Los estragos que dejaron las lluvias y granizadas en Bogotá

Locales comerciales y viviendas afectadas, árboles caídos en las vías, inundaciones y vendavales, han sido los escenarios que dejan las lluvias de los primeros días de 2018.

La zona norte de la ciudad fue la más afectada por la granizada.Tomada de Twitter: @Rbalbertot

Pese a que históricamente enero es un mes seco, el 2018 inició pasado por lluvias. Este miércoles, nuevamente se presentaron fuertes lluvias en toda la ciudad. También se registraron granizadas, sobre todo en el norte, que volvieron a dejar las calles entapetadas de blanco. Pese a lo cinematográfico del paisaje, fueron varios los estragos que causaron las lluvias y granizadas, que tuvieron especial incidencia en las localidades de Usaquén, Chapinero, Santa Fe, La Candelaria, Teusaquillo y Barrios Unidos.

En San Andresito del Norte, ubicado en la Autopista Norte con calle 195, varios locales resultaron afectados. El peso del granizo en los tejados, y los fuertes vientos que se registraron, ocasionaron afectaciones en al menos diez locales y pérdidas multimillonarias para los propietarios de los establecimientos comerciales. “El administrador y propietarios están en el levantamiento de escombros y readecuación, teniendo en cuenta que son privados y no unidades habitacionales donde brindamos ayudas”, indicó el Idiger sobre la emergencia que se presentó en el lugar.

Más hacia el occidente, en Suba, fueron las viviendas las que resultaron damnificadas por la granizada. En el conjunto residencial Rincón de Granada, ubicado en la calle 133 con carrera 58, al menos 24 apartamentos ubicados en el quinto piso presentaron daños. Según el Idiger, se hará un registro de la población afectada para entregar la ayuda humanitaria que requieran.

Los árboles también se vieron afectados por las lluvias: seis se cayeron sobre vías de la ciudad. El primer caso ocurrió en la calle 65 con carrera 10. Otro árbol se cayó en la calle 224 con carrera Séptima. El tercer caso ocurrió en la calle 153 con carrera 56. El cuarto árbol que cayó en la vía, ocurrió en la diagonal 61 con calle 27. El quinto caso se dio en la Autopista Norte con calle 213 y el sexto se presentó en la calle 195 con carrera 45.

En el barrio Lourdes, en la localidad de Santa Fe, hay cuatro viviendas que están riesgo de colapso estructural por las lluvias. Ante esto, el Idiger se comprometió a entregar ayudas humanitarias a las familias que habitan las viviendas. Por su parte, la Secretaría de Integración Social se encargará de realizar el registro de los afectados para identificar otras ayudas y un alojamiento temporal para los damnificados.

El pasado lunes, en el barrio Yomasa (localidad Usme), un fuerte vendaval dejó 136 predios afectados y 674 personas damnificadas. Esta emergencia fue atendida por el Idiger, la Alcaldía de Usme, la Defensa Civil, la Policía, el Cuerpo de Bomberos, la Secretaría de Integración Social, Codensa y Aguas de Bogotá, que entregaron bonos de mercado, kits de aseo y cocina y tejas.