Esperan radicarlo a mediados del próximo año

La tarea de vender el POT de Peñalosa

El proyecto del Plan de Ordenamiento Territorial pasará duras pruebas antes de ser realidad. La expansión al norte y la idea de ampliar Transmilenio, temas álgidos. Andrés Ortiz, secretario de Planeación, es el encargado de llevarlo a buen puerto.

Para Ortiz la mejor defensa serán los argumentos técnicos y evitar que el debate sea político, pero admite que será imposible.Gustavo Torrijos

El secretario de Planeación, Andrés Ortiz, tendrá en 2019 quizá la mayor carga a cuestas como funcionario: defender, ajustar y convencer a los bogotanos y al Concejo de que el Plan de Ordenamiento Territorial (POT) que propone esta administración es el mejor de la historia en materia urbanística, uso de suelos, movilidad y ambiente.

Aunque le queda un año para cumplir el objetivo, sabe que se librarán batallas en medio de una carrera a contrarreloj. No solo por la obligación de vender bien el modelo de ciudad que quiere dejar el alcalde Enrique Peñalosa ante una oposición que rechaza el marcado impulso a Transmilenio (TM), a los planes de expansión urbana y a su idea de modificar la reserva Van der Hammen, sino también por el áspero ambiente de llevar una discusión en medio de un año electoral.

>>>Lea: ¿Puede ser Bogotá un buen vividero?

Sin embargo, Ortiz dice estar tranquilo. Tiene los pasos y los plazos claros; lo que no será negociable, y los temas que generarán mayor resistencia. Asegura que la clave estará en dar un debate con argumentos técnicos.

¿Cuáles son los plazos para aprobar el POT?

Se demora lo que tarde la CAR, porque no tiene tiempo perentorio. Después, va al Consejo Territorial de Planeación Distrital, que tiene treinta días hábiles para estudiarlo. De ahí pasa al Concejo de Bogotá, que tiene noventa días calendario para discutirlo. La idea es concertarlo con la CAR en marzo y llevarlo al Concejo, a más tardar, en junio.

¿Qué puede pasar con el POT?

Tres cosas: que el Concejo lo apruebe a tiempo; que no decidan a tiempo y el alcalde lo expida por decreto, o que se hunda. Ahí sí sería tarea de la próxima administración.

¿Cuál es la propuesta de densificación del POT?

Queremos priorizar la renovación urbana, pero con transporte masivo y espacio público. El POT busca densidad en altura, especialmente cerca de TM, el metro y alrededor de los grandes espacios públicos.

>>>Lea: Una ciudad con pocos carros y mucho Transmilenio

¿Cómo van a evitar la especulación inmobiliaria donde estarán los grandes proyectos?

Este POT le apuesta a recuperar la trascendencia de los grandes programas. Todos estos tendrán un bajo índice de construcción y para poder edificar tendrán que pagar. En Lagos de Torca, al principio la gente decía que el metro cuadrado valía $1,5 millones y en el decreto se tasó en $600.000. Como no tienen norma, deben pagar por ella.

¿Dónde se concentrará la densificación?

En todos los corredores de transporte masivo, porque la manera de frenar la especulación es que haya mucha oferta.

¿Cómo blindar el corredor del metro de la especulación?

Con algo sencillo y es que el dueño de edificabilidad a 800 metros, a lado y lado, será la Empresa Metro. Allí queremos darles altura a las construcciones, pero en principio se limitará a tres pisos. Se podrán hacer edificios más altos, pero pagando y ese dinero irá a un fondo para la sostenibilidad del sistema.

La Van der Hammen

¿Por qué expandirnos en el norte y no en el sur, que es donde están creciendo las familias?

La idea es revertir la segregación, porque serán los primeros proyectos que exigen un 40 % de la tierra para viviendas de interés social y prioritario (para casi 750.000 personas). Su aporte más grande será contrarrestar el imaginario de que los pobres viven al sur y los ricos al norte.

