Los problemas del humedal Juan Amarillo

El sector paralelo a la avenida Ciudad de Cali es uno de los más afectados por los malos olores y la contaminación visual.

Humedal Juan Amarillo./Archivo
Humedal Juan Amarillo./Archivo

Amenazado por problemas como la contaminación, la inseguridad y la falta de cuidado de la población el humedal Juan Amarillo, también conocido como Tibabuyes, se ha convertido en uno de los cuerpos de agua con mayores problemas de contaminación de la ciudad. Sin embargo, este es apenas el comienzo de una seguidilla de factores que amenazan su conservación.

A raíz de las frecuentes denuncias de los usuarios de Twitter, El Espectador logró constatar que existe una problemática de manejo de basuras en barrios como Bachué, Rincón, Corinto, El Laguito, Santa Cecilia y Lisboa del lado de Suba y Ciudadela Colsubsidio de la localidad de Engativá. Por ese motivo, El Espectador consultó a Julio Cesar Español, representante del acueducto de Bogotá y la Fundación Alma, entidad administradora del humedal e identificó cinco de los problemas que lo afectan actualmente.

Seguridad

Juan Amarillo se extiende por cerca de 18 barrios de las localidades de Suba y Engativa. Barrios como Miramar y Santa Cecilia representan zonas críticas en torno a la seguridad, para el director del Humedal “la seguridad en distintos sectores cohíbe las intenciones de conocer y disfrutar de un espacio al aire libre” Además, “el consumo de drogas es un problema que ya ha sido denunciado a las autoridades, por lo que la Policía hace distintos controles”

Basuras

Ante las frecuentes denuncias ciudadanas, el Director del Humedal reconoce que existe una problemática de basuras que no solo tiene que ver con su recolección oportuna, sino con la conciencia de los ciudadanos que transitan por la zona. “Se hacen diariamente recorridos guiados con máximo 30 personas para mostrarles las consecuencias del mal manejo de los residuos sólidos” dice.

Demanda de vivienda

Para el director de Tibabuyes la demanda de espacio de vivienda en el noroccidente de Bogotá está afectando directamente el territorio del humedal. “Se ve al humedal como una fuente de necesidad de vivienda y no como una espacio de conservación” expresa.

Avenida Longitudinal de Occidente

Español afirma que la ALO afectaría en gran medida un sector medio del humedal Juan Amarillo, compuesto por una amplia biodiversidad y cuerpos de agua. Dice que “podría pasar lo que pasó con la Avenida Cali y el terreno de los Lagartos” el cual en su momento era un solo terreno que fue dividido y, como consecuencia de ello, afectó la flora del lugar. Sin embargo, se muestra receptivo a las propuestas del distrito para causar un menor impacto en el ecosistema.

Afectación de la fauna

El ruido y la concurrencia de la gente es uno de los aspectos que impide la propagación de las especies en el Juan Amarillo. “en estos momentos los biólogos han identificado 57 especies distintas de aves en la zona, algunas de ellas han podido adaptarse a los cambios, otras como el cucarachero de pantano ya se encuentran en vía de extinción” afirma.

Conexiones de alcantarillado

“La necesidad del área urbana de evacuar residuos afecta al humedal. La comunidad tiene conexiones cerradas que terminan vertiéndose aquí. Lo mismo pasa con los residuos sólidos” dice Español. Así mismo, atribuye estos problemas a los residentes de la zona que no tienen plenamente identificadas las conexiones de alcantarillado y terminan contaminado.

Finalmente, dice que el principal problema que tiene el Humedal Juan Amarillo es la falta de conocimiento de la comunidad a cerca del capital ecosistémico de la zona y por ese motivo no se hace un correcto cuidado del entorno. Según el director, esta es la causa para la mayoría de problemas que se están presentando en estos momentos en el más grande cuerpo de agua de Bogotá.

Temas relacionados