Lanzan proyecto para construir el Museo de la Memoria del Conflicto en Bogotá

Este será un espacio que buscará que los ciudadanos recuerden a las víctimas y reflexionen a través de diversas expresiones artísticas.

El presidente Juan Manuel Santos y el alcalde de Bogotá en marcha por la paz.@BogotaHumanaYa

El presidente Juan Manuel Santos y el alcalde de Bogotá, Gustavo Petro, lanzaron un proyecto para construir en la capital colombiana el Museo de la Memoria del Conflicto, un espacio que buscará que los ciudadanos recuerden y reflexionen a través de diversas expresiones artísticas.

La iniciativa, que desde hace años se consulta con varios sectores de la sociedad, arrancó de manera oficial con el acto de lanzamiento del concurso público para el diseño arquitectónico del museo.

En el evento, el mandatario colombiano aprovechó para citar al nobel hispanoperuano, Mario Vargas Llosa, al asegurar que los museos "son tan necesarios para los países como las escuelas y los hospitales".

"Ellos educan tanto y a veces más, que las aulas y sobre todo de una manera más sutil, privada y permanente. Ellos (los museos) también curan, no los cuerpos pero sí las mentes, de la tiniebla que es la ignorancia, el prejuicio y la superstición", recordó Santos.

Asimismo, especificó que el museo es responsabilidad del Estado, que "no pretende constituirse en una memoria oficial", y que su objetivo es "dignificar a las víctimas, pero también que todos aprendamos, recordemos y no olvidemos".

El presidente colombiano destacó que el museo busca visibilizar la magnitud de la tragedia que ha supuesto el conflicto armado que ha azotado a Colombia durante más de medio siglo.

Según explicó la directora del futuro museo, Marta Nubia Bello, se espera que para julio próximo se haya elegido un diseño para poder iniciar la construcción en 2016 y la meta es abrir al público dos años después.

La indicación más importante para los aspirantes es que se deben combinar espacios expositivos con auditorios y lugares de debate que permitan a los ciudadanos interactuar, detalló Bello.

En los últimos cuatro años los investigadores han recopilado miles de objetos entre los que figuran fotografías, diarios manuscritos y actas policiales, entre otros, que buscarán su lugar en el futuro museo, donde ya se ha reservado un espacio para el archivo de derechos humanos, subrayó Bello.

"No creemos que sea fundamentalmente un espacio que recoja objetos, aunque es claro que también habrá objetos. Estamos pensando en mostrar más bien las formas en las que se ha representado la violencia en el país", explicó Bello.

Las autoridades se han propuesto tres metas relacionadas con esta iniciativa: que las víctimas se sientan reconocidas, que se expliquen las causas y evolución del conflicto y que se cumpla una función pedagógica. "Buscamos que la sociedad se sensibilice, se interrogue y asuma una responsabilidad cívica y ciudadana", apuntó Bello.

La futura directora, que reconoce que construir un museo "siempre es un ejercicio polémico con muchas complejidades políticas y técnicas", explicó que se han basado en experiencias de otros países como Argentina, Guatemala o Chile para llevar a cabo este proyecto. 

 

últimas noticias