Mario Ovalle: una vida narrando videojuegos

La mayor comunidad de habla hispana aficionada a Age of Empires 2, que salió hace casi 20 años y vive ahora un renacer, se agrupa detrás de este tolimense para seguir torneos y campeonatos.

Gracias a su afición, Mario Ovalle ha podido viajar por diversos países de Latinoamérica para “castear”. Cristian Garavito/El Espectador

Como muchos superhéroes, a sus 26 años Mario Ovalle lleva una vida normal, en la que es ingeniero de telecomunicaciones. Sin embargo, en su tiempo libre tiene una faceta poco conocida: es caster (narrador) de partidas del antiguo y popular videojuego de estrategia Age of Empires 2. Lo que hace es dar su voz como un comentarista deportivo. “Es lo mismo que el fútbol. Si se puede narrar el fútbol —incluso el ajedrez—, también el Age of Empires”. Se trata de un juego que vio la luz en 1998, cambiando para siempre el género de la estrategia, donde se recrean batallas entre civilizaciones medievales y modernas.

Gracias al aderezo que le ha dado a las retransmisiones de estas partidas, Ovalle ha ganado casi 100.000 suscriptores en YouTube y eso le ha valido invitaciones a México y Perú para narrar torneos en directo. No se trata de una anomalía: los e-sports (deportes basados en videojuegos) se vienen abriendo paso en los últimos años. Tienen unos 300 millones de seguidores en todo el mundo, a tal punto que la final del mundial de League of Legends superó en espectadores a la de la NBA, con 75 millones, y gobiernos como el de Corea del Sur ya reconocen a sus mejores jugadores como olímpicos. Para este colombiano las cosas están claras: el futuro pasa por estos nuevos “deportes”.

Aguanta cuatro horas narrando. ¿Cómo se forma un “caster”?

Al principio era supertímido. Hoy le meto todas las ganas. Estuve mucho tiempo escuchando narradores de ciclismo, como Mario Sábato, o de lucha libre, y empecé a crear mi propio estilo, adaptando ideas. La idea es seguir mejorando. Es pesado para la voz, sobre todo después de dos horas.

Se puede decir que usted es el mayor “caster” de Latinoamérica. ¿Cree que surgirán más en otros países?

El mayor del “Age of Empires 2”... Aunque tengo mucha expectativa en el 4 (anunciado para 2019). Lo bueno de este juego es que marcó la infancia de mucha gente. A comienzos de los 2000 todos los niños lo vieron, y si lo ven por YouTtube es fácil que se enganchen. Cuando empecé no creía que pudiera llegar a mil seguidores. Hoy siento lo mismo con el millón de seguidores. Ojalá me equivoque otra vez.

¿Cómo empezó en esta labor?

Tenía curiosidad y ganas de subir algo a YouTube, incluso vi otros juegos. Cuando arranqué empecé a subir solo tutoriales, pero era bastante limitado. Por eso pensé que era más interesante ver a los de élite, los mejores jugadores del mundo, verlos enfrentarse entre ellos.

¿Qué decirles a quienes piensan que lo que hace es una tontería?

Le digo a todo el mundo, sobre todo a mi papá, que cuando tenga cuarenta años no estaré viendo mundiales de fútbol sino de videojuegos. Estoy segurísimo, incluso, de que eso terminará siendo relegado. Lo bueno del fútbol es que no se necesita de mucho, puedes jugar en la calle, cuando sea. Con algunos videojuegos realmente es similar: solo hace falta una computadora y puedes jugar cuando quieras. Y, claro, hay gente muy buena y eso genera mucha expectativa entre aquellos que juegan. Cuando ven a alguien así, se quedan enganchados a ese estilo de juego. Hoy en día las streamings (retransmisiones en directo) de esa gente pueden dar mucho dinero, porque millones de personas siguen esos torneos.

¿Qué tiene un juego como Age of Empires para que miles se sumen no solo a jugarlo, sino a verlo jugar?

Para mí es el mejor juego de estrategia hasta hoy. Puede que los nuevos tengan mejor gráfica, pero no superaron su jugabilidad. Hay severos torneos, ha crecido mucho desde que entré. Claramente, la compañía sabe que ese juego aún vive. Tanto que lo tenía abandonado, pero vio que había mucho fan, lo remasterizó y comenzó a organizar copas.

¿Se puede vivir de este videojuego?

Hay unos pocos que viven de jugar este juego. En mi top cinco pondría primero a The Viper, el noruego, que siempre ha sido el rey. Luego el austríaco Lierey, el niño maravilla, con 19 años apenas. El tercero es el español Tatoh, que juega y entrena muy bien. Cuarto, el argentino Nicov y de quinto quizá pondría a Bact, el vietnamita.

¿Cómo está Colombia en cuanto a “e-sports” en general?

En e-sports en general está creciendo, al igual que toda Suramérica. La gente mayor, con dinero, cuando le dices que de aquí a unos años los e-sports van a generar una cantidad de dinero tremenda, no te creen. Si un niño le dice a su padre: “Papá, quiero ser gamer profesional”, obvio lo regañan y le dicen: “Camine para la universidad”. Pero, ojo, ya hoy en día un gamer puede ganar miles de veces más que un ingeniero. Nada que hacer por ahora, apenas empieza a verse.

¿Cómo ha sido su relación con seguidores, fans y detractores?

Al principio me dolía hasta un dislike. Un comentario malo me desmotivaba, pero tengo la suerte de que la mayoría de gente me ha querido. Con el tiempo aprendí a ignorarlo y a omitir comentarios políticos, ideológicos o futbolísticos, porque la gente tiene la sensibilidad muy fina en internet. Después de castear un juego he podido ver peleas infinitas en redes sociales simplemente por fanáticos de uno u otro jugador. Tengo cuidado con lo que digo, pero procuro que los espectadores se identifiquen con los jugadores. Es lo más importante para que vuelvan. Con los países más a favor de los latinos… un fanático nunca se pierde un juego del suyo.