Concejales ponentes inician su exposición

Las modificaciones que plantean los concejales al POT

Con dos ponencias a favor y una en contra, la Comisión Plan del cabildo comienza el debate alrededor del proyecto de Plan de Ordenamiento Territorial (POT). Los ponentes propusieron modificaciones en las medidas urbanísticas, bodegas de reciclaje y planes ambientales.

El 3 de noviembre finaliza el plazo para que el Concejo estudie el proyecto. / Óscar Pérez - El Espectador

La comisión Plan del Concejo comenzará hoy en firme la discusión sobre el proyecto de Plan de Ordenamiento Territorial (POT), que radicó la administración de Enrique Peñalosa, con la presentación de las ponencias (dos a favor y una en contra) de los tres concejales elegidos para estudiar el documento.

El proceso es uno de los más importantes, tanto para el Distrito como para el cabildo, ya que el POT define los lineamientos de la ciudad que se espera construir en los próximos 12 años y reemplazaría la norma vigente desde 2004, haciendo cambios urbanísticos, incluyendo nuevas vías y proyectos de renovación de gran envergadura, como la Alameda Entreparques y el Sendero de las Mariposas, en los Cerros orientales.

Las presentaciones estarán a cargo de los cabildantes Lucía Bastidas y Juan Felipe Grillo, que presentaron ponencias positivas con modificaciones -quienes no se unieron para hacer un propuesta conjunta-, y Celio Nieves, quien va con ponencia negativa.

En esta primera fase la discusión y aprobación del proyecto (antes de pasar a plenaria) estará en manos de los 15 concejales de la Comisión Plan, conformado por Juan F. Grillo y César García (Cambio Radical); Celio Nieves (Polo); Diego Molano y Andrés Forero (Centro Democrático); Marco F. Ramírez (Opción Ciudadana); Juan C. Flórez (ASI); María Victoria Vargas y Germán García (Liberal); Nelson Cubides (Conservador), David Ballén y Ricardo Correa (La U), Olga Rubio (Mira) y Lucía Bastidas y Jorge Torres (Alianza Verde). La mayoría hacen parte de la bancada de gobierno.

Todos llegan con un conocimiento previo de lo que piensa la ciudadanía alrededor de la iniciativa, producto de los dos cabildos abiertos organizados por el Concejo. Allí se escucharon voces a favor y en contra, entre las que se destacaron la de los habitantes del barrio Modelia, que buscan que no se permita la presencia de bares en la zona; la de los recicladores, que se oponen a la reglamentación de las bodegas privadas de reciclaje, y la de quienes destacaron los valores ambientales del nuevo plan.

Estas fueron las modificaciones que se propusieron en las ponencias positivas y los argumentos de la ponencia negativa, la cual considera que no se debe aprobar el POT del Distrito. Para el estudio y tomar una decisión definitiva, el Concejo tienen 90 días que comenzaron a correr desde el pasado 5 de agosto y que le dan plazo hasta el 3 de noviembre. De no hacerlo en este tiempo, el alcalde tendrá la potestad de aprobarlo por decreto y sin modificaciones.

Lucía Bastidas

La concejal del Partido Verde presentó ponencia positiva con modificaciones en siete aspectos del POT. Asimismo, hizo más de 100 cambios en el articulado del proyecto de acuerdo, pero la mayoría corresponden a una corrección de estilo, como palabras faltantes, puntuación o aclaraciones de normas vigentes.

En cuanto a propuestas de fondo, la concejal propone que en la estructura ambiental y el espacio público, se incluya en la metodología de asignación de norma urbanística la categoría AA-R1B, es decir, zonas de uso residencial principal, en los cuales se permite el comercio y servicios de pequeña escala.

Con respecto a las coberturas vegetales mínimas en plazas y plazoletas pide que sea mínimo de 15 % y no de 5 % como propone el Distrito. Mientras en las metas de espacio público señala que estas no están definidas por localidades, razón por la cual pide incluir el análisis, teniendo en cuenta las poblaciones flotantes y los nuevos barrios.

En movilidad pide incluir al micromovilidad, así como la reglamentación de drones y la necesidad de aprovechar las nuevas tecnologías. En cuanto residuos exige la aclaración de una estrategia para fomentar la separación en la fuente. Además, de ubicar puntos verdes y limpios en el norte de la ciudad, en las localidades de Suba y Usaquén.

Para el proyecto de soterrar todas las redes de servicios público, Bastidas sugiere establecer plazos de cumplimiento. Mientras que con relación a la estructura social y económica, prioriza el establecimiento de equipamientos para mujeres, así como incluir en los Distritos de Innovación a Maloka y en las Zonas de Interés Turístico, a la Plaza de Paloquemao y la Plaza España.

Por último, dentro de las propuestas más visibles está la exclusión del barrio Modelia del polígono para la venta y el consumo de licor, al considerar que “debido al impacto que tiene este sector de bares para los vecinos, se debería modificar el polígono a través de un cambio en su vocación productiva (en vez de ser bares, tener restaurantes)”, señala la ponencia.

