Movilidad, la apuesta para 2015

De los $14 billones aprobados para inversión, casi la tercera parte será para vías, sistema de transporte y el metro. Algunos programas terminaron con más presupuesto del esperado.

Tras varias semanas de discusiones, en la noche del martes el Concejo de Bogotá aprobó el presupuesto de la ciudad para el próximo año. Con una votación de 33 a favor y 12 en contra, los cabildantes le dieron el visto bueno al plan que presentó el Distrito, incluso, con la idea de destinar $2,4 billones del cupo de endeudamiento para la construcción del metro. La única novedad fue una adición por $127.000 millones para reforzar algunos proyectos específicos.

En total, el presupuesto aprobado fue por $17,3 billones, considerado el más alto de la historia, de los cuales casi $14 billones se destinarán a inversión. Y aunque el Distrito resalta que gran parte de los recursos serán para educación ($3,5 billones) y salud ($2,2 billones), al analizar las cifras en detalle se encuentra que la movilidad será la principal apuesta de la administración en 2015.

Sumando los recursos directos para movilidad y lo que se destinará al Sistema Integrado de Transporte Público, la cifra alcanza los $4,6 billones. La razón es simple: el alcalde Gustavo Petro sigue firme con la idea de dejar en marcha el metro, mantener los subsidios para estratos bajos y acelerar la implementación del SITP, prestando dinero para la chatarrización de buses tradicionales.

De este monto, $2,4 billones corresponden al cupo de endeudamiento, recursos que fueron motivo de un amplio debate en las sesiones del Concejo. Las discusiones se centraron específicamente en si se debía respetar la destinación específica para lo que fue aprobado o si se autorizaba su uso para la construcción del metro. Al final, el cabildo autorizó a la administración a usar estos recursos para negociar con la Nación un cupo global, cuyas obras se definirán a través de un documento Conpes con preferencia para la construcción del metro, así como proyectos como los cables aéreos, la troncal de Transmilenio por la Boyacá, el tren de cercanías y vías peatonales.

Sobre la aprobación del presupuesto, las opiniones en el Concejo son diversas. Por ejemplo, la concejala María Victoria Vargas, quien votó negativamente, cuestionó el hecho de que el Distrito presentara un presupuesto superior sin tener en cuenta la baja ejecución de este año. “Faltan más de $2 billones por ejecutar y se acabó el año. El secretario de Hacienda no le dijo la verdad al Concejo, porque dio una cifra sobre el presupuesto y después aparecieron $127 mil millones más en modificaciones. No le puedo dar un voto de confianza a una administración donde la improvisación es la regla”.

Por su parte, Yesid García, quien votó positivamente, señaló que “el presupuesto es coherente con el Plan de Desarrollo de la Bogotá Humana, porque los mayores rubros son para inversión social. Segundo, todo lo que el Concejo aprobó en relación con el cupo de endeudamiento se va a garantizar, pero se va hacer una negociación con el Gobierno Nacional para que ponga hasta el 70% de esas obras. Además, el 83% del presupuesto está destinado a inversión. Si se compara con el nacional, la diferencia es diciente: en inversión solamente se destinó el 21,4%”.

Juan Carlos Flórez, quien votó negativamente, indicó que “con el presupuesto de 2015 el alcalde Petro pone a los bogotanos a pagar millonarias sumas de dinero para los transportadores tradicionales, asumiendo compromisos que les correspondían a los privados. El tema es ilegal y no hay garantía de que se devuelva ese dinero”.

Independientemente de las críticas, el Distrito celebró la aprobación del presupuesto. “Con esta decisión ganó la ciudad, porque se logró que se aprobara por acuerdo del Concejo y no por decreto”, dijo Ricardo Bonilla González, secretario de Hacienda, quien explicó que esta decisión garantiza “la financiación de proyectos prioritarios para la ciudad, como primera infancia y jornada única escolar de 40 horas, que beneficia a 200 mil niños”.

Además, le garantiza al Distrito cumplir con obligaciones como el pago a los afectados del relleno Doña Juana, así como concretar la compra del hospital San Juan de Dios, el respaldo al programa de emprendimiento para jóvenes víctimas de la violencia, la continuidad de los subsidios para adultos mayores, personas en condición de discapacidad y la atención a los habitantes de calle. Asimismo, permitirá extender la cobertura del programa Territorios Saludables y garantizar el saneamiento de la red pública hospitalaria; la construcción de la Nueva Cinemateca, el Teatro del Sur y los parques para zonas como Altos de la Estancia, Porvenir y Patio Bonito, y destinar importantes recursos para la atención a la primera infancia, el adulto mayor y poblaciones vulnerables”, concluyó el secretario.