Misterioso panfleto apareció en sede de Cafesalud, víctima de explosiones en Bogotá

“Ni Santos ni Uribe son opción para el pueblo”, dice. Autoridades investigan la procedencia del panfleto.

Blu Radio

“Ni Santos ni Uribe son opción para el pueblo. La paz de los ricos no es la paz del pueblo”. Esta frase acompañada de una bandera de color amarilla con azul y una estrella en el centro fue hallada en una de las sedes de Cafesalud, en el norte de Bogotá, víctima este martes de explosivos de bajo poder que también estallaron en otros dos puntos de la ciudad.

Varios panfletos como este, firmados por un grupo que se hace llamar Movimiento Revolucionario del Pueblo (MRP) fueron encontrados en la sede de Cafesalud en la calle 73 con carrera 11.  (Lea: Explosiones vuelven a encender alarmas)

Lo que dice en las hojas descartaría que se trate de una represalia contra la Entidad Prestadora de Salud sino más bien, sobre el proceso de paz que afronta Colombia y el cual está apunto de firmar el Gobierno con las Farc para poner punto final al conflicto armado con esa guerrilla por más de 60 años. 

Sin embargo, las autoridades investigan las distintas hipótesis a las que se suman el hallazgo de este panfleto.

Un primer hecho se registró en el tercer piso de una sede de Salud Total ubicada en la Calle 100 con carrera 49C, donde fue detonado un artefacto de bajo poder que, por fortuna, no dejó personas heridas.

Otras dos explosiones, presuntamente contra sedes de Cafesalud, fueron reportadas en los sectores de Puente Aranda y Restrepo, una de ellas en la calle 18 sur con carrera 24, donde fueron detonados explosivos que dejaron daños estructurales mínimos en los baños de las entidades.

Hace cerca de cuatro meses, en abril, dos petardos estallaron al norte y occidente de la ciudad, en inmediaciones a sedes de EPS. Uno de los artefactos se activó en la calle 109 con carrera 21, en el sector de Pasadena, donde funciona una sede de la EPS Cafesalud. La otra explosión se registró en la calle avenida Ciudad de Cali con calle 52A, en la localidad de Engativá, al costado de la Superintendencia de Salud. Aunque por fortuna las detonaciones no dejaron heridos, sí daños materiales y bastante especulación. 

Previo a ello, el último ataque contra una entidad de salud se presentó el 8 de diciembre de 2015, cuando explotó un petardo contra la antigua sede de Saludcoop. En esa oportunidad resultó herido un vigilante y en el sitio encontraron panfletos alusivos a la prestación del servicio, que decían “Con la salud no se juega”.

Temas relacionados