con el Distrito no descartan salir a manifestar.