Colombia2020 y Rutas del Conflicto lanzan plataforma para seguir el pulso al acuerdo de paz

hace 2 horas

'Luchamos contra la reforma a la salud'

Aldo Cadena reemplazó a Guillermo Alfonso Jaramillo en esta cartera. Su reto principal es que Capital Salud, la EPS del Distrito, se haga cargo del régimen subsidiado.

Aldo Cadena se posesionó como secretario de Salud del Distrito el 8 de mayo, luego del cambio de Guillermo Jaramillo a la Secretaría de Gobierno. / David Campuzano
Aldo Cadena se posesionó como secretario de Salud del Distrito el 8 de mayo, luego del cambio de Guillermo Jaramillo a la Secretaría de Gobierno. / David Campuzano

Tras la destitución de Guillermo Asprilla como secretario de Gobierno, hubo cambios obligados en el gabinete distrital. Bastó un mes de ausencia en esa cartera para que el alcalde Gustavo Petro posesionara a Guillermo Alfonso Jaramillo como nuevo secretario de la entidad. Ante la vacante que dejaba Jaramillo como secretario de Salud, el alcalde no dudó en nombrar inmediatamente al subsecretario de esa entidad, Aldo Cadena, en su reemplazo.

Cadena llega a la Secretaría de Salud cuando se empiezan a disparar los casos de muertes por presuntas negligencias en las EPS que operan en la capital. El caso de Paula Sofía Lesmes, una bebé de nueve meses que falleció el 29 de abril luego de que la EPS Solsalud no le autorizara una cirugía cardiovascular, ha puesto en el ojo del huracán a estas entidades de salud.

En diálogo con El Espectador, el antiguo representante de las centrales obreras en el Consejo Nacional de Salud y especialista en derecho administrativo explicó el plan que tiene el Distrito para fortalecer la red pública hospitalaria y, de paso, eliminar las EPS del régimen subsidiado.

Durante la posesión de Cadena como secretario de Salud, el alcalde Gustavo Petro dijo que uno de sus retos será cambiar el modelo Ley 100 en Bogotá…
Hemos decidido coordinar con los sectores de la ciudad y del país la lucha en la oposición al proyecto de ley de reforma a la salud que presentó el Gobierno Nacional. Para nosotros, las barreras de acceso se incrementarían porque las EPS serían gestoras y además de tener un pago de la administración, tendrán una ganancia por los recursos que dejan de gastar. En Bogotá las urgencias se congestionan porque llega gente a la que las EPS les ha negado servicios, autorizaciones, procedimientos o medicamentos.

¿Qué medidas se van a tomar?

Nosotros estamos de acuerdo con la Personería. Hay que descongestionar las urgencias. Por eso vamos a duplicar las camas: hoy tenemos 312 camas de urgencias en la red pública y en menos de tres meses vamos a tener 400 más.

¿Trabajarán con la Personería?

Esta semana presentamos un convenio ante la Personería, la Contraloría, el Ministerio de Salud y la Superintendencia Nacional de Salud. La propuesta consiste en que cuando encontremos en un hospital a un paciente que necesita ser trasladado a otra entidad de mayor complejidad, a la cual el paciente no puede acceder —ya sea porque la EPS no ha dado la autorización o porque el hospital no tiene esa especialidad—, nosotros podamos atenderlo y remitirlo de manera oportuna. El problema es que si hoy nosotros lo atendemos y no es afiliado, nos puede seguir un proceso la Contraloría. Entonces se presenta el dilema: ¿dejas morir al paciente para evitar a la Contraloría?

La idea es que la Contraloría los autorice para atender a esos pacientes...

Simplemente es que nos permitan atender a los pacientes que las clínicas no quieren atender. Nosotros le decimos a la clínica o a la IPS que no lo quiso atender: yo le pago para que me lo reciba, luego usted me paga y posteriormente se incluye una sanción para quien no brindó la atención a tiempo. La idea es que la Contraloría no nos sancione por hacer eso.

La Secretaría de Salud le propuso al Ministerio de Salud en su momento hacerse cargo del régimen subsidiado, ¿qué paso con eso?

La bandera no se ha abandonado. La idea es que nos dejen manejar el régimen subsidiado directamente a través del fondo financiero distrital de salud. Tenemos un proceso: eliminar a las EPS (que incluso se están eliminando por sí solas).

¿Y qué pasaría con los afiliados?

Que las EPS entreguen a sus afiliados. Ya estamos preparándonos para eso con Capital Salud.

¿Qué se necesita para que esto suceda?

Mientras tengamos un socio minoritario que mira hacia la ganancia económica, nosotros, con la mayor parte de las acciones, podemos reinvertir para el bienestar social. Queremos comprar el 98% de las acciones de Capital Salud. Contratamos a alguien de la banca para que en menos de dos meses entregue el avalúo y con eso ya podemos entrar en la negociación para comprar las acciones.

¿Habrá cambios en la contratación de personal médico en los hospitales públicos?

Hay que dignificar el trabajo. La mayoría de personal está por cooperativa y nosotros los vamos a incluir directamente en la planta, así nos cueste más. Hemos encontrado que hay plantas paralelas en algunos hospitales. Ya les dimos recursos a todos los hospitales para que hagan un estudio de las cargas laborales y así podamos contratar al personal que realmente se necesita.

¿Qué va a pasar con el San Juan de Dios?

Hoy tenemos una relación muy fluida con uno de los socios: el departamento de Cundinamarca. La Nación tiene que responder por el patrimonio y también quiere cumplir. El problema está en los pasivos de los trabajadores. La liquidadora debe liquidar el pasivo y no puede pagarlo vendiendo un bien que les corresponde a los colombianos. Nosotros estamos dispuestos a pagar lo que le corresponde al Distrito. A esto hay que andarle con mucha rapidez y con el acompañamiento de la Procuraduría hemos llegado a una relación fluida con las partes. Creo que el país pronto recibirá una buena noticia.

¿Cuál es el balance de los Centros de Atención Móvil a Drogodependientes (Camad)?

La crítica hacia los Camad ha disminuido. La ciudadanía los está pidiendo y nosotros los llevamos. Así pasó en Rafael Uribe Uribe y en Antonio Nariño. Viera usted los testimonios que dan los presos de la Cárcel Distrital que tienen servicio al Camad. Gracias al consumo controlado se ha bajado la criminalidad.