En medio del debate de las cifras de población, ¿vale la pena insistir en intervenir la reserva?

En el noroccidente hay 3.800 hectáreas (Ha), de las cuales 1.400 son la actual reserva y 2.400 que el POT propone como suelo de expansión. En caso de que la CAR apruebe nuestra propuesta, tendría otra distribución: las 1.400 Ha de reserva pasarían a 1.700, y la zona de expansión pasaría de 2.400 Ha a 2.100. Si no aprueban, todo quedará igual.

>>>Lea: Bogotá 2030: compacta y cercana

El Instituto Humboldt hizo unas observaciones, entre ellas que no era claro cómo conservar y urbanizar. ¿Para eso hicieron algún estudio?

Ya existía gran parte y estamos haciendo todo lo que nos han propuesto, porque no se trata de cerrarnos a la banda. No creo que la CAR vaya a acoger la propuesta tal cual; seguro algunas cosas cambiarán.

Si aprueban la intervención en el noroccidente, ¿se construirá todo de inmediato?

Allá solo se podrá intervenir cuando habiliten la zona de expansión, pero todo será por fases. Por eso hablamos de tres proyectos: Conejera, Arrayanes y Encenillos, que serán poco a poco. Creo que en el futuro en Bogotá se construirán 50.000 viviendas por año.

Competitividad

Otra de las apuestas es aumentar la competitividad. ¿Cómo lograrlo?

La ciudad tiene que ser especializada. Aunque estamos lejos de los puertos, tenemos una alta capacidad profesional y técnica en todo lo que se pueda exportar por fibra óptica y cosas de altísimo valor agregado que se puedan enviar por avión. Esto ratifica que la tercera pista de El Dorado es vital y el segundo aeropuerto es necesario. Se destaca también la industria creativa y los servicios de salud y educación.

>>>Lea: ¿Qué desarrollo económico trazará el POT de Bogotá?

Si la apuesta es al conocimiento y la fibra óptica, ¿no es un contrasentido insistir en la venta de la ETB, sabiendo que el Distrito hoy es dueño de lo que será el corazón de ese modelo de ciudad?

Sería un contrasentido si uno dijera que la ETB tiene la capacidad de crecer a la velocidad de la tecnología y de la demanda. Este POT es el primero que tiene a las TIC como subsistema de servicios públicos, pero el tema de la ETB es otro: está en un mercado de grandes competidores y todos los estudios juiciosos, los nuestros (otros dirán que no), señalan que no tendrá cómo defenderse.

La discusión

El proyecto se discutirá el último año de mandato. Si desde antes de asumir sabían que era urgente, ¿no se tardaron mucho?

El POT es un documento tan serio, que demanda tiempo. Hay que reconocer que el tema del norte y la reserva dilató todo, tanto que llegó un momento en el que decidimos sacarlo de la propuesta. Si en medio de esto, la autoridad ambiental aprueba nuestra solicitud, pues la incluimos. Por ahora, nos toca seguir con la reserva como está.

¿Cuáles son los inamovibles del POT?

Uno: que la densificación sea donde hay transporte público masivo y espacio público disponible. Dos: la trascendencia que se le está dando al espacio público como sitio donde se ejerce el derecho a la ciudad. Tres: que la capital sea de uso múltiple. Cuatro: no queremos volver al tema de parqueaderos mínimos exigidos. Cinco: cualquier edificio nuevo deberá dejar los antejardines públicos.

¿Qué será lo más difícil de esta discusión?

Sin duda, lo más difícil será en el norte, pero estamos convencidos de que debe ser así. También habrá mucha bulla de que el POT plantea que lo urgente, paralelo con el metro, es completar la red de TM, y esto es por dos razones fundamentales: que la ciudad funcione y que brinde un buen servicio.

>>>Lea: Así ven los expertos el nuevo diseño de Bogotá

Esto se hará en medio del debate electoral. ¿Cómo se preparan para enfrentarse a eso?

