En manos del SITP

No hubo acuerdo en el segundo día de paro de buses tradicionales. Alcaldía insiste en Pico y Placa y dice que el tema de las rentas se le “salen de las manos”. Ciudad Bolívar y Suba, afectadas.

Pasajeros en la avenida Ciudad de Cali se vieron obligados a utilizar el Sistema Integrado de Transporte Público, que aumentó en 37% el número de abordajes. / Luis Ángel

El Distrito no ha encontrado una salida al paro de transporte público organizado por la Asociación de Pequeños Transportadores de Bogotá (Apetrans). El primer intento para lograr un acuerdo fue ayer, a las 6:00 a.m. en el Palacio Liévano. La reunión entre la administración distrital y los voceros de las empresas de buses tradicionales no arrojó ningún fruto. De hecho, recién terminada la conversación, el vocero de Apetrans, Alfonso Pérez, dijo que “la secretaria de Gobierno se dedicó a regañarnos. Perdimos el tiempo. Le puedo asegurar que el paro de mañana (hoy) será más fuerte, porque estamos incluyendo a más usuarios”.

Desde el sector de las Américas, cerca de 80 personas marcharon hasta la Plaza de Bolívar para apoyar a los pequeños transportadores, que exigen la eliminación del Pico y Placa para buses tradicionales. Piden también que el Distrito pague la deuda con los propietarios que entregaron sus vehículos para sumarse al Sistema Integrado de Transporte Público (SITP) y argumentó que han sido víctimas de los problemas financieros del sistema.

Aunque Pérez catalogó los diálogos con el Distrito como “un fracaso”, la secretaria de Gobierno, Gloria Flórez, mantuvo la mesura y señaló que “la administración está dispuesta al diálogo. Les hemos expresado que hay muchas cosas que se nos salen de las manos, como la de las dos empresas (Coobús y Egobús) que están intervenidas por la Superintendencia de Transporte ”.

El segundo intento de diálogo, en horas de la tarde, también fracasó: “Cuando se cumplía la segunda fase de las negociaciones nos enteramos de bloqueos, ataques y embestidas contra algunos vehículos del sistema distrital, por lo tanto, se decidió no continuar con las conversaciones”, dijo Flórez. La promesa de un paro más fuerte preocupa, si se tiene en cuenta que la misma Secretaría de Gobierno reportó 95 buses del SITP averiados y cinco personas lesionadas, entre ellas una mujer y un conductor que resultó herido en los ojos cuando algunas personas rompieron el vidrio panorámico del bus.

Pese a que algunos ciudadanos, concejales y líderes de opinión aplaudieron que la ciudad amaneciera solamente con buses azules transitando por las calles (la contaminación se redujo en un 45%, según la Secretaría de Ambiente), en Ciudad Bolívar, San Cristóbal y Suba hubo dificultades por rutas que el SITP todavía no alcanza a cubrir. Vale la pena recordar que la implementación del SITP está en un 62%. El porcentaje restante depende de las empresas tradicionales y aún faltaría mínimo un año para tener el sistema al 100%.
De acuerdo con la Secretaría de Movilidad, a corte del mediodía de ayer, hubo un incremento del 37% en el número de viajes del SITP. Mientras que el 14 de octubre se registraron 417.000, ayer ya habían reportado 570.000. Con respecto a Transmilenio, los viajes pasaron de 966.000 a casi un millón en el mismo período. “El SITP nos ha respondido eficientemente.

Hay dificultades en Ciudad Bolívar y San Cristóbal, por ejemplo, porque son sectores en donde todavía no se han implementado las rutas del SITP. Por eso no se puede decir que se debe sacar el transporte colectivo de circulación (cubre el 38% de las rutas). La ciudad tiene 66 empresas de transporte público colectivo y muchas son socias de las empresas del SITP (Coobús y Egobús). Desafortunadamente estas empresas tienen dificultades financieras, que impiden acelerar la implementación completa del SITP”, dijo Martha Coronado, subsecretaria de Movilidad.

En el paro, la Secretaría ha tenido la oportunidad de revisar las rutas que el SITP no está cubriendo. Sobre la situación de los propietarios, Coronado explicó que “los más afectados son 300 que ya les entregaron sus vehículos y no han podido trabajar. Existen 8.500 buses de transporte tradicional que, pese al Pico y Placa, pueden seguir obteniendo ganancias. La Supertransporte les dio seis meses a Coobús y Egobús para que solucionen el problema financiero”.

El concejal Carlos Vicente de Roux agregó que el reto más urgente es “conseguir los recursos para acelerar la implementación del SITP. En el sistema no hay suficiente demanda y eso hace que los propietarios que se vinculan presenten pérdidas, por eso no ha sido atractivo y la migración es lenta”. Sobre el Pico y Placa para buses, el concejal cree que es una buena medida para acelerar la migración, pues “cerca de 1.700 buses tendrían que salir. Sin embargo, esto no es suficiente. Gobierno y Distrito deben hacer un esfuerzo por seguir costeando las rutas zonales”.

523480

2014-10-21T23:13:45-05:00

article

2014-10-22T00:04:46-05:00

none

Redacción Bogotá

Bogotá

En manos del SITP

18

4687

4705