La travesía para salir de Ciudad Bolívar tras suspensión de rutas y alimentadores

Más de 160.000 habitantes de la localidad se vieron sorprendidos con la cancelación provisional de 25 rutas y 12 alimentadores, que los obligó a rebuscarse la forma de llegar a sus lugares de trabajo y estudio.

Gustavo Torrijos - El Espectador.

Mientras gran parte del país celebraba la clasificación de la Selección Colombia al próximo mundial de fútbol, Transmilenio comunicó la suspensión de 25 rutas y 12 alimentadores en Ciudad Bolívar a cargo del concesionario SUMA, y las medidas para evitar traumatismos. Fueron pocos los habitantes de la localidad que se enteraron de los problemas que tendrían para movilizarse a sus lugares de trabajo y estudio, y salieron antes de lo habitual a buscar transporte. Los demás, una inmensa mayoría, se llevaron una gran sorpresa cuando pasaron entre 30 minutos y más de una hora y el bus o alimentador que solían tomar no pasaba, o lo hacía con pasajeros a punto de ser expulsados por las puertas. (LEA: Suspenden a operador del Sitp a cargo de 25 rutas en Ciudad Bolívar)

Muchos optaron por caminar, en medio de la lluvia, hasta el Portal del Tunal, o algún otro punto que tuviera un transporte más fluido. Otros tomaron o compartieron taxis. A otros no les quedó de otra que embutirse en esos buses a punto de reventar. Pero, sin duda, los ganadores de la jornada fueron los vehículos informales o “piratas”, que por $2.000 movilizaron a gran parte de los más de 160.000 usuarios de transporte público de los barrios San Francisco, La Coruña, Sierra Morena, Vista Hermosa, Arborizadora Alta, Potosí, Mochuelo Bajo, Candelaria, Lucero, Compartir, La Joya y Paraíso. Los conductores de estos vehículos hicieron su agosto, pero, curiosamente, le dieron una mano al Distrito con un plan de contingencia que funcionó a medias.

>>> LEA: “No permitiremos que una empresa opere en esas condiciones”: Transmilenio

En el Portal del Tunal fue distinto, pese a que la masiva presencia de policías y Esmad hacía más tensa la situación. La gente llegaba visiblemente enfadada. Poco podían hacer los funcionarios del Distrito que anunciaban a los usuarios que no habrá servicio de alimentadores, e intentaban explicar las razones y el plan de contingencia al respecto. Los usuarios les reclamaban y les exigían explicaciones de la falta de información previa.

>>> LEA: Renegociar: salida a la crisis del SITP

Gustavo Torrijos - El Espectador.

“Yo no vi noticias”, “Nadie nos avisó”, “Solo hoy gastaré $10.000 en pasajes”, “Nos quieren dejar sin transporte”, eran algunos de los reclamos que se escuchaban en medio del tumulto para ingresar al Portal, en el que la situación estuvo controlada durante toda la hora pico matutina y hubo, en general, un buen flujo de articulados para atender la demanda.

>>> LEA: "Suspendernos fue una decisión de última hora": operador del Sitp

La decisión de suspender las rutas y alimentadores fue de Transmilenio, ante la falta de pólizas de Suma que impiden garantizar el cumplimiento del contrato. Y mientras el sistema exhorta a Suma para que se ponga al día con sus obligaciones contractuales y legales, el concesionario se escuda en los problemas que han tenido con las aseguradoras pues, dicen, les están exigiendo unos requisitos patrimoniales muy altos que varias compañías no tienen. 

El panorama es incierto. Si el concesionario no consigue las pólizas a lo largo del día, la situación este jueves no será muy diferente. Incluso, si no ocurre, Transmilenio anunció que podría iniciar el procedimiento para declarar el incumplimiento grave. Por ahora, los platos rotos los pagatrá el usuario que deberá rebuscarse cómo transportarse.

Gustavo Torrijos - El Espectador.