La nueva red tendrá que estar lista en diciembre de 2019

Luz verde a semáforos inteligentes

Tras un proceso en el que participaron seis consorcios, Movilidad Futura 2050 ganó la licitación con una oferta de $173.075 millones.

En la ciudad hay 1.391 intersecciones con 18.167 semáforos y a partir del primer semestre de 2018 serán modernizados. / Pixabay.

Se acabaron los tiempos de los semáforos inservibles cuando hay lluvias o de las intersecciones imposibles cuando estos aparatos eléctricos se quedan sin energía. Al menos eso espera el Distrito, que por fin logró adjudicar la licitación para la renovación de la red inteligente de semáforos, que no se actualizaba desde hace 40 años. (LEA: Movilidad Futura 2050 se queda con la licitación de semáforos)

Con una calificación de 500 puntos, Movilidad Futura 2050 fue el ganador de la licitación. El consorcio, integrado por las firmas Siemens S.A. y Sutec Sucursal Colombia S.A., hizo una oferta por un valor de $173.075 millones, casi $42.000 millones menos que el valor calculado inicialmente.

Así las cosas, Siemens continuará operando la red de semáforos de la ciudad, pues ya era propietaria de la tecnología y de los contratos de mantenimiento, actualizaciones y nuevos equipos. En esta nueva etapa, dichos contratos se harán mediante licitación, con lo que se garantizará mayor variedad de proveedores.

La tecnología es otro de los cambios que trae para Siemens el nuevo modelo de semaforización. Actualmente, el protocolo del sistema es uno solo (Ocit) y es cerrado, es decir, únicamente ellos pueden manejarlo. Pero con la renovación se abrirá la tecnología a los cuatro estándares utilizados en el mundo: Ocit, TCM, Aenor y NTCIP.

Movilidad Futura 2050 tiene hasta el 31 de diciembre de 2019 para suministrar, instalar y poner en operación los equipos de control, detectores vehiculares, lámparas halógenas y semáforos LED en las 1.391 intersecciones semaforizadas. El objetivo es reducir hasta en un 30 % el tiempo promedio de los viajes en la ciudad y conectar toda la red al Centro de Gestión de Tránsito (CGT), desde donde se ajustarán los tiempos de las luces verdes según las condiciones de tráfico.

Con la regulación desde un centro de control también se pretende optimizar el espacio público y liberar pie de fuerza policial que actualmente debe hacerse cargo de la movilidad cuando hay incidentes en la vía o problemas en el semáforo de alguna intersección. El nuevo centro de control de tránsito reemplazará las tres centrales de monitoreo de semáforos que existen hoy. En cada una están las máquinas que reportan cuando algún semáforo presenta problemas.

El cronograma de ejecución empieza el 1º de enero de 2018 y se tiene previsto que en ese semestre se instalen el centro de control y el cableado necesarios para poner los nuevos semáforos, una tarea que tendría que estar lista a finales del próximo año. Al término de 2019 ya deben estar equipadas todas las intersecciones.

Para el Distrito, esta adjudicación, luego de 10 años y tres intentos fallidos, es algo histórico, pues no sólo contempla la renovación de la obsoleta red de semáforos, sino que incluye a todos los actores viales que actualmente tienen complicaciones para transitar, como peatones, biciusuarios y personas en condición de discapacidad visual.

“Logramos adjudicar el contrato que le va a dar a la ciudad un sistema inteligente de semaforización. También van a mejorar de manera considerable los tiempos de movilidad en la ciudad y se crearán herramientas para la seguridad vial, en especial para la protección de peatones y ciclistas. En este proceso licitatorio, que se ha realizado de manera transparente, hemos logrado unos elementos muy importantes desde el punto de vista financiero”, aseguró el secretario de Movilidad, Juan Pablo Bocarejo, al cierre de la audiencia de licitación.

Por ahora, todo es celebración para el Distrito: logró lo que no se pudo alcanzar en la última década. Sin embargo, los expertos piden que, así como el proceso contó con la lupa de todos los entes de control, ahora sea Movilidad la encargada de asegurar que el consorcio elegido cumpla cabalmente. “Lo que es recomendable a la Secretaría de Movilidad es que los investiguen y que estén encima de ellos para que el proceso se haga con toda la claridad posible, con tal de que se le asegure a Bogotá el mejor producto y la mayor seguridad, a un costo real”, sostuvo Fernando Rey, experto en movilidad.

Por su parte, el analista Darío Hidalgo aplaude que se haya acabado el acaparamiento del sistema en un único proveedor, aunque Siemens haga parte del consorcio ganador. “La ciudad ha estado en manos de un único proveedor durante muchos años, que no ha facilitado la modernización de la red. Con esta licitación, así sea uno de los miembros del consorcio ganador, el mismo proveedor que teníamos es de una tecnología abierta y no tiene garantía de ser el único para el futuro. Cuando haya nuevas ampliaciones tendrá que volver a competir con este proceso licitatorio”, concluye.

 

últimas noticias

¿Positivo para tala?

Perimetral de Oriente: la gente tenía la razón