Lo que le suena a ONU Hábitat del POT de Bogotá

Expertos invitados a los Diálogos Río+20 plantearon sus puntos de vista sobre cómo Bogotá constituye un ejemplo sobre cómo en América Latina se puede modificar la urbanización.

La idea de ciudades compactas, donde se facilite la movilidad y la integración de las personas, es el discurso del nuevo urbanismo que está en boga en el mundo, luego de ver las consecuencias en la desigualdad y la calidad de vida de la gente que han generado tradiciones como la expansión de las urbes hacia sus periferias. Precisamente, sobre este nuevo paradigma se refirió Elkin Velásquez, director regional de ONU Hábitat para América Latina y el Caribe, en la apertura de los Diálogos de Alto Nivel Río+20.

Para Velásquez, junto a Sao Paulo y Santiago, Bogotá “es una de las ciudades que ha demostrado compromiso con procesos que permitan la planeación y la instrumentación de una ciudad densa, compacta, eficiente, que racionaliza el uso del recurso suelo y que promueve más usos mixtos".

También dijo que “Bogotá ha desarrollado su Plan de Ordenamiento Territorial (POT) y seguramente la sindéresis como la sana discusión técnica permitirán pasar a su fase de implementación en un futuro próximo. Los Planes de Sao Paulo y de Bogotá constituyen un ejemplo de lo que se puede hacer para re-desarrollar las ciudades en países ya urbanizados, con una atención particular por la sostenibilidad de la forma urbana, en especial en el contexto latinoamericano”. Para este experto, el continente tiene oportunidad de hacer operaciones de acupuntura que modifiquen la urbanización sin perder algunos aspectos buenos de lo que se ha hecho. Una tarea diferente a la de continentes como África, donde el terreno urbanizado apenas llega al 30%.

A comienzos de este año Velásquez habló con este diario sobre la necesidad de que las ciudades cambiaran su modelo de desarrollo, debido a que la gente sufre a diario, ve menos a sus hijos y le dedica menos tiempo al esparcimiento. Según él, aunque los cambios no se verán de la noche a la mañana, si no arrancamos hoy no los vamos a ver a mediano plazo y por ello se necesita “mucho carisma para convencer a los ciudadanos, a la oposición. Se necesitan nuevos carismas políticos, menos ideologizados y más concentrados en el desarrollo urbano sostenible”.

También la semana pasada Édgar Cataño, coordinador del programa ONU Hábitat en Colombia dijo del lado técnico a esta organización le parece muy importante que las ciudades consideren la densificación, la creación de ciudades mucho más compactas y que tienen como referente el ordenamiento a través de las cuencas hídricas. “Es importante considerarlo, porque si no, veremos cómo la ciudad crecerá en las laderas y sitios de alto riesgo, donde las comunidades resultarán afectadas en caso de una emergencia. Esto viene pasando en las ciudades colombianas, que han crecido de manera espontánea”.
Por otra parte, este lunes Marina Khoury, experta norteamericana, insistió en que las ciudades sostenibles son compactas, confortables, conectadas y seguras y el Estado debe trabajar de la mano del sector privado en pro de este propósito. “Las ciudades deben ser densas, caminables, permeables y convivibles, con opciones de transporte e incluir infraestrcturas verdes, y que aprendan a planear a largo plazo”, anotó la señora khoury.

De momento, el POT continúa suspendido temporalmente por el Consejo de Estado, luego de que se ordenara su suspensión debido a que el Alto Tribunal, consideró en primera instancia, que el alcalde Gustavo Petro no tenía la potestad para decretarlo porque el Concejo Distrital le había dado el no rotundo. 

Temas relacionados