Este año habría 15.000 casas nuevas de interés social

La venta de casas podría aumentar este año 9,5 % en la capital

Tanto como el Gobierno Nacional como el Distrito tienen proyectos para adquirir viviendas de interés social. Este año disminuyeron las tasas de interés hipotecario y hay confianza en los ciudadanos para adquirir casa propia.

La disminución en las tasas hipotecarias hacen atractiva la compra de vivienda. / Gustavo Torrijos - El Espectador

Este año será positivo para el mercado de la vivienda en la ciudad. Así lo considera Camacol (gremio de los constructores), la cual calcula que gracias a la reducción de las tasas de interés, el aumento de los subsidios del Gobierno y de programas que facilitan la compra de vivienda de interés social, la compra de casas podría aumentar un 9,5 %, especialmente de casas VIP, VIS y en los estratos medios. La proyección coincide con el último informe de Bogotá Cómo Vamos, en el que se evidencia que el 29 % de los encuestados les interesa o tienen planes de adquirir vivienda en la ciudad, seis puntos por encima de los resultados de 2016.

Las proyecciones concuerdan con los planes del Distrito. De acuerdo con el secretario de Hábitat, Guillermo Herrera, la prioridad del Distrito es habilitar predios parciales y fortalecer la oferta del suelo para proyectos de vivienda, con el fin de alcanzar la meta de 150.000 nuevas casas en esta administración. “Nuestra apuesta es que se construyan en los próximos dos años 20.000 nuevas viviendas de interés prioritario y social”.

Las opciones son variadas, sobre todo en cuanto a Viviendas de Interés Social (VIS). De acuerdo con Camacol, este año se tiene previsto que en Bogotá se construyan al menos 15.000 casas de este tipo, lo que aumentaría la oferta considerablemente. A esto se suma el incremento de la oferta para estratos medios, como lo explica Daniel Alfonso, director de estructuración de proyectos de Terra 3 desarrollo inmobiliario, quien considera que la perspectiva este año será favorable, especialmente en los estratos tres y cuatro, los cuales “siguen demostrando un dinamismo importante debido a la disponibilidad de terrenos de tamaños moderados y la cercanía de los mismos a centros complementarios económicos”.

Programas

Entre las facilidades para adquirir vivienda en el país se encuentran programas como Mi Casa Ya, el proyecto más grande a nivel nacional. Éste cuenta con diferentes categorías, entre las que se destaca el subsidio a la tasa de interés. El plan apunta a beneficiar a personas con ingresos inferiores a los cuatro salarios mínimos ($2’950.868), sin casa propia, que no hayan sido beneficiados por otro subsidio de vivienda y quieran adquirir una vivienda con un valor inferior a los $105 millones.

En el caso de Bogotá, el plan insignia es el Programa Integral de Vivienda Efectiva (PIVE), con el que se pretende que la población más vulnerable de la ciudad pueda tener casa a través de un método similar al leasing, que consiste en tomar una casa en arriendo y luego de tres años tenga la opción de adquirirla con el capital pagado como arriendo, que será abonado a la totalidad de la deuda.

Para acceder a este tipo de subsidios las condiciones son similares al programa de vivienda nacional. Los aspirantes deben vivir en Bogotá, no tener casa propia, no haber sido beneficiados por algún otro tipo de beneficio y tener ingresos menores a cuatro salarios mínimos.

Aunque las condiciones están dadas, la Secretaría de Hábitat hace las siguientes recomendaciones antes de dar el paso: revisar la capacidad económica para pagar una cuota mensual, hacer un plan de ahorro, revisar el capital para tener claro a qué tipo de vivienda puede acceder y analizar las propuestas de hipoteca de diferentes bancos y cajas de compensación, con el fin de buscar la mejor tasa de interés y la propuesta más atractiva, de tal forma que no se destine más del 30 % de los ingresos en este tipo de deuda.