Los altos consejeros del alcalde Peñalosa

Al alcalde de Bogotá lo rodea un círculo de asesores que le dan insumos para tomar decisiones en temas medulares de su gobierno. Manejan desde la relación con la Nación para sacar adelante el metro hasta el contacto con proveedores de buses de cara a nuevas adquisiciones de Transmilenio.

Arriba: Óscar Díaz y Andrés Escobar. Abajo: Jean Philippe Pening, Luz María Sierra y Mauricio Rodríguez.

Las decisiones que ha tomado Enrique Peñalosa durante su primer año de gobierno no solo han pasado por el filtro de los 16 secretarios, seis gerentes y cinco directores que integran su gabinete. Al frente de medidas clave sobre movilidad, el metro, las comunicaciones y las alianzas con privados puso a una mujer y cuatro hombres que ofician como sus asesores en el Palacio Liévano.

Cuando se posesionó el 1º de enero, Peñalosa lo hizo junto al grueso de su gabinete, como es natural. En el transcurso de los tres meses siguientes, además, contrató un grupo de asesores a quienes les encomendó funciones más puntuales. Durante la campaña recordó que en su primer gobierno los funcionarios clave no fueron tanto los secretarios como los gerentes de proyectos, como lo fue Transmilenio en su momento. Eso se repite ahora, por ejemplo, con Andrés Escobar, quien es asesor para la estructuración del metro y se convertirá en el primer gerente de la empresa que sacará adelante la obra.

Tres de los cinco “altos consejeros” marcan línea en asuntos viales y de infraestructura: Escobar (metro), Óscar Edmundo Díaz (movilidad, metro y SITP) y Jean Philippe Pening (Alianzas Público Privadas). Los otros dos se enfocan en asuntos de gobierno: Luz María Sierra (comunicaciones) y Mauricio Rodríguez Múnera (gestión pública).

La justificación de la Alcaldía para contratarlos es su “alto nivel” en el manejo de los temas encomendados y la dificultad de hallar perfiles similares dentro de la administración. También es evidente que, al menos en el caso de Díaz, Escobar y Rodríguez, hacen parte del círculo personal del alcalde y/o habían trabajado con él en su primer gobierno, lo que significa un alto grado de confianza.

Los encargados de movilidad e infraestructura sirven, por una parte, como bisagras con el Gobierno Nacional, sobre todo en lo concerniente a la estructuración del metro elevado. En los próximos días, de hecho, quedará listo el documento Conpes en el que se consignará la estructuración financiera para sacar adelante la megaobra. Por otra parte, ellos se contactan con empresarios para allanar los terrenos de proyectos futuros: la compra de buses en el caso de Díaz, y las vías que serán concesionadas, en el caso de Pening (ver gráfico).

Los gobernantes, está claro, suelen tener su grupo de asesores, unos más visibles que otros. Las labores que estos desempeñan, en el caso de Peñalosa, están consignadas en la página del sistema de contratación pública (www.contratos.gov.co), donde reposan los reportes que sirvieron como insumo para este informe.

El veedor distrital, Jaime Torres Melo, considera, de todas formas, que “sería interesante adelantar ejercicios de rendición de cuentas publicando el resultado de sus informes o productos con una sección específica en la página web de las entidades distritales”. Y agrega: “En el orden nacional ya se inició un proceso bajo el cual todo el gabinete presidencial hizo pública su declaración de renta en un formato especializado. El Distrito puede orientarse en la misma dirección para la publicación de información sobre hojas de vida, conflictos de interés, bienes y rentas, entre otras; no solo del gabinete distrital, sino de asesores de alto nivel, y en general, de directivos y gerentes”.

