Lotes de engorde en vía de extinción

El Distrito lleva cuatro años buscando que los dueños de lotes en Bogotá los desarrollen. La medida ha logrado habilitar 351 hectáreas en la ciudad.

Según los datos oficiales, en 2008 fueron declaradas 900 hectáreas de la ciudad como suelo de desarrollo prioritario.
Según los datos oficiales, en 2008 fueron declaradas 900 hectáreas de la ciudad como suelo de desarrollo prioritario.

Un total de 351 hectáreas de suelo no urbanizado, que hace cuatro años eran retenidas por sus propietarios como lotes de engorde en Bogotá, hoy ya fueron urbanizadas o se encuentran en proceso de serlo, como resultado de las declaratorias de desarrollo prioritario que, desde la pasada administración, viene implementando el Distrito.
Así lo dio a conocer María Mercedes Maldonado, secretaria de Hábitat, en un informe presentado la semana pasada en Quito, Ecuador, durante el Foro Latinoamericano sobre Instrumentos Notables de Intervención Urbana. Maldonado explicó allí la naturaleza y alcances de la “declaratoria de desarrollo prioritario”, figura jurídica que se utiliza en la ciudad desde 2008 para obligar a los propietarios de lotes de engorde a realizar proyectos de ellos. Esto, con el propósito de habilitar suelo que supla el déficit de vivienda que tiene la ciudad (116.000 unidades) y mitigar el alza de los precios del mercado en la ciudad.

Luego de cuatro años de implementación de este “instrumento”, como le llaman los planificadores urbanos a toda norma que facilite la transformación de las ciudades, Maldonado dio un parte positivo de la misma y trazó la ruta de lo que vendrá en el futuro.

Según los datos oficiales, en 2008 fueron declaradas 900 hectáreas de la ciudad como suelo de desarrollo prioritario. La medida, que en su momento fue cuestionada por confundirse con un proceso expropiatorio, le dio a sus propietarios dos años para que desarrollaran proyectos. De no cumplir con esta orden, los lotes serían subastados de forma pública.

Para la secretaria de Hábitat, la medida funcionó. De los lotes declarados, 192 hectáreas fueron excluidas por estar ubicadas en zonas de riesgo –y, por consiguiente, imposibles de urbanizar-. Otras 390 salieron del inventario por tratarse de lotes con problemas jurídicos o que hacían parte de procesos urbanísticos que ya estaban en marcha.

Sin embargo, 351 hectáreas siguieron su curso, de tal manera que hoy, según reveló Maldonado, hay 116 que fueron urbanizadas y edificadas, y otras 235 que están próximas a ser subastadas.

Según cifras del Distrito, en los lotes liberados se construyeron 10.709 viviendas de interés social, 544 viviendas de interés prioritario y 1.709 viviendas tradicionales.

Pero la meta para el Distrito es alta. El Plan de Desarrollo del alcalde Gustavo Petro se ha propuesto construir 70.000 viviendas de interés prioritario en momentos en que la ciudad padece una grave escasez de suelo y cuando los propietarios y constructores tienen más incentivos para construir Vivienda de Interés Social que Vivienda de Interés Prioritario (VIP), pues es más rentable.

De hecho, en la secretaría de Hábitat trabajan desde hace meses en un decreto que promete levantar polémica y que obligaría a los desarrolladores a incluir un 20% de VIP en sus proyectos. El borrador del Decreto, revelado por este medio hace tres meses, aún no ha visto luz verde, por cuenta de las dificultades jurídicas y políticas que plantea.

Simultáneamente, el Distrito anunció ayer la firma de una resolución que da vía libre a los subsidios a la oferta, a través de los cuales se incentivaría a los constructores y propietarios de lotes a incrementar los proyectos de un tipo de vivienda que, hasta ahora, había sido dejado de lado por el sector por cuenta de su baja rentabilidad.

Además de los lotes que serán subastados durante los próximos meses, la secretaria Maldonado anunció que el Distrito ya tiene plenamente identificadas 80 hectáreas más de suelo de engorde. Estas hacen parte de 111 hectáreas que hicieron parte de la declaratoria de desarrollo prioritario del año pasado. Como ocurrió hace cuatro años, los propietarios de estos lotes de engorde deberán hacer algo con ellos antes de que sean estos sean subastados.

En diálogo con El Espectador, Maldonado sostuvo que el Distrito quiere evitar que los lotes terminen siendo subastados. “Estamos ayudando a los propietarios para que desarrollen sus terrenos lo más pronto posible, agilizando trámites, apoyando para que obtengan los servicios públicos y -si no son propietarios con experiencia como constructores- vinculándolos con constructores”, afirmó.

Temas relacionados