Más sitios para beber hasta las 5:00 a.m. en Bogotá

Son 248 establecimientos los que tienen permiso para funcionar hasta las 5:00 de la mañana, ubicados en Antonio Nariño, Chapinero, Ciudad Bolívar, Kennedy, La Candelaria, Teusaquillo y Usaquén. A Suba la sacaron del plan.

?

La rumba hasta las 5:00 a.m. (viernes y sábado) se mantiene en Bogotá y se expande. Esta fue la decisión de la Secretaría de Gobierno al emitir una nueva resolución en la que ratificó algunas zonas pilotos de rumba extendida, creó unas nuevas y definió un listado de 248 bares y discotecas donde los ciudadanos podrán beber hasta el amanecer.

La “Fiesta sana y segura”, como la denominó el Distrito, con la cual busca una ciudad que funcione las 24 horas, empezó en julio del año pasado en ocho zonas de cuatro localidades: Chapinero (tres sectores), Kennedy (uno), Teusaquillo (uno) y Suba (tres). Hoy, debido a los análisis, prolongó el tiempo de monitoreo en algunos sectores e incluyó establecimientos de localidades como Antonio Nariño, La Candelaria, Ciudad Bolívar y Usaquén. También excluyó la localidad de Suba y algunos bares de Teusaquillo, por incumplir con los niveles de ruido.

Las modificaciones, según la resolución, se debieron a la cantidad de postulaciones y al cumplimiento de los pactos de convivencia y de los requisitos de funcionamiento de algunas zonas y establecimientos. Esto le permitió a la Secretaría Técnica de Pactos sugerir la inclusión de nuevas discotecas. Como la resolución del año pasado definía zonas y no establecimientos, en esta nueva decisión se indica cada uno de los bares que se beneficiaron con la decisión. Los que no hacen parte del listado tendrán que cerrar a las 3:00 a.m.

Buen balance

Camilo Ospina, presidente de Asobares, señala que esta decisión es producto de 10 meses con un balance satisfactorio, ya que con la medida la ciudad ganó en seguridad, movilidad y productividad. “Esto se refleja en que algunas zonas superaron la prueba piloto y se consolidan. Ahora se incluyen nuevos sectores, con lo que se amplía el mapa. Aunque hay localidades con mayor concentración de discotecas, lo cierto es que la dinámica se sentirá en toda la ciudad”.

Aunque la iniciativa ha tenido detractores, que señalan que la rumba hasta las 5:00 a.m. deteriora la seguridad, Ospina aclara que lo que viene ocurriendo en Bogotá nada tiene que ver con la rumba. “Hay factores como el sicariato que afectan a la ciudad pero son ajenos al funcionamiento de los establecimientos hasta las 5:00 a.m.”.

En cuanto a la selección de los bares beneficiados, Ospina explicó que el Distrito tiene un proceso riguroso. “Hemos acompañado a nuestros afiliados y sabemos que hay muchos con deseos de beneficiarse con esta medida, pero, para hacerlo, nuestra recomendación siempre es tener los documentos al día para postularse”. Ospina aclara que, si bien en la ciudad hay casi 10.000 establecimientos para expendio de bebidas alcohólicas, los que pueden funcionar hasta el amanecer son pocos pues no es una medida para todos los conceptos de rumba ni es un buen negocio para todos.

Que se haga una consulta

Si bien los promotores de la rumba extendida resaltan sus resultados, la medida sigue teniendo críticas. De acuerdo con el personero Ricardo Cañón, la medida genera dos tensiones: la de aquellos que la celebran, porque se benefician de alguna manera, y la de los ciudadanos preocupados por la seguridad, el ruido y el aumento del consumo de drogas y alcohol. Por eso, ante la medida reiteró que la decisión de ampliar la rumba hasta las 5:00 a.m. no puede ser una decisión de la administración de turno, sino que es un asunto de ciudad que amerita el pronunciamiento de toda la ciudadanía, y reiteró su llamado al alcalde para que haga una consulta y que sean los bogotanos los que tengan la última palabra. “En un tema tan delicado no se puede seguir en la línea de tomar decisiones a ver qué pasa”.

Por su parte, el concejal Juan Carlos Flórez dijo que, si bien cree que disfrutar de las ciudades es fundamental, en el caso de la rumba hasta el amanecer es una estrategia que conlleva responsabilidades que no se están cumpliendo. “Entregar las llaves o respetar los otros ciudadanos que se ven afectados por el ruido, que es uno de los elementos que más generan problemas de convivencia en Bogotá, son cosas en las que se está fallando. Si esta administración promueve la rumba 24 horas, debería promover de igual forma la cultura ciudadana y la insonoración de los sitios de rumba, y en eso no ha funcionado el programa”.

Por ahora, el seguimiento al comportamiento en las nuevas zonas y establecimientos autorizados seguirá a cargo del Centro de Estudio y Análisis en Convivencia y Seguridad Ciudadana (Ceacsc) y de la Secretaría Técnica de Pactos, entidades que se encargarán de generar los informes y recomendaciones sobre el impacto de esta medida para saber si en los próximos meses la rumba hasta el amanecer se sigue expandiendo por diferentes localidades o, por el contrario, se regulan sólo las zonas donde ya está.