Moreno, a la espera de los Nule