Mockus: "El metro de Bogotá no va a resolver un carajo"

El exalcalde de Bogotá habla de las diferencias que tiene con Enrique Peñalosa. Dice que el tema de la Reserva Forestal Thomas van der Hammen no ha sido bien manejado. Hace observaciones a la cultura ciudadana que lidera la actual administración de la ciudad.

Antanas Mockus responde la última pregunta de esta entrevista con un abrazo.

-¿Cómo va con el parkinson?

Se levanta de la mesa, toma de la mano a una de las personas con las que trabaja en Corpovisionaios y le da un fuerte abrazo. Mientras lo hace, cierra los ojos azules que le combinan con la camisa y la corbata que lleva puesta. Suspira.

“Ahora doy y recibo más abrazos. El parkinson es mi aliado y los procesos naturales son imparables, tienen su propia fuerza”.

Recuerdos. En 2010 el tema de su enfermedad salió a flote en plena campaña presidencial, perdió algunos votos por no persignarse frente a una cámara de televisión y dijo que era inevitable no subir los impuestos. Juan Manuel Santos, su entonces contrincante electoral, dijo: “Lo puedo firmar sobre piedra o mármol que no voy a incrementar las tarifas durante mi gobierno". Hoy ya todos conocen la historia.

De alguna forma Mockus entiende a Santos. “Hay cosas que los políticos no pueden decir porque les cuesta demasiado políticamente”, pero como por ahora Antanas Mockus no está en campaña, se siente liviano de equipaje y con más libertad para decir lo que piensa.

El 15 de octubre de 2015 se selló una alianza que fue clave para el futuro político de Bogotá. Diez días antes de las elecciones para la alcaldía, el profesor Mockus anunció su respaldo al entonces candidato Enrique Peñalosa. Desde entonces ha guardado silencio en torno a la gestión del actual alcalde de la capital del país. Pero el silencio también tiene fecha de vencimiento.

“El metro no va a resolver un carajo. Va a ser un símbolo y como símbolo va a resolver la necesidad de símbolos. Pero la cantidad de gente se va a subir en el metro es poquitica comparada con la cantidad de gente que hay que transportar”.

Aunque, ahora más que antes, Antanas piensa muy bien cada respuesta, es claro al afirmar que el asunto del metro para Bogotá es una ilusión. “Es como vender esperanza. Pero tampoco uno puede atravesarse en la mitad del camino y decirle a la gente que no la tenga”.

La polarización en la ciudad es evidente. Pese a que la idea de Peñalosa fue la ganadora y se espera que antes de finalizar el año se abra la licitación para la construcción del metro elevado, aún el alcalde y el exalcalde, Gustavo Petro, siguen polemizando sobre si este medio de transporte debe ser elevado o subterraneo. 

Para Mockus, esa discusión es innecesaria. "Un alcalde no es experto en transporte. Un alcalde tiene que sopesar los efectos del metro en el urbanismo de la ciudad. Un alcalde tiene que ser cuidadoso con los argumentos técnicos, que los alcaldes den tantos bandazos no habla bien de los ingenieros de transporte".

Mockyus y sus diferencias con Enrique Peñalosa

Hay dos temas, principalmente, con los que Mockus toma distancia de la forma como los ha venido manejando Peñalosa; uno tiene que ver con la Reserva Forestal Thomas van der Hammen y el otro con una estrategia de cultura ciudadana, materia en la que Antanas es un referente mundial.

Después de un silencio eterno, después de un sorbo de café negro, después de asumir una posición reflexiva  y después de mirar hacia todos los rincones de la sala en la que se desarrolló la entrevista, Antanas dice:

"El consenso de expertos parece ser muy fuerte a favor de la protección (de la reserva). La expresión que en algún momento utilizó Peñalosa de que 'eso es un peladero', no ayuda. Aunque fuera un peladero, toca recuperarlo porque cumple una función crítica para los ecosistemas de la región".

A Peñalosa, más que a cualquier otro gobernante de Bogotá, se le ha criticado (y también aplaudido) su afán de urbanizar la ciudad. Mockus se toma otro sorbo de café y lanza una pullita del mismo color de la bebida: "Hay cierto desarrollismo en América Latina que dice: lo ambiental cuando sobre plata. Hay líderes que lo ven como un lujo".

Recuerda una conversación que sostuvo con Peñalosa "hace mucho tiempo". 

"Concordábamos en que una vez que se urbanice, no hay ninguna posibilidad de desurbanizar, son decisiones que no tienen reversa. No puede uno equivocarse".

¿Se está equivocando Peñalosa con el futuro que quiere para la van der Hammen?

"Yo no hubiera manejado así las cosas.Trataría de probar escenarios. Mirar qué pasa si se hace esto, si se hace lo otro. Pero también me parece que el ambientalismo a ultranza puede ser una fuente de ineficiencia. Defender la eficiencia como criterio último no es muy de mi carácter. Suelo reconocer que hay sacrificios que puede valer la pena hacer".

Ahora frunce el ceño. Llega el momento de hablar de un tema del que Mockus se mueve como pez en el agua: cultura ciudadana. Fue con la idea de fortalecerla que decidió respaldar a Peñalosa. Sin embargo, tiene reparos. 

En abril de este año la Secretaría de Movilidad de Bogotá inició una capaña para amonestar a los conductores que parquean en andenes y vías principales. 

Un grupo de hombres y mujeres disfrazados de conos se acercan al vehículo que está mal parqueado, con megáfono en mano empiezan a exigir la presencia del dueño del carro. Posteriormente en coro, gritan: "¡Que lo mueva, que lo mueva, que lo mueva!".

La iniciativa, aunque divertida y creativa, ha generado problemas como el que quedó registrado en este video. 

Para Mockus, la estrategia del 'Poder del Cono', es equivocada. "No hubo un contexto suficiente. No se le advirtió a la gente: '¡Pilas estamos educándonos mutuamente, no lo tome a mal, hagamos un chiste'. Cuando usted grita ‘¡fuera, fuera! o ¡quítelo, quítelo!’, usted toca las emociones y puede generar un proceso bastante agresivo. Entonces es como regúlemonos mutuamente pero sin sacarnos la piedra, con cautela".

Sin embargo, reconoce Mockus, hubo una cosa positiva, "capacitar a estos conos  humanos", pero; "son recreacionistas, un mimo de un modo está más preparado para esa regulación persona a persona, que un recreacionista.  El recreacionista usualmente trabaja con gente que está en la misma fiesta, pero en la calle hay varias fiestas al mismo tiempo".

- ¿Está de acuerdo con la revocatoria de Peñalosa?

"No. Ya nos casamos con Peñalosa por cuatro años, entonces ayudemos a pulir el norte, el hacia dónde y el cómo. Ayudemos a que la cosa salga bien.

Es dramático que la gente sienta un placer sádico cuando al otro le va mal. Entonces se alegra uno de que al otro le va mal y la que se friega es la ciudad.  Para mí no hay alegría en las dificultades del otro. Tiene que haber solidaridad y apoyo".

702432

2017-07-11T06:30:00-05:00

article

2017-07-11T14:08:54-05:00

jcasanas_956

none

Joseph Casañas. Twitter: @Jcmentefacto

Bogotá

Mockus: "El metro de Bogotá no va a resolver un carajo"

56

7728

7784