A continuación, los perfiles de cada uno:

Óscar Edmundo Díaz Molina (Movilidad)

De dónde viene: De GSD Plus, firma de consultoría en transporte que se dedica, sobre todo, a promover sistemas de transporte tipo Transmilenio (TM). También dirigió el empalme de movilidad con el gobierno Petro. Reporta que hasta 2015 fue socio de esa empresa, donde tuvo entre sus clientes al propio TM, a Recaudo Bogotá (encargada de recaudar el dinero que pagan los pasajeros vía tarifa) y al Instituto para la Política y Desarrollo del Transporte (ITDP, por sus siglas en inglés), la misma organización con sede en Nueva York de la que Peñalosa fue presidente y que recibió financiación de Volvo. Díaz ya había trabajado como asesor de Peñalosa en el primer gobierno, y se ha dedicado, como también lo hizo el alcalde en el tiempo transcurrido entre sus dos administraciones, a liderar proyectos de implementación de sistemas de buses y ciclorrutas en México, Brasil, Argentina, Paraguay, Suráfrica, China, India, Indonesia, Tanzania.

Influencia: Sus funciones son asesorar al alcalde en temas estratégicos de movilidad y del Sistema Integrado de Transporte Público (SITP), que está en crisis y es un punto caliente del que depende parte del futuro de las finanzas del Distrito. También se encarga de articular las relaciones de movilidad con la Nación, y gestionar recursos de cooperación internacional para ese sector. Eso le ha permitido meterse en temas clave. Por ejemplo, se ha reunido con proveedores y ensambladores de buses de TM para conocer la tecnología de los vehículos de cara a próximos requerimientos; ha participado en sesiones de junta directiva de TM; ha dado conceptos para modelar las próximas troncales; forjó el acuerdo del Distrito con el World Resources Institute (WRI) para mejorar TM y la movilidad a través de la adquisición de nueva tecnología. El WRI también ha asesorado la implementación de sistemas de buses en México, Brasil, China, India y Turquía, y ha trabajado de la mano del ITDP.

Díaz también se ha reunido con Systra, con motivo de los estudios del metro que adelanta esa firma. Estuvo activo en la discusión del plan de desarrollo en el Concejo. Se ha reunido con los pequeños propietarios que integran Coobús y Egobús, operadores del SITP que recientemente entraron en liquidación, para explicarles las decisiones de la administración en ese campo. Peñalosa también lo nombró en la Junta Directiva de la Transportadora de Gas Internacional (TGI), sociedad de la Empresa de Energía de Bogotá.

Andrés Escobar Uribe (Metro)

De dónde viene: De la constructora Pedro Gómez, empresa de la que fue presidente hasta comienzos de este año y que le había donado a Peñalosa $1 millón en la campaña. Escobar fue director de Planeación en la alcaldía de Jaime Castro (1992-1994) y en 1999 fue el primer gerente de Metrovivienda, el banco de tierras del Distrito, cuando lo creó Peñalosa. En el Gobierno Nacional ha trabajado en cargos relacionados con el sector vivienda. Hasta el año pasado fue gerente de la Empresa Nacional de Renovación y Desarrollo Urbano Virgilio Barco, creada por el gobierno de Santos en 2011 con el principal objetivo de adelantar la renovación del sector del CAN. También estuvo al frente de Construcciones Planificadas, firma constructora de Luis Carlos Sarmiento.

Influencia: El nombre de Escobar, para estar al frente del proyecto Metro, surgió como “el reflejo de una visión compartida” entre los gobiernos de Santos y de Peñalosa, según el ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas. Su labor inicial fue sacar adelante en el Concejo la autorización para crear la Empresa Metro; para ello se reunió con los concejales, con el fin de explicarles la iniciativa. Junto con Óscar Díaz, el asesor de movilidad del alcalde, le ha hecho seguimiento al trabajo de Systra, la firma francesa contratada para darle un nuevo rumbo a los diseños del metro, que ahora será elevado. El documento Conpes que se firmará en las próximas semanas para garantizar los recursos para esa obra ha sido estructurado en una comisión de la que él hace parte. Peñalosa también lo nombró integrante de la junta directiva de la Empresa de Renovación Urbana.

