Las dificultades para adquirir vivienda propia en Bogotá

Un estudio realizado por la Veeduría Distrital indica que mientras en algunos sectores los ciudadanos pueden pagar su vivienda en cuatro años, en el sur de la ciudad, por los bajos ingresos pueden tardarse hasta 15. Bogotá es la cuarta con mayor dificultad para adquirir una vivienda en la región.

iStock

El acceso a vivienda propia en Bogotá parece una utopía. En promedio un hogar puede tardar aproximadamente siete años para financiar completamente su inmueble, pero la situación se agrava en la periferia sur y sur occidental de la ciudad, donde una familia se puede tomar entre 12 y 15 años en adquirir un predio. 

>>>Lea: Las dificultades para comprar vivienda

Así lo señala un estudio realizado por la Veeduría Distrital, en la que se resalta que Bogotá es una de las ciudades de Latinoamérica con mayor dificultad de acceso a vivienda. En un análisis, en el que se comparó el precio de al vivienda con los ingresos de los habitantes de 18 ciudades de la región, Bogotá ocupó el cuarto puesto de los lugares con el indicador más elevado. 

El estudio de la Veeduría señala que en Bogotá un ciudadano debe contar con casi 19 veces su ingreso anual para ser propietarios de una vivienda. Además de esto, demostró la gran desgualdad que hay entre UPZ, pues en sectores de clase alta pueden tardarse cuatro años y medio pagando una casa propia mientras que en sectores periféricos como Tintal Sur, el promedio se triplica y una familia puede tardarse entre 12 y 15 en adquirir su hogar. 

Esta comparación internacional se realizó con un hogar promedio de clase media alta. En el caso de Bogotá en UPZ como Ciudad Salitre Oriental y Occidental, Chico Lago, El Refugio, Country Club y Casa Blanca. (ver gráfico).

 
 

Fuente: Veeduría Distrital. 

Según el Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano de los Estados Unidos, una vivienda es asequible si el hogar no gasta más del 30% de su ingreso en ella, dejando disponibilidad para las demás necesidades básicas.

De acuerdo con este argumento, Clara Guzmán, líder del programa de bienestar financiero de Old Mutual, señala que una familia no debería gastar más del 30 % de su presupuesto en pagar un préstamo hipotecario, lo que significa que para asumir cuotas mensuales de $1 millón el ingreso debe superar los $3 millones.

Este cálculo les complica el proceso a muchos hogares de bajos ingresos, cuyos gastos superan el 70 %, eso sin sumar los costos asociados coo la cuota inicial, gastos notariales, impuestos, adecuaciones. Aun así Guzmán es enfática en que adquirir vivienda es una posibilidad para todo el mundo cuando se organizan las finanzas.

En Colombia de acuerdo con el último reporte de Inclusión Financiera, el crédito de vivienda es uno de los productos con más baja penetración, apenas 1,1 millones de adultos contaba con uno para diciembre de 2017, frente a los 9,2 millones de personas con tarjeta de crédito. De hecho, los créditos hipotecarios solo representan el 5,25 % de todos los préstamos vigentes en el país.

*  *  * 

Si quiere conocer más sobre lo que pasa en Bogotá, lo invitamos a seguir nuestra página en Facebook