Marta L. Ramírez, cabeza de las listas azules por Bogotá

Coqueteos y escenarios políticos en la capital para que la exministra de Defensa aspire a la Alcaldía.

Marta Lucía Ramírez. / Archivo.

En una resolución quedó consignado el deseo de los directorios conservadores del país que, reunidos en Bogotá este miércoles, pidieron enégicamente que Marta Lucía Ramírez fuera la candidata del partido para la Alcaldía de Bogotá.

Pese a los coqueteos para consolidar una candidatura,  Ramírez solo ha dicho públicamente que participará y liderará un paquete de propuestas para la capital y seleccionará los candidatos al Concejo de Bogotá.  La lista azul que se presentará para las elecciones de octubre.

El Partido Conservador se recupera de la división que sufrió durante la campaña pesidencial,  cuando primero desobedecieron a la Unidad Nacional con la candidatura de Ramírez y, luego, en segunda vuelta, unos siguieron al presidente Juan Manuel Santos y otros a Oscar Iván Zuluaga.

Hoy la estrategia es sencilla; buscar robustecer un partido que se ha debilitado tanto por denuncias de burocracia, corrupción y clientelismo que ni suena ni truena en la capital,  y qué mejor hacerlo con la exministra de Defensa que obtuvo en las pasadas elecciones presidenciales 366.000 votos en Bogotá.

Mas aún, cuando la participación en el Concejo de Bogotá es prácticamente inexistente. Ramírez lo sabe por eso ha declarado que  debe trabajar por el partido porque "hoy no existe". Los conservadores tienen dos concejales cuando en el pasado llegaron a tener 14 o 15.

Para Marcos Durán, presidente del directorio Distrital del Partido Conservador la propuesta de Ramírez como candidata viene de un querer de las bases populares del partido y de los líderes. Pero con estos últimos se refiere, sobre todo, al presidente de la colectividad, el representante David Barguil,  y al expresidente Andrés Pastrana.   

Mientras Ramírez dice que sí, los tres precandidatos del Partido Conservador seguirán siendo Álex Vernot (exasesor de Gustavo Petro), el exconcejal Ciro Galvis y Diego Arango, presidente del canal Teleamiga. Tres invisibles en las encuestas con quienes terminar una candidatura única sin alianzas no se ve fácil. Alianzas, además, que hoy parecen más cercanas al Centro Democrático que a la Unidad Nacional, con quienes tienen distancias políticas desde que el santismo respaldó su gobierno en el liberalismo y le devolvió con ello poder y representación en el país. Tanto que el candidato santista para la Alcaldía de Bogotá es, hoy por hoy,  Rafael Pardo, de las huestes liberales.  

Por lo pronto, si Ramírez acepta, se enfrentaría otra vez en campaña a la candidata del Polo Democrático Clara López, y es problable que en ese escenario el debate se polarice  alrededor del proceso de paz entre el Gobierno y la guerrilla de las Farc, de quien Ramírez es una airada crítica y López, una defensora.