"Yo imito, no ridiculizo a los personajes": Hugo Patiño

hace 3 horas

Ministerio de Educación no cede en caso San Bartolomé

El gobierno dice que espera el pronunciamiento del Consejo de Estado ante la polémica jurídica que mantiene con los jesuitas.

“Es importante destacar que el Gobierno Nacional continuará garantizando el subsidio a los estudiantes del Colegio Mayor de San Bartolomé, por ello, como lo ha manifestado de manera expresa el Ministerio de Educación Nacional a las directivas del colegio, la respectiva partida presupuestal para la vigencia 2013 ya se encuentra prevista. Aceptar o rechazar estos recursos públicos es una decisión que depende exclusivamente de ellos”.

Con estas palabras el Ministerio de Educación dejó clara su posición en la polémica que desde enero de 2011 sostiene con los jesuitas quienes están a cargo de la administración del colegio más antiguo de Colombia, el San Bartolomé (Bogotá).

La razón del desacuerdo entre el gobierno y los jesuitas se debe a que este colegio venía financiándose con un modelo mixto en el que se utilizaban recursos públicos, aportes de los padres y de la propia comunidad religiosa para cubrir los gastos educativos. Sin embargo, tras la expedición este año de un decreto que prohíbe, en el caso de colegios públicos, todo tipo de cobros a las familias de los estudiantes, las finanzas del establecimiento se vieron afectadas.

Los jesuitas han solicitado al Ministerio de Educación que haga una excepción en la norma y permita los aportes de los padres. El gobierno se mantiene firme en su decisión: “no es viable permitir a ningún colegio oficial ni a ninguno privado que atienda niños y jóvenes subsidiados por el estado, realizar cobro alguno a los padres de familia como es la pretención de las directivas del Colegio San Bartolomé”.

El caso está en el Consejo de Estado pero no todos están seguros de tener el tiempo para sentarse a esperar una respuesta de la justicia pues el año escolar sigue su marcha y las decisiones sobre su futuro deben tomarse a tiempo.

Este caso abre un debate muy interesante para el país: ¿permitir o no los aportes de las familias en la educación pública a cambio de lograr una mayor calidad? El caso del colegio San Bartolomé es especialmente sensible porque esta institución de carácter privado, recibe recursos públicos, y ha demostrado la calidad de la educación que imparte a través de los buenos resultados de sus estudiantes en las Pruebas de Estado Saber.