Más de 650 kilos de pescado decomisados en Bogotá previo a Semana Santa

Inadecuado almacenamiento, alimentos vencidos y temperaturas inadecuadas de conservación son las causas más frecuentes de decomiso.

Archivo AFP

Previo a la Semana Santa y desde principios de mes, las autoridades sanitarias de Bogotá han emprendido una serie de operativos y labores de verificación en establecimientos comerciales de la ciudad dedicados a la venta de pescado, logrando decomisar más de 650 kilos de alimentos.

De acuerdo con la Secretaría de Salud, han sido más de 20 los operativos en 208 locales de diferentes zonas de la ciudad, donde han sido inspeccionados al menos 6.000 kilos de alimentados y derivados de la pesca que iban a ser comercializados en la Semana Mayor.

“Las recomendaciones para las personas que consumen pescado es estar muy pendientes de acuerdo al tipo de pescado que van a consumir. Si es fresco la piel debe ser tersa, los ojos no deben estar hundidos; también deben mirar que el pescado no tenga ningún olor a amoniaco”, explica Patricia Arce, subsecretaria de la entidad.

Según la Administración Distrital, las principales causas para el decomiso son productos alterados, es decir, con inadecuado almacenamiento, alimentos vencidos, temperaturas inadecuadas de conservación e incumplimiento del rotulado.

“Realmente lo que hacemos es que decomisamos los alimentos, se hace todo el manejo del pescado y se establece la investigación correspondiente de la Secretaría para las medidas que haya lugar, ya sea una multa o el sellamiento del establecimiento”, agrega Arce.

Los controles se realizan a lo largo del año; sin embargo, las acciones se intensifican en Semana Santa por el incremento en el consumo del pescado.

Recomendaciones a la hora de consumir pescado, mariscos y sus derivados

La Secretaría de Salud recomienda almacenar los pescados y mariscos a temperaturas de refrigeración (de 0 a 4° C), o congelación (-18°C) excepto el pescado seco o los enlatados que pueden estar en temperatura ambiente.

Antes de preparar o consumir alimentos es importante lavar bien las manos y los utensilios.

Pescado fresco:
• Las escamas deben ser brillantes y unidas entre sí.
• La piel debe ser húmeda, tersa, sin laceraciones ni arrugas.
• Los ojos deben ser transparentes, brillantes y salientes.
• El iris no debe estar manchado de rojo.
• Las branquias deberán ser húmedas y brillantes.
• El olor del pescado debe ser fresco, sin olores extraños como a amoniaco y oxido.

Pescado seco:
• Su color debe ser amarillo uniforme
• No debe tener manchas rojizas o verdosas
• Al tacto, el pescado debe tener consistencia dura
• El sabor debe ser salado
• No debe presentarse olor parecido al amoniaco.

Pescado congelado:
• Debe estar duro.
• No acepte pescado blando o semicongelado.
• El color de la carne del pescado debe ser rosado, a diferencia de la piel que, según la especie, puede ser oscuro.
• Si el pescado presenta algún olor extraño o similar al amoniaco o al oxido no lo compre.

Características del rotulado:
• Debe ser claro, visible y fácil de leer.
• El empaque no debe presentar enmendaduras, estar roto o en mal estado.
• Debe contener la información mínima: nombre del alimento, lista de ingredientes, identificación del lote, fecha de vencimiento, instrucciones de conservación y número de registro sanitario.
• Si el alimento es importado debe tener rotulado complementario donde se declare en idioma español la información del alimento.