Más de 800 kilos de dulces en mal estado han sido incautados en Bogotá

La Secretaría Distrital de Salud realiza operativos en las 20 localidades para evitar la comercialización y distribución de dulces adulterados. Sepa cómo identificarlos.

Secretaría de Salud de Bogotá

Previo a la celebración del Halloween este lunes 31 de octubre, la Secretaría de Salud de Bogotá −en desarrollo de operativos de inspección y vigilancia− ha incautado alrededor de 800 kilos de dulces en mal estado o con alteraciones en sus empaques y etiquetas.

Los operativos se han extendido a las 20 localidades de la ciudad en tiendas, cigarrerías, supermercados, hipermercados, panaderías y depósitos. Una vez decomisados, los dulces son destruidos de forma inmediata para evitar su comercialización y distribución.

Paralelo a la inspección y control, se desarrollan acciones de información, comunicación y educación con el apoyo del Observatorio de Salud Ambiental de la Secretaría, dirigidas a la comunidad en general y a los comerciantes, para promover las Buenas Prácticas de Manufactura (BPM) y prevenir el consumo de productos en mal estado”, explicó la Administración Distrital.

La Secretaría de Salud también capacita a la comunidad y a los comerciantes sobre el manejo higiénico de los alimentos, enfatizando en la preparación y manipulación de los productos de mayor consumo en esta temporada de halloween, como las golosinas, helados, gaseosas, entre otros.                                               

Recomendaciones para identificar dulces en mal estado

  • Revise los dulces antes de consumirlos, fíjese en las fechas de vencimiento y condiciones del empaque.
  • Deseche los dulces que no estén empacados ni rotulados.
  • Los dulces blandos, los que se pegan al papel o los que tienen un olor desagradable no son aptos para el consumo humano.
  • No almacene dulces que hayan sido humedecidos por cualquier causa.
  • Los dulces deben tener su olor, color, textura y sabor característico.
  • Por su bienestar, consuma exclusivamente los dulces que estén envueltos en su empaque original.
  • Los dulces no deben contener materiales extraños ni estar decolorados, derretidos o desmoronados.
  • No almacene dulces durante periodos prolongados ni en lugares donde estén expuestos a la luz y el calor.
  • No permita que sus hijos pidan dulces sin la compañía de un adulto responsable.
  • Si por consumo excesivo o en mal estado de dulces presenta dolor abdominal, náuseas, vómito y diarrea, no se automedique, acuda de inmediato a un servicio de salud.