Más controles y reductores de velocidad para disminuir accidentes en ascenso a Patios

Debido a la muerte de Óscar Maldonado, un ciclista profesional de 50 años, el Distrito anunció un refuerzo a las medidas para la seguridad vial en la concurrida vía Bogotá - La Calera. También se busca construir una nueva conexión vial en la calle 100.

Referencia - Archivo El Espectador.

La muerte del ciclista Óscar Maldonado, quien fue arrollado por un vehículo en la vía que de Bogotá conduce a La Calera, revivió el debate sobre la seguridad vial de biciusuarios y conductores que cada domingo comparten esa avenida. Se calcula que unos 5.000 ciclistas hacen este recorrido cada ocho días compartiendo la vía con los vehículos, lo que ha obligado al Distrito a diseñar varios planes y buscar alternativas para que el tradicional paseo dominical se haga de manera segura para todos los que transitan por el corredor vial. (LEA: Accidente en vía a La Calera dejó un ciclista muerto y otros tres heridos)

Como los biciusuarios son los actores viales más vulnerables, el Distrito ha intentado varias estrategias para garantizarles su seguridad, dado que muchos suben a realizar entrenamientos de alto nivel. Una de esas medidas fue anunciada a mediados de septiembre de 2017, cuando ocurrió la muerte de Gerardo Romero, un biciusuario que fue arrollado por un vehículo en el puente Belisario. En ese momento, la Alcaldía anunció la instalación de reductores de velocidad y elevó una petición a los jueces para que endurecieran sus condenas contra los automovilistas que han asesinado ciclistas.

Con la tragedia de Óscar Maldonado, la historia parece repetirse. Este martes, el secretario de Movilidad, Juan Pablo Bocarejo, lamentó la muerte del ciclista de 50 años, quien alcanzó a competir a nivel profesional, y acto seguido anunció las acciones para evitar nuevos siniestros viales en la concurrida vía, especialmente los fines de semana. En el tramo perteneciente a Bogotá, el Distrito reforzará el número de controles e instalará reductores de velocidad, especialmente en las curvas del trazado.

“Hemos hecho una serie de operativos fuertes, especialmente en lo que tiene que ver con controles de seguridad con radares, se han impuesto más de 500 comparendos, se ha trabajado en temas de demarcación, en generar límites de velocidad de 30 km/h, en pedagogía, entre otros temas. Vamos a seguir explorando trayectos en donde eventualmente también tomemos la determinación de bajar la velocidad, todo para generarle mayor seguridad a los ciclistas”, manifestó el secretario de Movilidad sobre las acciones que ha adelantado la administración distrital.

Esta no es la única medida. A largo plazo, el objetivo es construir una nueva conexión vial entre la capital y su municipio vecino, un proyecto en el que ya trabajan el Instituto de Desarrollo Urbano (IDU) y la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI). Las entidades han evaluado hasta seis alternativas de conexión en las calles 100, 127, 153, 170 con túnel, 170 sin túnel y 200. La que parece tener más viabilidad es la de la calle 100, una conexión que sería de 6,7 kilómetros, tomaría tres años en construirse y tendría un costo de $946 mil millones.

Movilidad también hizo un llamado a los conductores de vehículos, para que sean prudentes y se comprometan a preservar la integridad de los ciclistas, y más cuando están compartiendo una vía difícil como la empinada Bogotá – La Calera. Asimismo, Bocarejo destacó las acciones que ha llevado a cabo en la vía a La Calera, con el objetivo de reducir la accidentalidad en la avenida.

Entre la Carrera Séptima con Calle 85 y el peaje de Patios se han demarcado 4.188 metros cuadrados y 24.460 metros lineales de vía, con una inversión que superó los $493 millones. Además, en la vía se han adelantado 18 campañas pedagógicas, se han impuesto 518 comparendos y se han inmovilizado 55 vehículos. 

 

      *      *      *
Si quiere conocer más sobre lo que pasa en Bogotá, lo invitamos a seguir nuestra página en Facebook