La lista de carencias del SITP

¿Por qué protestan los transportadores del Sistema Integrado de Transporte Público de Bogotá?

Son nueve los concesionarios que, entre 2010 y 2011, se ganaron por licitación la operación durante 24 años de las 13 zonas en las que quedó dividida la capital para la prestación del servicio de transporte público, o zonal, como se le ha bautizado dentro del Sistema Integrado de Transporte Público (SITP). En mayo pasado, sus voceros le dijeron a este diario en una entrevista que “todo” estaba listo para la implementación del SITP en la ciudad.

Un histórico proyecto que promete acabar con la guerra del centavo y dignificar al usuario, integrando todos los modos de transporte público. A sus voces se sumó en reiteradas ocasiones a lo largo de este tiempo la de la administración, que anunció que lo primeros buses zonales integrados a Transmilenio verán la luz entre fines de este mes y comienzos del que viene. Cuando faltan dos semanas para que ese plazo se cumpla, los privados que venían dando sólo partes de tranquilidad, hacen una alerta pública sobre los retrasos del SITP y los riesgos que correría la ciudad bajo las consecuencias de la improvisación.

A continuación lo que se necesita, lo que hay y lo que hace falta, al día de hoy, para que el proyecto pueda arrancar, como lo anuncia la administración:

1. Entrega de flota

Lo que se necesita:

Que las 66 empresas afiliadas a los nueve concesionarios les entreguen a estos la flota de buses de la que son dueñas para que los operadores comiencen el proceso de adecuación de los vehículos. Por lo menos, para esta fecha las afiliadoras tendrían que haber puesto a disposición de los concesionarios unos 200 zonales, que son los que entrarían a las calles en el primer mes del SITP.

Lo que hay:

A la fecha, de los alrededor de 200 buses zonales necesarios para la primera etapa de la puesta en funcionamiento, apenas se han puesto a disposición de los operadores un 30%.

Lo que hace falta:

Faltan nada menos que los paz y salvo de los buses de manera que los concesionarios puedan traspasar su dominio y comenzar a pagar la renta pactada a las afiliadoras.

2. Predios para los patios

Lo que se necesita:

Que los concesionarios adquieran cada uno, al menos, un predio que pueda funcionar como patio para los buses zonales.

Lo que hay:

Exceptuando uno, los operadores ya cuentan con los patios, el problema es que aún no los podrían poner a funcionar.

Lo que hace falta:

Los concesionarios necesitan para poner a funcionar los patios de los buses zonales unos permisos que tendría que ayudarles a tramitar la Secretaría de Ambiente, de manera que se les garantice, por ejemplo, la autorización para establecer tanques de combustible al interior de los mismos. Hasta el momento, esos trámites no se han adelantado.

3.La tarifa

Lo que se necesita:

Que el Distrito y los operadores (tanto de los zonales como de Transmilenio en sus tres fases y el recaudador) se pongan de acuerdo y tengan clara la tarifa única que se cobrará al usuario del SITP.

Lo que hay:

Un decreto (el 324 del 29 de junio de 2012) en el que el alcalde Gustavo Petro establece tarifas transitorias gratuitas para el inicio de la operación de la troncal de Transmilenio por la calle 26, entre el 30 de junio y el 21 de julio de este año. Así como el anuncio del mandatario de concretar una reducción de la tarifa del SITP en las horas valle, es decir, las de menor demanda.

Lo que hace falta:

La garantía fiscal para la reducción de las tarifas. El secretario de Hacienda, Ricardo Bonilla, le dijo a este diario hace unos días que el Distrito cuenta con $1 billón para esto y que, una vez se terminen estos recursos, los operadores tendrían que pensar en ver cómo se asumía esta rebaja, pero este punto ni siquiera ha sido consultado verbalmente con los contratistas y ni siquiera se encuentra contemplado en los contratos.

Otras carencias

El dispositivo de los buses para pasar la tarjeta de pago: apenas hay instalados 15 dispositivos en igual número de buses zonales, de 200 que se necesitan aproximadamente para arrancar el SITP.

Paraderos: no se ha hecho ninguno de los 846 que se necesitan para arrancar el SITP en dos semanas. En total, se requieren 5.500.

La tarjeta única: los dos recaudadores que tendrá el sistema (Angelcom y Recaudo Bogotá, el primero en las fases I y II de TM y el otro en la fase III y los buses zonales) siguen sin poder ponerse de acuerdo en una única tarjeta para el pago del pasaje.

La información al usuario: aunque Transmilenio S.A. ya comenzó la importante labor de pedagogía, lo cierto es que no toda la ciudadanía tiene claro aún cómo funcionará exactamente el SITP, acaso, por la misma falta de información concreta.