Lanzan ofensiva contra los buses chimenea que circulan en Bogotá

Los operativos de monitoreo y control, según la administración Distrital, comprenderán también vehículos adscritos a TransMilenio y el SITP.

Tomada de Bogota.gov.co

La Alcaldía de Bogotá, en cabeza de la Secretaría de Ambiente, anunció este miércoles que intensificará los controles en diferentes partes de la ciudad para identificar y controlar los denominados buses chimenea, automóviles que emiten grandes cantidades de humo por cuenta de problemas en su proceso de combustión, generando gases contaminantes.

Según explicó la administración Distrital, los operativos de monitoreo y control –que se realizarán de forma conjunta con la Secretaría de Movilidad y la Policía de Tránsito de la ciudad– se realizarán especialmente en los corredores de máximo flujo de la capital del país, abarcando también a TransMilenio y buses del SITP.

“Vamos a iniciar la inmovilización de aquellos vehículos que están contaminando el aire de la ciudad, cuyos índices están por encima de la norma permitida. Esta medida se hace con el objetivo de que todos los bogotanos respiremos un mejor aire”, explicó el secretario de Ambiente, Francisco Cruz.

El titular de la cartera de Ambiente detalló que, atendiendo las denuncias de la ciudadanía, realizarán seguimiento a las empresas de transporte público colectivo y de carga, a personas naturales y concesionarios que con sus vehículos incumplan la normatividad ambiental establecida para emisión de gases.

“Hacemos un llamado a los conductores para que actúen con responsabilidad ciudadana, lleven a revisión los vehículos que tienen fallas en la combustión de sus motores y no esperen a que les inmovilicen o se les interpongan las sanciones”, agregó el funcionario.

Por otra parte, la Secretaría de Ambiente reportó que recientemente se cerraron temporalmente cinco establecimientos que no cumplían con la disposición adecuada de llantas, contaminando así el espacio público.

Beneficios para la salud y el bolsillo de la ciudad

La estela de humo de los buses puede generar enfermedades cardiovasculares y respiratorias cuyas consecuencias van desde una hospitalización hasta la muerte. (Lea: Reducir los buses chimenea para descontaminar el aire bogotano)

Además de estos costos, que ya son bastante dramáticos, la contaminación del aire tiene efectos económicos. En 2010, la Universidad de los Andes realizó un estudio a propósito del Plan Decenal de Descontaminación para el Aire de Bogotá que preparaba el Distrito, y concluyó que la ciudad tendría beneficios por $16 billones si entre 2010 y 2020 lograra que las partículas PM 10 no excedan el promedio nacional de 50 ug/m³.

En junio de 2014, los investigadores de la Universidad Nacional Édison Ortiz y Néstor Rojas también hicieron un estudio en el que identificaron que en la localidad de Kennedy, la cual tiene la mayor contaminación de Bogotá, se evitarían 4.700 muertes hasta 2020 si hubiera un aire más limpio en la capital.