Más policías en la mira por presuntos vínculos con traficantes en Bogotá

Agentes del CAI de San Victorino no solo habrían permitido, a cambio de coimas, que las bandas ejercieran el microtráfico. También habrían participado en el desvío de información.

Se prevé la captura de 28 uniformados por presuntos nexos con criminales. / Referencia - Archivo El Espectador

Los policías del CAI de San Victorino trabajaban con las mafias del sector. Eso es lo que sostiene el fiscal 295 anticorrupción que está investigando el alcance de la corrupción dentro de la Policía de Bogotá, bajo la lupa de la justicia desde febrero, cuando 14 agentes de ese mismo CAI fueron capturados por, al parecer, ser parte en la cadena del microtráfico, en especial, en colegios del sector.

La hipótesis de los investigadores es que los uniformados le cobraban a tres organizaciones criminales del sector de San Bernardo para permitirles que traficaran los estupefacientes. Pero no se detenían allí, según informó Noticias Uno, también investigaban a los nuevos agentes asignados al CAI, compraban información sobre ellos para determinar si eran de inteligencia y, paulatinamente, los incluían en sus ilícitos.

Al parecer, los policías también hacían circular dinero dentro de la Sijín para desviar la información que se obtenía sobre las redes delincuenciales de San Bernardo. Por todo este entramado que la Fiscalía está investigando, se esperan nuevas capturas en los próximos días, según sostuvo Noticias Uno.

Estas capturas se sumarían a las 14 que se efectuaron el pasado 7 de febrero, de uniformados de ese mismo CAI, señalados de ser parte de una organización de tráfico de drogas que fue desmantelada, según informaron en la Policía, luego de adelantar una investigación de un año y medio que contó con la participación de dos agentes encubiertos.

Esa red estaba compuesta por un teniente, cuatro suboficiales y nueve patrulleros quienes cuidaban la espalda de los delincuentes. Junto a los uniformados, entonces fueron capturados 17 civiles que se encargaban de distribuir la droga. Con ese panorama, mientras la Policía da golpes contra el microtráfico en la ciudad, como la reciente intervención del Bronx, también se pone en cuestionamiento el papel que han jugado miembros de la misma institución dentro de las organizaciones criminales.