Más de 3.000 bicitaxistas se mueven en Bogotá entre la ilegalidad y la necesidad