Irá del Portal de las Américas hasta la calle 72

Metro elevado: la promesa es que rodará en 2025

Aunque los nueve alcaldes de elección popular que han pasado por el Palacio Liévano quisieron poner en marcha las obras, será la administración de Peñalosa la que quede en los libros como la responsable del megaproyecto, que se empezaría a construir en abril del próximo año y se entregaría en 2025.

El metro de Bogotá tendrá 16 estaciones a lo largo de 23,96 kilómetros. / Óscar Pérez - El Espectador

La esperada audiencia para adjudicar la licitación más importante en la historia de Bogotá terminó siendo una emotiva reunión en la que se anunció algo que todos sabían desde la noche anterior: el consorcio chino APCA Transmimetro, integrado por las firmas Harbour Engineering Company y Xi’an Metro Company, fue el ganador del contrato para diseñar en detalle, construir, operar y mantener por 20 años la primera línea del metro.

Si todo sale como está previsto, la obra comenzaría en abril del próximo año y ahora la promesa es que empezará a operar en 2025. Con el anuncio (más allá de las prórrogas, los reparos y las demandas en curso), para la historia quedará que el alcalde Enrique Peñalosa y el presidente Iván Duque fueron los que finalmente lograron ponerles fin a 77 años de promesas alrededor del metro.

En medio de un ambiente festivo, y sonriente como pocas veces se le ve, el alcalde hizo un breve recuento de los pasos que dieron hasta llegar a la adjudicación de la licitación y destacó al consorcio ganador como uno de los conglomerados de empresas de ingeniería y transporte más importantes del mundo.

“Los chinos son unos expertos en hacer metros y su participación es una muestra de confianza de la comunidad internacional en Colombia y en el proyecto. Ellos han hechos miles de kilómetros de vías férreas, pero lo más importante es que un 70 % del gasto del metro será gasto local, lo que significa que van a generar miles de empleos”.

El gerente de la EMB, también visiblemente emocionado, se adelantó a las preguntas que generó la forma como se conoció el nombre del consorcio ganador (casi a la medianoche del miércoles y a través del portal de contratación pública Secop). Afirmó que se trató de una optimización de tiempo dado que, si bien el 21 de octubre era la fecha límite, haber adjudicado antes no significaba ninguna anomalía. “Lo que pasó fue que se redujo el período de respuesta de la no objeción de los bancos, pues no se tomaron ni siquiera los siete días establecidos para este paso. Después de recibido el informe de los bancos, publicamos en el Secop toda la documentación del ganador”.

A pesar de esto, todavía hay dudas sobre la gestión de la EMB, por ejemplo, en cuanto a la contratación de Konfirma S.A.S., empresa que se encargó de seleccionar el ganador, y otros peros que consignó la Contraloría en un informe.

Tras la selección del ganador del megacontrato por $13,8 billones, ahora lo que viene será la firma del contrato y el acta de inicio, que se deberá suscribir en los próximos 45 días, para cumplir con el cronograma y lograr que las obras civiles empiecen en abril próximo.

Peros al consorcio

Más allá de las dudas sobre el proceso de selección, hay quienes centran su desconfianza en el consorcio ganador, debido a los señalamientos que han surgido sobre posible corrupción en otras obras que han desarrollado en el mundo. El Consorcio APCA Transmimetro, que está integrado por dos compañías orientales: China Harbour Engineering Company Limited (con el 85 % de la participación) y Xi’An Metro Company Limited, hoy Xi’An Rail Transportation Group Company Limited (15 %). Estas, a su vez, subcontratarán los servicios de CRRC Changchun Do Brasil Railway Equipamentos (que se traerá los trenes) y Bombardier European Investments, que se encargará del sistema metroferroviario.

Aunque la empresa china Harbour Engineering es estatal, fue incluida en la lista Fortune Global 500 (en la que están las principales empresas del mundo), y tiene reconocida experiencia en la construcción de carreteras, puentes, ferrocarriles y aeropuertos, entre otros, pero su labor ha sido cuestionada por diferentes casos de posible corrupción, que la llevaron incluso a estar inhabilitada por el Banco Mundial.

La sanción fue por ocho años y estuvo vigente hasta el 12 de enero de 2017. En ella vetaban a la empresa china para participar en la construcción de carreteras y puentes de financiados por el Banco Mundial. La razón: el organismo confirmó que una de sus filiales (China Road and Bridge) estuvo involucrada en acciones fraudulentas en la adjudicación de un proyecto en Filipinas.

Otro escándalo en el que estuvo involucrado fue cuando los sacaron de Zimbabue, donde ganaron un contrato por US$2.000 millones para la rehabilitación de la vía Beitbridge-Chirundu, que atraviesa el país de norte a sur. En este caso la empresa china no alcanzó a recaudar el capital necesario, pues tras la sanción del Banco Mundial, la china Eximbank no le quiso hacer un préstamo.

En enero del año pasado, varios medios de comunicación contaron que en Bangladesh también los habían incluido en una lista negra, al parecer, luego de intentar sobornar a un funcionario del Ministerio de Transporte. Años atrás, en este mismo país, fueron acusados de pagar dádivas al hijo del entonces primer ministro de ese país, para que los beneficiara en la contratación para construir una terminal de contenedores.

Sumado a esto se encuentran una serie de investigaciones en otros países como Ucrania, Jamaica, Malasia y México, por posibles actos de corrupción, colusión e incumplimientos que ponen en tela de juicio la labor de la multinacional china, que además de ser estatal, cuenta con una importante presencia en todo el mundo. A pesar de este historial de reparos, vale señalar que a la licitación del metro llegó sin ningún impedimento activo y ahora serán los encargados de la principal obra de infraestructura de la capital.

886523

2019-10-17T22:00:52-05:00

article

2019-10-17T22:15:02-05:00

[email protected]

none

Mónica Rivera Rueda - Felipe García Altamar / [email protected] - [email protected]

Bogotá

Metro elevado: la promesa es que rodará en 2025

50

5775

5825