Los números rojos que tienen en crisis al SITP se discuten en el Congreso

Hubo debate en el que se expusieron las cifras negativas del sistema y los reclamos multimillonarios contra Transmilenio por la liquidación de dos operadores.

La crisis del SITP llegó al Congreso. El representante Carlos Guevara citó a un debate en la Comisión Sexta de la Cámara para discutir las preocupantes cifras que dan cuenta de la crisis a la que está abocado el sistema: pérdidas de los operadores por $567.000 millones, un avance de tan solo el 67% en la paquidérmica implementación de los buses zonales (azules) y exigencias multimillonarias contra Transmilenio por la liquidación de Egobús y Coobús. (Lea: Operadores se quieren bajar del SITP)

Como lo ha contado El Espectador, la situación financiera de los operadores del SITP es crítica. Al menos es lo que indican las cifras que dan a conocer los socios de los operadores: en conjunto les deben a los bancos $3,5 billones; en repuestos adeudan $90.000 millones y sus empresas no tienen con qué pagar. Todo, según ellos, por la mala programación de las rutas (a cargo de Transmilenio), la demora en la implementación al 100 % del sistema y la competencia de los buses tradicionales, que según la información presentada por Guevara, le cuesta $93.000 millones mensuales al sistema. (LeaLos pecados del SITP)

Para esta fecha, la implementación del sistema integrado de transporte debía estar al 100 %, con 9.715 buses, 343 rutas y movilizando al menos 4 millones de personas diarias, para tener un punto de equilibrio. Pero a junio pasado, iba en el 67% según los datos presentados por Guevara. Un avance demasiado lento, pues en diciembre de 2014 iba en 63%.

Otra cifra alarmante que mostró el representante es a la que podrían ascender los reclamos económicos al Distrito por la liquidación de los operadores que reunían a los pequeños transportadores. La Superintendencia de Sociedades ordenó liquidar a Egobús y Coobús, operadores que habían ganado las zonas más grandes de la ciudad, encargados de la operación de las rutas en Fontibón y Suba.

Los socios de ambas empresas han anunciado demandas por el dinero que se les adeuda y por el que dejarán de recibir, puesto que estaba contemplado que operaran por 20 años. Según explicó el grupo de trabajo de Guevara, ya hay una exigencia de 14 propietarios de buses, en la cual reclaman $1.800.000 millones por cada vehículo. Teniendo en cuenta que Egobús y Coobús reúnen casi 4.000 buses, señala Guevara, los reclamos económicos podrían ascender a $7,2 billones. Cuentas que de ser pagadas, hundirían a un sistema que ya está tambaleando. 

 

 

 

Temas relacionados