Juan Felipe Grillo

A pesar de que son menos las modificaciones propuestas por este concejal, incluyen cambios mucho más estructurales que los de Bastidas, aunque tengan propuestas similares, como es el caso de la creación de la nueva categoría para clasificar aquellas viviendas que tengan carácter residencial, pero con vocación de servicio a pequeña escala.

Por ejemplo, pide aclarar que el parque Gibraltar es el parque Bicentenario y propone incluir un desarrollo de un equipamiento educativo en la zona; prohibir la construcción de nuevas estaciones radioeléctricas en los parques de bolsillo y vecinales, y redefine las condiciones generales de los usos dotacionales, dentro de las que se destaca limitar los juegos de suerte y azar, moteles y hoteles de paso a los polígonos habilitados actualmente para la venta y consumo de alcohol.

En cuanto a temas urbanísticos propone que las áreas que se encuentren en Zonas de Ladera, con una pendiente natural mayor al 100%, sean restringidas para urbanizarse, modificando la propuesta del Distrito de que dicha restricción sea a partir del 45%. Asimismo, cambia los rangos de altura máxima y los metros de aislamiento y compensación para su construcción.

Por último, incluyó las modificaciones propuestas por los concejales Julio César Acosta (Cambio Radical) y Diego Molano (Centro Democrático). El primero, propuso definir las zonas de casinos, juegos de suerte y azar, como Wiskerias, streap - tease y casas de lenocinio o similares.

Por su parte, Molano propone priorizar una vía expresa integral; incluir un párrafo en el que comprometa al siguiente alcalde a hacer estudios que para evaluar la viabilidad de reemplazar las actuales troncales de Transmilenio por sistemas tipo metro; modificar al actuación urbana de Ciudad Norte, y permitir que las bodegas privadas de reciclaje puedan establecerse en los corredores de comercio y servicios consolidados.

Celio Nieves

La ponencia negativa de Nieves parte de que solo se ha ejecutado el 35 % del POT actual, que cuenta con 530 proyectos. Asevera además , que el proyecto en estudio “realmente esconde y pretende derogarlo completamente, con el fin de introducir para Bogotá, una nueva ordenación del territorio”.

Por otro lado, critica la connotación ambiental del proyecto. Dice que las propuestas, van en contra de la conservación de las áreas protegidas urbanas, incrementando la presión en los ecosistemas existentes, ya que clasifica como espacio público a la estructura ecológica principal. “No se evidencian acciones contundentes para que la ciudad logre una correcta adaptación al cambio climático. Las pocas medidas que se incluyen están enfocadas tan solo en la mitigación”.

En cuanto al tema urbanístico critica que no se tiene en cuenta la equidad territorial y la realidad socioeconómica que viven los ciudadanos, ya que los centros de poder se siguen concentrando en el centro, centro occidente y norte de la ciudad, llevando a los más pobres a la periferia, a través de los procesos de gentrificación previstos.

Del planteamiento económico critica que no se fomenta a las pequeñas y medianas empresas y amparados en las áreas e inversiones para economía naranja, se estaría afectando a las manufactureras. Mientras que en movilidad señala que no son claras las intenciones de desincentivar el uso del vehículo particular ni la prevalencia del peatón sobre los automotores. Por ello recomienda el metro subterráneo, buses eléctricos y la recuperación de la red férrea. En servicios públicos critica que no son tenidos en cuenta en los planes de densificación y expansión, así como de dónde se dispondrán los escombros de las nuevas construcciones.

Critica que, en la consolidación del proyecto, la participación ciudadana haya sido mínima y cuestiona la necesidad de eliminar las UPZ como instrumentos de planeación. “El proyecto de revisión al POT es un documento que contiene un alto nivel de especificidad y detalle. Sin embargo, carece de seguridad jurídica y adolece de incongruencia”.

Finalmente, asegura que la Secretaría de Planeación incurre en una extralimitación de funciones al combinar cifras propias con las dadas por el DANE. Por todo esto, concluye que “el proyecto de revisión general del POT evidencia un claro interés por favorecer los negocios inmobiliarios en la ciudad”.

Con la presentación de las ponencias, comenzará la discusión artículo por artículo del proyecto, debate en el que no solo participarán los cabildantes sino también la ciudadanía. Si todo sale como lo tiene previsto el Distrito, a mediados de septiembre el proyecto POT deberá ser presentado en plenaria, para que logre aprobarse antes de los 90 días estipulados por ley. Ahora falta esperar si en medio de elecciones se logrará el cuorum necesario para adelantar el debate, pues en los últimos días el ausentismo ha reinado en el cabildo.

880606

2019-09-11T22:00:00-05:00

article

2019-09-11T22:00:01-05:00

[email protected]

none

Mónica Rivera Rueda / [email protected] - @Yomonriver

Bogotá

Las modificaciones que plantean los concejales al POT

54

10005

10059