Dejarían contratadas tres intervenciones

Los planes del Distrito en los humedales de Bogotá

Aunque aseguran que a través de estas intervenciones buscan crear mayor sentido de pertenencia entre las comunidades, ambientalistas los critican. Senderos ecológicos y habilitación de zonas para la recreación pasiva, entre sus principales propósitos.

El humedal La Vaca es uno de los que ha sido recuperado con ayuda de la comunidad. / Archivo El Espectador

Los planes del Distrito de construir senderos en los humedales vuelve a poner sobre la mesa una vieja polémica: ¿protegerlos cerrándolos para que nadie los visite o abrirlos al público? Bajo la premisa de que no hay mejor forma de protegerlos que haciendo que la comunidad los conozca y, por consiguiente, creen un sentido de pertenencia, la Empresa de Acueducto de Bogotá, encargado de su cuidado, ha comenzado las obras y la lucha contra quienes se oponen a ellas.

En esencia, un humedal es una zona protegida, que cumple diversas funciones ambientales para la ciudad. Como son grandes reservorios de agua, conservan nutrientes en los ecosistemas. Además, regulan los sistemas hídricos de la ciudad y mitigan los efectos del cambio climático, lo que lo hacen fundamentales para el complejo mantenimiento hídrico de la capital.

En Bogotá, se han identificados 15 humedales, que ocupan 667,38 hectáreas, en los cuales, el Distrito está en la obligación de realizar planes de mantenimiento y recuperación, como se hizo con el humedal La Vaca, que por más de 15 años fue un botadero recurrente de basura. Allí, gracias al empoderamiento de los vecinos, se recuperaron las zonas que habían sido invadidas - un parqueadero y bodegas de reciclaje ilegales que estaban dentro del humedal- y lo cercaron, lo que ha permitido que poco a poco en esta zona hoy se puedan ver patos y tinguas moteadas.

En otros casos, contrarios al de La Vaca, las intervenciones no han sido bien acogidas por los vecinos de los humedales. Por ejemplo, en el caso del humedal Córdoba, la disputa entre los habitantes de la zona y el Distrito terminó con un fallo en segunda instancia del Consejo de Estado, que le dio la razón a la gente de la zona, al determinar que las obras solo afectarían el espacio de protección, por lo que obligó a los entes ambientales a consultar con los vecinos antes de realizar cualquier tipo de intervención en el lugar.

Recientemente, en el humedal Juan Amarillo las protestas llegaron hasta enfrentamientos con el Esmad de la Policía. En este caso, el Distrito busca construir un puente que unirá a los barrios Lisboa (Suba) y Ciudadela Colsubsidio (Engativá), un sendero ecológico y un parque sobre un clausurado estacionamiento, con canchas y juegos infantiles, obras que, de acuerdo con la comunidad, supuestamente afectarían los suelos y la ronda hidráulica.

De acuerdo con la directora del Acueducto de Bogotá, Lady Ospina, lo que ocurre en muchos de estos casos es que existe la percepción de que la mejor forma de protegerlos es encerrando los humedales e impidiendo que se tenga acceso a ellos. “La gente cree que la mejor protección es poner una malla, pero en muchos los casos encontramos que esto solo hace que se terminen convirtiendo es espacios donde opera la ilegalidad”.

Los planes

En Bogotá, el Plan de Manejo Ambiental vigente divide en tres anillos el interior de los humedales. En el primero están los cuerpos de agua, sobre los que el Acueducto solo puede desarrollar planes de recuperación ecológica, que consiste en el dragado de residuos y sedimentos. En el segundo, está la ronda hidráulica sobre la que tampoco se pueden desarrollar actividades más allá de las de conservación, pero en este espacio, a diferencia del anterior, se puede intervenir con el fin de construir aulas ambientales, a las que pueda acceder la comunidad. “No es un edificio, puede ser un espacio al aire libre donde se puede hacer avistamiento de párajos, ver la fauna y la flora”, señala Ospina.

Por último, está la zampa, una figura que no existe en otras partes del país y que, de acuerdo con el POT, son las zonas limítrofes de los humedales, donde se pueden construir senderos y realizar recreación pasiva, esto, según Bibiana Rodríguez, coordinadora de Corredores Ambientales del Acueducto de Bogotá, “actúan como barreras invisibles que contienen el humedal e impide que puedan afectarlo parqueando carros, colgando todos de ropa, o construyendo bodegas de reciclaje ilegalmente”.

Con base en esto, los planes del Distrito comprenden la construcción de senderos en las Zampas de los humedales más grandes. En el caso del humedal Juan Amarillo, se plantea la intervención del borde norte, donde se invertirán $41.927 millones, para la construcción de puentes colgantes y de apoyo, así como senderos hasta de 3,5 metros, sobre los que habrá corredores para bicicletas en materiales permeable. Ante esto, uno de los puntos más cuestionados por los opositores de estas obras es que el Distrito señala que no serán ciclovías sino espacios adecuados a las condiciones ambientales para el tránsito de ciclas.

En el Jaboque, se invertirán $29.344 millones, para intervenciones similares que comprenden la adecuación de zonas de acceso; mientras que en el Córdoba, el presupuesto es de $20.638 millones para la construcción de senderos elevados y a nivel, un mirador y la aula ambiental. De estos se espera que en los próximos meses comiencen las primeras obras en Córdoba mientras que en los otros dos humedales las obras están paralizadas por cuenta de la suspensión del decreto 565 del 2017, a través del cual se modificó la política distrital de humedales.

Si bien las medidas han sido antipopulares, debido al impacto que las obras tendrían en estos espacios ambientales, el Distrito sigue defendiéndolas y asegura que esta es la mejor forma para crear pertenencia de los vecinos de los humedales con estos espacios y así, de esta forma lograr que no sigan convirtiendo en espacios de inseguridad y de paso no se les siga dando la espalda ante la necesidad de protegerlos y mantenerlos activos.

859799

2019-05-09T22:00:17-05:00

article

2019-05-09T22:46:35-05:00

[email protected]

none

Redacción Bogotá - [email protected]

Bogotá

Los planes del Distrito en los humedales de Bogotá

51

5865

5916