Más cerca del nuevo coliseo

El Distrito presentó ayer, en una audiencia pública, la propuesta para renovar la Unidad Deportiva El Campín. Privados operarán el escenario por 25 años.

Así será la renovación del coliseo, según las proyecciones presentadas por Colombiana de Escenarios. / Cortesía

El coliseo El Campín fue un escenario anhelado durante décadas. Las 22 hectáreas en donde hoy está construido fueron cedidas al Distrito en 1937. Desde entonces hubo expectativas por lo que en esa época parecía un baldío. El Concejo Distrital aprobó la construcción de una unidad deportiva en la zona en 1958. Más tarde, en 1973, el arquitecto Guillermo González Zuleta haría realidad la obra. Allí cantaron James Brown, Gustavo Cerati, REM. En los últimos años, el coliseo ha dejado de ser un motivo de orgullo bogotano. Su apariencia obsoleta o vergonzosa ha comenzado a acentuarse por problemas acústicos y estructurales.

El alcalde Gustavo Petro era consciente de esta situación desde que estaba en campaña. Su promesa de entregar un nuevo escenario multipropósito no se pudo cristalizar en los primeros tres años de su administración. La razón: las dos alianzas público-privadas (APP) para renovar el coliseo se cayeron por inconsistencias jurídicas. En mayo de 2014 se conoció la propuesta de Colombiana de Escenarios, conformada por Coltickets y Hiller Inversiones de Chile. Esta firma superó los estudios de prefactibilidad y factibilidad. Sólo falta que el Instituto Distrital de Recreación y Deporte (IDRD) apruebe la propuesta.

El Distrito escogió la sala principal del IDRD para presentar la propuesta en una audiencia pública que se realizó ayer. “El coliseo cumplió su ciclo y se encuentra obsoleto. Estamos en etapa de negociación y la idea es entregarle un nuevo coliseo a la ciudad mediante una APP”, dijo Aldo Cadena, director del IDRD. La fecha de ejecución de las obras es incierta, pero Cadena calculó que podría comenzar en el segundo semestre de este año. Así, los ciudadanos tendrían un nuevo coliseo antes de 2017.

La inversión para remodelar el coliseo —que no será demolido— asciende a $70.000 millones. El proyecto contempla la recuperación de la edificación actual, adaptándola a las normas de sismorresistencia. El coliseo será ampliado en un área de 37.000 metros cuadrados, lo que quiere decir que el aforo aumentará a 17.000 personas (actualmente es de 8.000). En los planos aparecen 330 parqueaderos nuevos y 200 estacionamientos para bicicletas. A esto se suma una zona de 2.000 m² para restaurantes y comercio. Habrá también 20 suites y salones VIP. Alrededor, la firma construirá un “anillo envolvente” para ampliar los servicios y las áreas comunes. El edificio nuevo de parqueaderos será una especie de media luna detrás del coliseo.

En el documento que presentó Colombiana de Escenarios aparece el coliseo con el nombre “arena”: “Ésta cumplirá con los estándares internacionales para atender eventos deportivos, musicales, familiares, culturales y teatrales”. En la propuesta prometen toda la infraestructura necesaria para realizar conciertos de primera calidad (stage rigging), con iluminación, pantallas LED y nueva silletería. Vale la pena decir que en los estudios estructurales, Colombiana de Escenarios encontró que el coliseo, tal como está, “presenta deficiencias de seguridad, tecnológicas y acústicas. El coliseo se debe rehabilitar y reparar”.

¿Quiénes están detrás de Colombiana de Escenarios? Esta fue la pregunta que se hicieron los asistentes a la audiencia pública. La firma está conformada por Coltickets y Hiller Group. El primero es más conocido como Tu Boleta, que tiene 15 años de experiencia y realiza alrededor de 1.200 eventos por año. Según el último balance presentado, tiene 3,2 millones de espectadores anuales. Por otro lado, Hiller Inversiones fue el encargado de remodelar y operar el escenario Movistar Arena en Santiago de Chile: “Ambos proyectos son muy similares. Edificaciones con más de 40 años, que son emblemáticas y han sufrido el desgaste natural del tiempo. En Movistar Arena hemos realizado más de 900 eventos con 6 millones de espectadores”, dijo Daniel Hiller durante la audiencia pública.

Según los cálculos de Colombiana de Escenarios, en 2017 se espera un crecimiento del 17,5% en el mercado de espectáculos públicos en Bogotá por la renovación del coliseo. También, dicen, habrá un ahorro de $119 millones en costos de producción por evento. Se espera que el nuevo escenario presente más de 90 espectáculos anuales para cerca de 500.000 espectadores. Otro beneficio que aparece en el proyecto es que el nuevo coliseo generaría cerca de 400 empleos nuevos. Además, Se espera que los ingresos operacionales del escenario sean de $19.000 millones anuales.

Las voces críticas comenzaron a oírse cuando se conoció un punto sensible para la comunidad de Teusaquillo: la recuperación de zonas verdes y el uso de espacio público en la zona de El Campín. Al respecto, el proyecto señala que la renovación “impulsará la revitalización del centro ampliado, el mejoramiento del espacio público y la movilidad multimodal”.

Palabras que no convencieron a los asistentes. Marta Triana, edilesa de la localidad, dijo que “la propuesta ambiental no apareció por ningún lado. En la presentación se hizo énfasis en el espacio físico que quieren adicionar al estadio, pero no está el tema de la contaminación y mitigación. No se ven las 22 hectáreas en su conjunto. No las articulan con el parque Simón Bolívar. Tanto el POT de 2004 como el POT de Petro contemplan ordenamiento de la ciudad alrededor del agua, y eso no se ve en este caso”.

También hubo críticas por la utilización de la figura de alianza público-privada para renovar el coliseo. Este modelo le permite a Colombiana de Escenarios administrar el escenario durante 25 años, de tal manera que recuperará la inversión en infraestructura. Si esta propuesta ve la luz, sería la primera alianza público-privada que se ejecuta con éxito en la ciudad. Sin embargo, todavía hace falta que la firma analice las observaciones que se presentaron durante la audiencia pública. El reto más complejo: formular una propuesta que se articule con la estructura ecológica de Teusaquillo, en donde se encuentran el río Arzobispo, el canal de Las Delicias y el parque Simón Bolívar.

 

[email protected]