Líderes claman por parques, edificios y el mirador

Los pendientes del proyecto Transmicable

Noticias destacadas de Bogotá

Aunque la inauguración del Supercade de Ciudad Bolívar fue un alivio, los residentes también han visto cómo les aplazan otras promesas ligadas al cable aéreo. Retomar el diálogo presencial con la gente y cumplir con lo pactado, algunas de sus peticiones.

El Transmicable de Ciudad Bolívar está por cumplir dos años de su inauguración y hasta el momento ha cumplido con creces su objetivo de mejorar la movilidad de 700 mil habitantes de la parte más alta de esa localidad. No está de más recordar que el proyecto se pensó no solo como una intervención de movilidad, sino cultural, de espacio público y de turismo. Por eso se plantearon edificios, parques y otras obras para una verdadera renovación. No obstante, las obras complementarias van llegando a cuentagotas (algunas incluso se han ido “embolatando”), razón por la cual los líderes de la zona pidieron priorizarlas.

Esta semana se inauguró el Supercade del barrio Manitas, una de esas obras complementarias, quizá la de mayor importancia, al ser una de las peticiones de la comunidad, que estaba cansada de hacer largos recorridos para realizar trámites y pagos. La obra la dejó en marcha la administración de Enrique Peñalosa y la actual hizo complementos para convertirla en un ancla de servicios distritales y el epicentro de un ejercicio que el Distrito denominó “Manzanas del cuidado”, en beneficio, sobre todo, de mujeres que cuidan de sus hijos o adultos mayores.

>LEA: Con nuevo SuperCADE de Ciudad Bolívar se dio inicio al Sistema de Cuidado de Bogotá

Según Camilo Garavito y Carlos Núñez, arquitectos y fundadores de aRE Arquitectura en Estudio, firma que diseñó el Supercade, este fue resultado de un proceso participativo con la comunidad. Hubo retos, como las deficiencias de espacio público y la inclinación del terreno. “Sabíamos que debía ser algo que funcionara también como espacio público, y por eso las puertas son recorribles. El edificio es flexible y acogerá otras actividades: se pensó para clases, atención a población vulnerable, y en el diseño había espacios para niños, pero se reconsideraron por temas técnicos o presupuestales”, cuentan.

La idea inicial era que a la par con el Supercade entregaran otras obras de las que se viene hablando, incluso desde la administración de Gustavo Petro, y que se vincularon al proyecto de Transmicable. El alcalde de Ciudad Bolívar, Ricardo Rodríguez, mencionó que la idea es que “en cada estación haya una gran obra complementaria”. Entre esas un auditorio, una biblioteca y un mirador, pero de eso la comunidad poco volvió a escuchar.

No obstante, según el mandatario local, las obras “se están construyendo. Ojalá antes de terminar el año se entreguen el mirador y otros proyectos que serán de gran beneficio, como el Supercade, que tendrá todos los servicios para hacer una amplia oferta institucional, cultural y deportiva”.

A pesar de los avances, líderes de la comunidad hicieron un llamado para que se retomen los encuentros con las entidades del Distrito, para saber en qué van los proyectos. Alfonso Mateus, líder del barrio Manitas, si bien reconoce los esfuerzos con el Supercade, pregunta: ¿qué pasó con los centros de cultura, que tienen un avance de ejecución del 65 % hace meses? “En Manitas se habló de un parque, unas canchas sintéticas y hasta de un puente. Sin embargo, la pandemia cortó la comunicación con entidades como el IDU, el IDRD o la Alcaldía local, que asigna pocos recursos y por lo general para arreglos menores “de los parques”.

Mateus agregó que ahora todos los encuentros son virtuales, pero muchas personas no tienen computador, por lo que pidió retomar las reuniones presenciales para saber cómo están trabajando”. Según dice, antes había un encargado por cada entidad distrital para hablar con la comunidad, pero hoy no conocen a los representantes.

No solo los proyectos de infraestructura se han venido complicando, sino también algunas estrategias para que la intervención sea integral. El edil Cristian Robayo (Polo Democrático) resaltó el inicio del sistema distrital de cuidado, pero cree que falta, por ejemplo, avanzar en las promesas de acompañar a los vendedores informales.

Destacó, además, el fortalecimiento cultural en Manitas, donde se ven obras, a diferencia de otros barrios. “Por ejemplo, hay dos salones comunales en Juan Pablo II y San Francisco que están en estudios. Y más allá del mirador se debe buscar cómo fortalecer el turismo comunitario y proyectos productivos”. El gran objetivo es que no todo se quede en infraestructura y que, así como los servicios adicionales que se instalaron en el Supercade, se piense en cómo integrar la comunidad a las obras. “Ojalá se pueda trabajar con jóvenes, comerciantes y con los residentes de la zona, para que el Transmicable sea algo más que un sistema de transporte”, concluyó Robayo.

El cable de Ciudad Bolívar para muchos no es más que otra línea de Transmilenio. Y aunque su esencia sí es agilizar la movilidad, siempre se pintó como “una nueva cara” de la localidad. Para que así sea, es clave no solo retornar a la participación de la comunidad, sino acelerar los proyectos que buscan impactar en la seguridad, el turismo, la recreación y la cultura de la localidad.

¿En qué consiste el Sistema Distrital de Cuidado?

La inauguración del Supercade en Manitas, Ciudad Bolívar, fue motivo de celebración en el Distrito, pues con este edificio arrancó uno de los proyectos más importantes de su Plan de Desarrollo: el Sistema de Cuidado, que parte del hecho de reconocer que las mujeres han tenido históricamente un exceso de trabajo de cuidado sin remuneración. El objetivo de este sistema, pionero en el continente, es redistribuir o reducir esas labores, poniendo a disposición varios servicios para atender las demandas y necesidades de personas que requieren altos niveles de apoyo (menores de 5 años, personas con discapacidad, adultos mayores y personas cuidadoras).

En un perímetro de 800 metros alrededor del Supercade se instaló la primera de esas manzanas de cuidado, con una serie de servicios para la formación laboral, actividad física, atención a víctimas de violencia intrafamiliar y actividades culturales. El Sistema de Cuidado tendrá una inversión de $4,5 billones y en cada manzana habrá un epicentro (no siempre será un Supercade) de la oferta de servicios. Según el Distrito, más del 70 % de las bogotanas se encargan del cuidado, haciendo más difícil que se desarrollen en otros ámbitos.

Comparte en redes: