La mitad de la ciudad es informal

Con foros como los que realizará esta semana el Distrito y El Espectador, se busca que los vendedores informales se vinculen a los programas de formalización.

La informalidad se refleja en las calles bogotanas. / Archivo - El Espectador

El Día Mundial del Trabajo Decente, que se celebra hoy, se ha convertido en un escenario de rendición de cuentas para el Distrito. Desde 2008 Bogotá empezó a utilizar este término para hablar de formalidad laboral y hoy la Secretaría de Desarrollo Económico presentará un diagnóstico sobre la realidad laboral en la ciudad. Dentro de las cifras que presentará la entidad aparece que en la ciudad el nivel de informalidad está en un 50%. En 2008 la informalidad representaba un 45,7% y en 2012 un 46,3%.

Durante 2012 la tasa de desempleo promedio fue de 9,5%, la misma cifra que se presentó en 2011. En cuanto a la tasa de ocupación, el estudio del Distrito dice que aumentó de 64,2% a 65,2%. Los trabajadores asalariados fueron los que más aumentaron dentro del grupo de ocupados, al pasar de 53,49% en 2011 a 55,12% en 2012. El incremento de los trabajadores asalariados obedece, según la SDE, “al aumento de los empleados particulares en 135.696 personas. Dentro de los no asalariados la cantidad de trabajadores familiares sin remuneración aumentó en 16.398 personas. Por primera vez desde 2007 el número de personas que trabajan por cuenta propia se redujo: entre 2011 y 2012 la cifra disminuyó en 44.378 personas”. La población que recibe pensión en Bogotá pasó de 36,6% en 2008 a 32,8% en 2012.

La población asalariada aumentó principalmente en hoteles, restaurantes y áreas de comercio y en servicios comunales, sociales y personales. Sin embargo, en lo que se refiere a la industria manufacturera hubo una disminución de trabajadores durante 2012: 16.937 despidos. En cuanto a explotación minera se registraron 1.913 despidos. Otra cifra que preocupa es que la brecha salarial entre hombres y mujeres ha aumentado, pasando de 15% en 2009 a 19% en 2012.

Finalmente, la política de niñez y juventud enfrenta varios retos. La tasa de trabajo infantil cayó entre 2011 y 2012 del 11% al 7,5%. Sin embargo, no ha sido erradicado. Adicionalmente, el que haya jóvenes que no estén trabajando ni estudiando (19,9% en 2012) representa un gran reto de política.

En los últimos meses la administración distrital ha sido atacada desde diferentes flancos por las dudas que ha generado la implementación de una política de “trabajo decente” en la ciudad, incluida en su Plan de Desarrollo. Por un lado, el concejal Miguel Uribe ha cuestionado el hecho de que existan cerca de 4.000 vendedores informales (600 son madres cabeza de familia) trabajando en vehículos de transporte público. Por otro, la concejal María Victoria Vargas ha señalado que por cada funcionario existen cuatro vinculados por prestación de servicios. Esto significaría, según la cabildante, que cerca del 80% de funcionarios públicos en la ciudad están contratados bajo esa modalidad.

El Distrito tiene su propia explicación sobre la contratación indirecta en la administración Petro. Una funcionarios de la Secretaría de Desarrollo Económico (SDE) le dijo a este diario que “últimamente la discusión se ha generado en torno a si el Distrito genera o no este tipo de trabajo. Y es más complicado de lo que parece. Cuando Antanas Mockus fue alcalde de Bogotá, redujo la burocracia, pero se le fue la mano. Por ejemplo, en la alcaldía local de Suba si acaso 20 o 30 personas son de planta; usted no puede administrar una localidad de ese tipo con tan pocos funcionarios oficiales. Luego Samuel Moreno cuadriplicó el número de contratos por prestación de servicios en la ciudad. Nosotros estamos avanzando en el proceso de formalización. Ya lo hemos logrado en Hacienda, Planeación y en la Secretaría de la Mujer”.

Con foros como los que realizará esta semana el Distrito en asocio con El Espectador, se busca que los vendedores informales se vinculen a los programas de formalización, ya sea a los del Instituto Para la Economía Social (IPES) o los de la Secretaría de Desarrollo Económico.

Domingo Tovar, vicepresidente de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), le dijo a este diario que “se piensa que lo informal son los vendedores de las esquinas. Eso es una parte que se encuentra dentro del rebusque, pero la informalidad en Colombia es lo que está creciendo en todos los campos. El Gobierno dice que está bajando el desempleo, pero ¿qué tipo de empleo se está creando? Si es con la flexibilización laboral, nosotros no estamos de acuerdo”.

[email protected]

@santiagov72