Los excesos de la Fuerza Pública en el paro nacional

Si bien, los agentes tienen la misión de garantizar el orden público, durante las revueltas, algunos han excedido el uso de la fuerza y han atacado de forma desproporcionada y, en algunos casos, injustificada, a manifestantes y ciudadanos.

En 2005, Nicolás Neira falleció a causa de golpes contundentes producidos por el Esmad. Mauricio Alvarado - El Espectador

Se cumplieron dos días de manifestaciones en Bogotá. Y lo que comenzó siendo una marcha pacífica y ejemplar, se salió de control por la actuación de algunos vándalos, que propiciaronen varios puntos de la ciudad fuertes enfrentamientos con la Fuerza Pública. En medio de estos choques, más allá de las intervensiones que podrían ser justificadas, también se vienen conociendo distintas denuncias de casos que podrían considerarse abuso policial. 

Uno de ellos sucedió en la mañana de este viernes 22 de noviembre, en las inmediaciones del Portal de las Américas, en la localidad de Kennedy. En video quedó registrado el momento en el que dos agentes de la Policía sometieron a un joven y luego de tirarlo al piso, lo golpean. Enseguida, se evidencia cuando un agente del Esmad le dispara a quemaropa de distancia con un fusil lanza gas o “lanzagranadas” a un joven desarmado.

(Lea también: Comité del paro nacional declara Estado de alerta y pide reunión urgente al presidente Duque)

En la noche de este jueves 21 de noviembre, a las afueras de la Universidad de Los Andes, Diana Rocio Pinzón denunció que fue golpeada brutalmente por uniformados de la Policía, que la dejaron inconsciente. De acuerdo con la versión de una testigo, los uniformados, aparte de maltratar a la ciudadana, la arrastraron, le provocaron graves lesiones y se fueron.

Frente al hecho, Alejandro Gaviria, rector de la Universidad, y Catalina Botero, decana de Derecho de la institución, se pronunciaron en rechazo a cualquier abuso de la fuerza pública.

 

(Le recomendamos: Histórico cacerolazo nacional)

Otro caso se registró en las afueras de la Universidad Nacional, donde unos agentes del Esmad estaban inmovilizando a un joven y en el intento por ayudarlo, una mujer fue agredida brutalmente en su rostro, al recibir una patada de un agente. En el casco de protección del agresor es posible identificarlo como Agente Cardozo, número 109769 del Esmad.

El Espectador invita a sus lectores a enviarnos material sobre las denuncias de excesos de violencia por parte de la Policía y el Esmad. Puede seguirnos en Twitter y en Facebook.

*             *           *
Si quiere conocer más sobre lo que pasa en Bogotá, lo invitamos a seguir nuestra página en Facebook

892398

2019-11-22T15:50:53-05:00

article

2019-11-22T15:50:53-05:00

vcortesv_262355

none

-Redacción Bogotá - [email protected]

Bogotá

Los excesos de la Fuerza Pública en el paro nacional

53

4007

4060

Temas relacionados