¿Más horas de pico y placa en Bogotá?

Aunque el secretario de Movilidad descartó que la restricción volviera a ser todo el día, sí indicó que estudian ampliarla una hora antes de comenzar y una hora al final.

Como parte de las diferentes medidas que estudia el Distrito para desincentivar el uso del carro particular, analiza una que podría influir en la cantidad de carros que circulan en la ciudad: ampliar el horario de la restricción del pico y placa para carros particulares.  (LEA: ¿Cuánto costaría evitar el pico y placa en Bogotá? Estudio sugiere cobrar $4 millones)

Actualmente, la medida se aplica en las horas pico de la mañana y de la noche. Comienza a las 6:00 a.m. y termina a las 8:30 a.m. Reinicia a las 3:00 de la tarde y termina a las 7:30 de la noche. La restricción cobija a los vehículos pares o impares, dependiendo de la fecha.  (Lea: Hasta los blindados tendrán pico y placa)

Debido a que las horas de restricción no están tan lejos del inicio o fin de la jornada laboral, algunos propietarios se programan para ir en sus carros a trabajar. Para quitarles el chance a estos conductores y, de esta manera, disminuir el flujo de tránsito en la ciudad, el Distrito analiza la posibilidad de modificar la medida. (Lea: Permisos fraudulentos para evitar pico y placa, en la mira del Distrito)

En declaración a Caracol Radio, el secretario de Movilidad, Juan Pablo Bocarejo, puso el tema sobre la mesa al señalar: "Hemos estado evaluando la posibilidad de tenerlo un poco más temprano y una hora más tarde. El objetivo es tener un impacto menor en la congestión y desincentivar el uso del automóvil". Lo que sí dejó claro el funcionario es que, por ahora, se descarta la posibilidad de que la restricción sea todo el día.  

¿Cuánto cuesta no tener pico y placa en Bogotá?

En caso de que esta idea se concrete, tendría un efecto adicional: Una vez expidan el decreto con el que establecen la tarifa que deben pagar los ciudadanos que no quieran tener pico y placa, indiscutiblemente aumentaría el potencial de clientes para esta alternativa, con la que esperan recaudar recursos para solventar la crisis del SITP y mejorar la malla vial.

El estudio, con el que buscan definir la tarifa por libre circulación, sugirió que la tarifa fuera de $4 millones anuales. El análisis, luego de proyectar los efectos con tres tarifas diferentes ($2 millones, $4 millones y $6,2 millones), concluye que con este monto se cumplirían dos objetivos: no golpear mucho la velocidad de desplazamiento, así como lograr un recaudo considerable para cubrir en parte el déficit del Sistema Integrado de Transporte y mejorar la malla vial de la ciudad.

Según el Registro Distrital de Automotores (RDA), en Bogotá hay casi 1,7 millones de vehículos particulares, de los cuales el 64 % están en hogares de clase media, el 18 % en estratos bajos y el 18 % en estratos altos. Se estima que al día se realizan 1,8 millones de viajes en auto particular, de los cuales, el 10 % se inician entre las 6:30 a.m. y 7:30 a.m. Con el actual pico y placa (pares e impares), al menos 850.000 carros salen de circulación.

Sin embargo, casi 20.000 están exentos, como la caravana presidencial, las carrozas fúnebres, los carros de organismos de seguridad, los de emergencia, los diplomáticos, los de servicios públicos y los blindados (nivel 3 o superior), entre otros. Actualmente la velocidad promedio de desplazamiento en la ciudad es de 25 kilómetros por hora.

Los escenarios

Con estos datos se adelantó el estudio, mostrando que, a distintos niveles de tarifa, se logran efectos en el recaudo y en la congestión. Por ejemplo, si se cobran $2 millones anuales, la exención sería más accesible y el Distrito lograría el máximo de recaudo, pero con un alto costo sobre la velocidad promedio de la capital. El tiempo de desplazamiento aumentaría casi el 14 %, es decir, un recorrido de 60 minutos aumentaría 9 minutos.

En el otro extremo, con una tarifa de $6,2 millones, serían menos los que pagarían y solo beneficiaría a los ciudadanos con mayor poder adquisitivo. En este sentido, al ser menor la demanda (cree que pagarían 30.000 propietarios de vehículos), los efectos en la movilidad serían mínimos (aumentarían los desplazamientos 1,4 %, es decir, menos de un minuto en un viaje de una hora) y “el recaudo sería, en el mejor de los casos, menor a $200.000 millones”.

En cambio, con una tarifa de $4 millones, sería más equilibrada. El tiempo de desplazamiento aumentarían 5 % (tres minutos en un viaje de una hora). “El recaudo estaría entre los $167.000 millones (42.000 carros), en el caso más desfavorable, y los $398.000 millones (99.500 carros), en el mejor de los casos. La incertidumbre depende del registro que se use para estimar el número de carros que circulan en la ciudad”, señala el estudio.