Legalizados cinco nuevos barrios en Bogotá

Tres barrios están ubicados en la localidad de Suba, uno en Usme y el quinto, en San Cristóbal, favoreciendo a más de 550 habitantes de la ciudad.

Alcaldía de Bogotá

La Secretaría Distrital de Planeación, que coordinó un trabajo con las demás entidades del Distrito, informó este viernes que ha acelerado los procesos de legalización en Bogotá, por lo que a partir de este momento, la ciudad cuenta con cinco nuevos barrios legalizados. Tres de estos están ubicados en la Localidad de Suba, uno en Usme y otro en San Cristóbal.

 

Los nuevos asentamientos de la localidad de Suba, son el barrio La Esperanza II Sector, que cuenta con una población de 135 personas; el barrio San Gerardo, con 59 habitantes; y el barrio San Francisco Centro Suba, que tiene 81 residentes.

El barrio legalizado en la Localidad de San Cristóbal es Puente Colorado I, donde habitan 119 personas.

En Usme, es desde este viernes legal el asentamiento denominado Corredor Comercial San Andrés, en donde residen 162 personas. De esta forma, la disposición del Distrito involucra a un total de 556 personas de la ciudad.

La directora de Legalización y Mejoramiento Integral de Barrios de la Secretaría Distrital de Planeación, Glenda Luna, afirmó que “se trata de barrios con uso residencial en su mayoría, excepto el Corredor Comercial San Andrés (Usme) que se caracteriza por mezclar comercio con vivienda”.

De igual forma, Luna precisó que se conformaron unas mesas de trabajo permanentes con la Secretaría Distrital de Hábitat, que es la entidad encargada de adelantar la etapa de gestión y conformación del expediente urbano para radicar en la Secretaría de Planeación. Esto con el fin de resolver las dificultades que se presentan.

El proceso de legalización según las normas nacionales, es mediante el que la Administración Distrital reconoce la existencia de un asentamiento humano constituido por viviendas de interés social realizado antes del 27 de junio de 2003, aprueba los planos urbanísticos y expide la reglamentación urbanística, sin perjuicio de la responsabilidad penal, civil y administrativa de los comprometidos.

La funcionaria puntualizó que en la actualidad se han logrado acuerdos frente a diferentes temas cartográficos, jurídicos y técnicos e igualmente se haobtenido una mayor coordinación interinstitucional.