Jean Philippe Pening Gaviria (Alianzas Público Privadas -APP)

De dónde viene: Del Departamento Nacional de Planeación (DNP), donde fue uno de los cerebros de la ley de Alianzas Público Privadas que puso en marcha el gobierno Santos. También es el director de la empresa Nivalu, que asesora proyectos de infraestructura bajo el modelo de APP. Es economista de la U. Nacional. Nació en Bélgica, donde hizo una maestría en Economía, pero se crio en Colombia. Ya había estado en el DNP por 10 años (1995-2004). Fue jefe de la oficina de planeación de la Comisión Nacional de Televisión (2004-2006) y consejero de la embajada de Colombia en Suiza (2006-2009). Su hermana Carine ejerce como abogada en la Secretaría de la Mujer.

Influencia: Es un hombre clave para que el Plan de Desarrollo de Peñalosa no quede desfinanciado. La razón: de los $96,1 billones que cuesta, el alcalde contempla que $13 billones sean producto de APP, especialmente para obras viales. Su palabra tendrá peso a la hora de definir, por ejemplo, qué troncales de Transmilenio se priorizan para ejecutar bajo ese modelo, e incluso si se llegan a financiar así obras del sector salud. Su reto es que los trabajos, proyectados inicialmente para comenzar en noviembre de 2018, arranquen en mayo de ese año, lo que le permitiría al alcalde mostrar mayor ejecución al final de su mandato. Para lograr sus objetivos, se reúne constantemente con el IDÚ y las entidades del Distrito encargadas de los proyectos, así como con los privados que han presentado propuestas y requieren afinarlas para que la Alcaldía las avale.

Mauricio Rodríguez Múnera (Gobierno)

De dónde viene: Del círculo personal de Enrique Peñalosa, que es su mejor amigo, según ha dicho Rodríguez en entrevistas. Hace poco se conoció públicamente que es el jefe del equipo negociador del Gobierno Nacional en los diálogos con el ELN. Ha sido consultor del presidente Juan Manuel Santos y es hermano de María Clemencia Rodríguez, la primera dama. En 2009, el entonces presidente Álvaro Uribe lo nombró embajador en Reino Unido, cargo que ocupó hasta octubre de 2013. Rodríguez trabajó 12 años en la multinacional Dow Chemical y dirigió 14 años el periódico económico Portafolio, que fundó en 1993. Como periodista también integró la mesa de trabajo del programa Hoy por Hoy, de Caracol Radio, y dirige el espacio nocturno Líderes RCN. También es catedrático y escritor, campos en los que se ha especializado en liderazgo y gerencia.

Influencia: Su función es dar lineamientos de gobierno corporativo para fortalecer la planeación y gestión de las entidades distritales, para lo cual, según las cláusulas de su contrato, asesora al alcalde en coaching corporativo enfocado al sector público. Eso lo ha hecho a través de talleres de liderazgo a los directivos, ha preparado los retiros de los consejos de gobierno, donde se hace seguimiento al Plan de Desarrollo, y ha dado charlas para mejorar la coordinación entre distintas entidades.

Luz María Sierra (Comunicaciones)

De dónde viene: De la campaña que llevó a Peñalosa por segunda vez a la Alcaldía. En la contienda se desempeñó como directora de comunicaciones y fue, según ha dicho el alcalde, fundamental para el triunfo. Esta periodista paisa había sido editora de la Revista Semana y jefe de redacción de El Tiempo. En el 2000 fue coordinadora programática de la campaña a la Alcaldía de María Emma Mejía, de quien también fue jefa de gabinete en el Ministerio de Relaciones Exteriores, entre 1996 y 1997.

Influencia: Su función como asesora de comunicaciones abarca todo el Distrito y no se limita al alcalde. Ha estado al frente de coyunturas difíciles para la imagen de la administración, como la decisión de vender la participación del Distrito en la ETB; la revelación que hizo El Espectador del concepto jurídico de la Alcaldía que le endilgaba la culpa de su violación a Rosa Elvira Celis; las críticas que lanzó el ciclista Esteban Chaves por la negativa de la administración a recibir la Vuelta a Colombia en Bogotá, entre otros. Por sus manos también han pasado las estrategias de comunicación de temas sensibles como la Reserva Van der Hammen, el cambio en el cobro del predial, el metro que quiere Peñalosa y la reorganización del sector salud. Asiste a consejos de gobierno.