Distrito dio luz verde a contrato de semáforos con falso aval de la Procuraduría

Pese a las múltiples denuncias, hace dos semanas la Secretaría de Movilidad firmó el acta de inicio, argumentando que tenía el visto bueno del ente de control. Sin embargo, la propia entidad le comunicó que no había emitido el documento.

Fueron muchas las alertas sobre las irregularidades, los llamados de atención y las solicitudes al Distrito para que revisara la licitación de la modernización de semáforos en Bogotá. A pesar de esto, siguió adelante y hoy está en un callejón sin salida. El pasado 31 de agosto firmó el acta de inicio de la obra, argumentando que ya tenía el visto bueno de la Procuraduría. Hoy, dos semanas después, se descubre que la carta en la que se basó la administración para tomar la decisión era falsa.

(LEA: Pese a denuncias, arranca la modernización de semáforos)

La situación sorprendería si no fuera porque casi desde que se abrió la licitación se denunciaron inconsistencias. Primero fue la Procuraduría, que alertó de posibles irregularidades en los pliegos de condiciones; luego los oferentes, quienes resaltaron los líos financieros del consorcio Movilidad Futura 2050 (que ganó el contrato), y finalmente, la denuncia que presentó en marzo un supuesto veedor, quien reveló la falsedad de documentos en la que habría incurrido la firma Sutec (socio mayoritario del consorcio ganador), para quedarse con el contrato.

(LEA: Semáforos: los hechos que ponen en riesgo $173.000 millones de los bogotanos)

Acta de inicio

Teniendo en cuenta que las denuncias estaban en manos de los entes de control, este cúmulo de situaciones llevó a la Secretaría de Movilidad a aplazar la firma del acta de inicio de la obra, en especial luego de un auto del 24 de abril en el que la Procuraduría le pedía oficialmente, como medida preventiva, abstenerse de dar inicio al contrato. No obstante, la paciencia se agotó a finales de junio, cuando el alcalde Enrique Peñalosa dijo que en septiembre pondría en marcha el contrato, pues era imposible seguir aplazando la obra. Recalcó, además, que la Alcaldía no era autoridad competente para definir si las denuncias eran ciertas o no y que ese debate se podría tardar años en los despachos judiciales.

(LEA: Investigan al secretario de Movilidad por licitación de semáforos para Bogotá)

Aunque ya parecía una decisión tomada, el Distrito seguía sin tener un pronunciamiento oficial que la respaldara. Hasta el pasado 28 de agosto, que llegó un oficio con membrete de la Procuraduría y radicado SDM286494, dirigido a Carolina Pombo Rivera, directora jurídica de la Secretaría de Movilidad. El documento lo enviaba Óscar José Roncero Villa, quien firmaba como el secretario general del grupo de Consultas y Análisis.

(LEA: Las alertas sobre el ganador del contrato para modernizar los semáforos de Bogotá)

En las primeras líneas decía: “Siguiendo instrucciones del Grupo Élite Anticorrupción, emanadas de acta de comité de control disciplinario del 21 de agosto, se remiten las observaciones sobre la firma del acta de inicio y la ejecución del contrato de la referencia. Es necesario indicar a su digno despacho que lo más viable es dar inicio al proceso contractual, toda vez que no se han detectado vicios de ilegalidad en el desarrollo de la actividad y la demora en la ejecución podría acarrear otro tipo de acciones disciplinarias”.

(LEA: Secretario de Movilidad de Bogotá, a juicio disciplinario por contrato de semáforos)

Basado en este documento, el Distrito dio autorización para elaborar el acta de inicio, en la que incluyeron la cita del oficio del ente de control. El 31 de agosto, tanto el interventor como los contratistas firmaron el documento que les daba luz verde para empezar la ejecución del contrato, por $173.000 millones. El 3 de septiembre, la Secretaría de Movilidad anunció a través de un comunicado de prensa: “Arranca el contrato de semaforización inteligente en Bogotá”.

“Acatando la recomendación de la Procuraduría, se había suspendido el inicio del contrato. La Secretaría realizó diversas gestiones ante las autoridades competentes relacionadas con la denuncia sobre la presunta falsedad de documentos y abrió un sancionatorio al Consorcio, en el que recogió información sobre estos aspectos. Estas actuaciones fueron presentadas a la Procuraduría, que nos ha manifestado la viabilidad para reiniciar este proyecto”, dijo en su momento el secretario distrital de Movilidad, Juan Pablo Bocarejo.

Oficio falso

Luego, Bocarejo envió un oficio a la Procuraduría informando que se había tomado la decisión de dar inicio al contrato de modernización de semáforos, atendiendo la recomendación del ente de control. No obstante, la sorpresa fue mayúscula en el Distrito con la respuesta que recibieron días después. A través de un documento, este sí oficial, la entidad le decía al secretario: “Es mi deber informarle que el documento citado en su comunicación no fue emitido por esta entidad y su contenido no corresponde a la verdad”.

(LEA: Contrato de semáforos: ¿lo ganaron con documentos alterados?)

Y agregaba: “En primer lugar, el Grupo Élite Anticorrupción no se ha pronunciado sobre ese contrato; en segundo lugar, en la entidad no existe un grupo élite de consultas y análisis, y finalmente, porque quien suscribe el documento no es funcionario de la Procuraduría. Lo expuesto confiere elementos de juicio para afirmar que el documento es falso, por lo que esta delegada, en cumplimiento de su deber legal, pondrá este hecho en conocimiento de la Fiscalía”.

Hoy, pasados 14 días de la firma del documento, en el Distrito no saben qué hacer. Por un lado, el acta de inicio es un acto oficial que da luz verde a la ejecución del contrato y suspenderlo implicaría someterse a una demanda del consorcio Movilidad Futura 2050. Por el otro lado, los perdedores de la licitación tienen un elemento más para seguir adelante con sus pleitos judiciales en contra del Distrito, por haber seguido adelante con un proceso lleno de problemas.

Por ahora, las investigaciones alrededor de la forma como se adjudicó este contrato a la firma Sutec siguen adelante. La Procuraduría se prepara para adelantar el juicio disciplinario contra el secretario de Movilidad, Juan Pablo Bocarejo, y otros funcionarios, a quienes les formuló pliego de cargos al encontrar evidencia de que omitieron varias alertas durante la licitación.

El Espectador intentó hablar sobre el tema con el secretario de Movilidad, quien lo único que alcanzó a responder fue: “El contrato está en marcha”. Según fuentes de la Secretaría de Movilidad, se adelantan reuniones para buscar salidas a este nuevo problema.