Marco Abaunza, el profesor que ayuda a jóvenes con problemas de adicción

Creó un proyecto con el que se busca identificar, ayudar y tratar a estudiantes proclives a usar sustancias adictivas.

Secretaría de Educación.

El profesor Marco Abaunza recién había llegado al colegio distrital Marruecos y Molinos, se desempeñaba como maestro de inglés, sus días transcurrían enseñando el idioma más popular del mundo, hasta que un día cualquiera en el año 2008, un estudiante que vio también en el docente Abaunza a un amigo, se le acercó, le dijo que tenía graves problemas de adicción a las drogas y le rogaba que lo ayudara.

En medio de su preocupación por este joven, el profesor Marco Abaunza decidió contactarse con un familiar orientador y con el Hospital de Tunjuelito para empezar a investigar sobre alternativas de solución para los jóvenes que podrían llegar a tener problemas con adicciones.

Desde ese momento nació “Free Souls: Mentes limpias produciendo conocimiento”, un proyecto que busca identificar, ayudar y tratar a jóvenes proclives a usar sustancias adictivas.

Con la ayuda de un profesional de trabajo social, el profesor Marco Abaunza empezó a identificar por medio de señales de alerta físicas e intelectuales a los estudiantes que podrían estar sumergidos en el flagelo de la adicción. De esta manera logró conformar un grupo que iba desde los 12 hasta los 19 años, entre los grados séptimo y once.

Desde entonces, después de esta fase de identificación, se lleva a cabo un proceso de talleres en donde los jóvenes con ayuda de psicólogos del hospital de Tunjuelito son enriquecidos en su autoestima mientras se les orienta sobre los riesgos que trae el consumo de drogas.

“Acá no se le puede decir que perdió, como si fuera un logro, como si fuera una materia, eso está prohibido”, afirma el profesor Marcos Abaunza.

Al año, cerca de 35 niños y jóvenes son identificados y tratados. Al finalizar el proceso, los estudiantes son enviados a un retiro espiritual con una comunidad religiosa en las afueras de Bogotá donde se busca enfatizar lo valiosos e importantes que son.

“Free Souls” se ha convertido también en un grupo de ayuda y apoyo entre los estudiantes, pues niños, con un sentido altruista, apoyan a otros escolares con problemas de adicción, los cuales ya hacen parte de este programa.

Para el creador de esta iniciativa, el proyecto ha sido posible “con el cariño y la ayuda de Dios”. Según el maestro, el futuro de “Free Souls” es que este programa se desborde por toda la ciudad.