La única estrategia para discutir un POT es ser cada vez más fuertes en el soporte técnico. Todas las decisiones deben obedecer a documentos y metodología, y que cada manzana intervenida tenga un artículo que lo respalde. Es la única defensa, y evitar que el debate sea político, pero será imposible.

En el debate dirán que es un POT para los constructores, que financiaron al alcalde. ¿Cómo hacerle frente?

La respuesta está en el modelo Lagos de Torca, que se replicará en el resto de la ciudad. Nunca se les había pedido a los constructores que aportaran todo y que la administración no tuviera que poner un peso; que hicieran el doble de vivienda de interés social de lo que pide la ley y que garantizaran 14 m2 de espacio público por habitante. El nuevo POT incluso bajará el índice de edificabilidad. A pesar de eso, siguen diciendo que será para los constructores.

¿Temen que no alcancen a aprobar el POT?

Nos da miedo y no hay plan b. El único tiempo que nos inquieta es el de la CAR, porque no tienen un plazo fijo. El gran esfuerzo será concertar con la CAR. Pero en el fondo siempre hay temor. Para mí sería muy doloroso, después de haber trabajado tres años, no lograr su aprobación.

Puede ser el mejor POT del mundo, pero si no lo aprueban será solo documento de consulta.

Va a salir. Somos positivos y creo que lo vamos a sacar adelante. Hicimos el mejor POT que tiene Colombia.

>>Lea: Bogotá 2031: este es el modelo de ciudad

Otras apuestas

Ya están claras varias zonas de desarrollo, expansión y renovación. ¿Cómo van los planes?

Todo se replicará con el modelo de Lagos de Torca, en el que los dueños de la tierra harán un fideicomiso para financiar las obras públicas y poder edificar. En cuanto a planes, Torca va por buen camino. En Lagos de Tunjuelo solo podremos empezar después de la aprobación del POT. Ciudad Río podría empezar, pero estamos en la etapa de definición de las zonas de amortiguación y protección con la CAR. Alameda Entreparques se podría empezar una parte, pero debemos esperar a levantar la categoría de zona de interés El Polo Club a través del Plan.

¿Por qué solo se plantean dos líneas de metro?

Si se logran conseguir recursos de la nación para la segunda línea, no van a querer saber del tema en mucho tiempo. Por eso solo quedaron dos, porque es hasta donde los estudios preliminares muestran la mayor demanda. Yo podría sacar un POT con siete líneas maravillosas, pero es pura carreta, porque no habrá la plata.

¿Por qué apostarle a la tercera pista de El Dorado?

Es fundamental para la competitividad. Se lo expresamos a la Aeronáutica: para nosotros es más importante la tercera pista que El Dorado II. Y no porque el nuevo aeropuerto no sea una necesidad, sino que la tercera pista es una urgencia. La misma Aeronáutica tiene las cifras de crecimiento de pasajeros, que es exponencial. 

El tema rural tiene un capítulo importante...

Este es el primer POT que tiene una cartografía con detalle de 125.000 Ha de la zona rural, para su población de 16.000 habitantes e incluye una norma que antes no tenía. Tiene un objetivo y es que vaya evolucionado a producción sostenible, porque lo más duro para el páramo es el crecimiento de la papa y la ganadería.    

¿Qué va a pasar con Doña Juana?

El POT le quitó la expansión que tenía prevista y por primera vez implanta toda la franja de amortiguación. También se plantea un muro de contención, como una presa de agua, que cumple tres funciones: seguridad ante el riesgo de colapso, ajustar el terreno para no tener que expandir y sacar fácilmente los lixiviados.

828191

2018-12-09T21:00:00-05:00

article

2018-12-09T21:00:01-05:00

[email protected]

none

-Redacción Bogotá [email protected]

Bogotá

La tarea de vender el POT de Peñalosa

38

13540

13578