Madre de Yuliana Samboní insiste en acompañarla hasta su última morada

El sepelio, que estaba previsto para la 1:00 de la tarde, está suspendido. Médicos evalúan condiciones de salud de la madre, para saber si autorizan su traslado desde Popayán a El Tambo, por vía aérea.

Alex Casas

El sepelio de Yuliana Samboní, la niña asesinada en Bogotá, está retrasado. Aplazaron la ceremonia, que estaba prevista para la 1:00 de la tarde, mientras se define si la madre de la pequeña, que está en un hospital en Popayán, puede llegar hasta la vereda El Tambo (Cauca) para la ceremonia. Ella insiste en acompañar a su hija hasta su última morada. (Lea: El retorno de Yuliana Samboní a la tierra que la vio nacer) 

Nelly Muñoz, que tiene cinco meses de embarazo, no sale del shock desde que supo la noticia del asesinato de su hija. En Bogotá estuvo hospitalizada y a pesar de su condición médica, insistió en viajar al Cauca junto a su familia. Con los debidos cuidados, la montaron en la avioneta de la Policía. Sin embargo, su desplazamiento ha estado lleno de dificultares. (Lea aquí: Cauca decreta tres días de duelo por asesinato de Yuliana Samboní)

El miércoles, al llegar a la capital del Cauca recibió asistencia médica. Lo mismo ocurrió en la noche, al llegar al municipio de Bolívar, tras cuatro horas de viaje por carretera. En la mañana de ayer, estaba previsto tomar carretera a las 6:00 de la mañana rumbo al corregimiento de Los Milagros, a dos horas de la cabecera municipal. No obstante, el viaje se retrasó mientras un médico valoraba a Nelly. Con recomendaciones de extremo cuidado, a las 7:00 de la mañana arrancó la comitiva(Lea aquí: El camino de regreso de los Samboní)

A pesar de su insistencia, el viaje de Nelly terminó en Los Milagros. Tan solo faltaban 20 minutos para llegar hasta El Tambo, pero por recomendación médica, la remitieron de regreso a un centro asistencial en Popayán. Siete horas de viaje en Ambulancia. (Galería Milagros recibe con homenajes la llegada del cuerpo de Yuliana).

Hoy estaba todo listo para el sepelio. La familia se había hecho a la idea de que Nelly no iba a estar presente. Sin embargo, antes del mediodía, el padre de Yuliana pidió que aplazaran la ceremonia. Su esposa le insistió en estar presente para darle el último adiós a su hija. 

A esta hora, los médicos valoran su estado de salud, para darle autorización. En caso de lograrlo, las autoridades tratan de coordinar un traslado aéreo hasta la vereda para que ella pueda asistir. De esto depende que el sepelio sea en la tarde de este viernes o el sábado.

 

últimas noticias