Beneficios aplicarán hasta 2030

Movilidad eléctrica en Bogotá toma impulso con el plan de reactivación económica

Noticias destacadas de Bogotá

Entre las medidas incluidas en el “Plan Marshall”, aprobado por el Concejo de Bogotá, se destaca la inclusión de incentivos en el impuesto vehicular para quienes adquieran carros eléctricos e híbridos. Por su parte, el transporte público de la capital de a poco deja atrás las múltiples complicaciones que tuvo para mudarse a los motores eléctricos y avanza en la llegada y compra de buses con estas características.

La primera parte del plan para reactivar la economía de Bogotá ya fue aprobada por el Concejo de Bogotá. Se trata de un paquete de alivios tributarios propuesto por la Alcaldía, entre los que destacan beneficios para el pago del predial (congelación en 2021 y pago por cuotas), descuentos del ICA para negocios afectados por la cuarentena y programas de microcrédito, entre otros. Aunque esas fueron las prioridades, con el plan se aprobaron varios incentivos con el fin de impulsar la movilidad eléctrica en la capital. Incentivos que llegan en un momento en el que de a poco aumenta el compromiso ambiental y, con esto, la necesidad de que el transporte empiece a mudar a energías más limpias.

Según quedó consignado en el artículo 25 del proyecto aprobado, entre 2021 y 2030 habrá una serie de descuentos e incentivos en la compra de vehículos eléctricos e híbridos. El beneficio más notorio es que los carros eléctricos nuevos matriculados en Bogotá tendrán un descuento de 60 % en el impuesto vehicular por cinco años. La propuesta original del Distrito era que el descuento fuera del 50 %, pero la concejala María Fernanda Rojas (Alianza Verde) propuso que el fuera de 60 %, algo que aprobó el resto de la Comisión de Hacienda, donde se surtió el primer debate del proyecto.

El descuento, según la concejala Rojas, es importante debido al alto costo que tienen los vehículos eléctricos. “Son más costosos debido al valor de sus baterías y pagan un mayor valor por rodamiento, casi equiparable a automotores de alta gama. Logramos que el costo en el pago del impuesto disminuya y puedan competir con los de combustión”, afirmó.

También por iniciativa de la cabildante Rojas se aprobó que los taxis eléctricos nuevos que se matriculen en Bogotá tendrán derecho a un descuento del 70 % del impuesto vehicular por cinco años. El alivio no estaba incluido en el proyecto original que presentó el Distrito y, para Rojas, fue un “mínimo acto de justicia con los taxis eléctricos que han luchado por mantenerse y son pioneros de este importante modelo en Bogotá".

Un beneficio similar que quedó aprobado en el plan de reactivación fue propuesto por la cabildante Susana Muhamad (Colombia Humana) y plantea las mismas condiciones pero para los taxis eléctricos ya matriculados. Los conductores de estos vehículos de servicio público también tendrán derecho a un descuento del 70 % en el impuesto sobre vehículos por cinco años.

El último beneficio fue propuesto por el concejal Juan Baena (Bogotá para la gente) y tiene que ver con descuentos a vehículos híbridos nuevos que se matriculen en Bogotá. Los conductores de estos automotores tendrán derecho a un descuento del 40 % del vehicular por cinco años, aunque vale aclarar que en esta categoría no entran los vehículos híbridos con gas.

Baena celebró la aprobación de su propuesta y aseguró que seguirá motivando la ya creciente compra de este tipo de carros. “La venta de vehículos híbridos y eléctricos para los primeros siete meses del año, tuvo un crecimiento del 80,6 %. Esta es una buena noticia, si tenemos en cuenta que los híbridos contaminan entre un 67 % y un 83 % menos. Tenemos que seguir incentivando el uso de tecnologías limpias y sostenibles, que contribuyan de manera decidida con la calidad del aire, e impulsar y dar incentivos para la movilidad sostenible de nuestra ciudad”, destacó.

El impulso a los carros eléctricos, sin embargo, es una primera medida para mejorar la movilidad en la ciudad. Para el concejal Carlos Carrillo (Polo Democrático), es muy bueno que inicie un cambio de vehículos de combustible fósil a nuevas tecnologías que reducen el impacto en el medio ambiente, pero cree que para que la ciudad de verdad se mueva hacia el transporte sostenible, se debe también trabajar en mejorar las condiciones para los biciusuarios y quienes se movilizan en transporte masivo.

En eso coincidió el cabildante Baena, quien manifestó que estas medidas aprobadas son apenas complementarias a otras como la mejora del transporte masivo de la ciudad. “Siempre que no avancemos en un mejor sistema masivo, los bogotanos van a seguir teniendo incentivos para comprar vehículos particulares”. Y agregó que en ese sentido lo ideal es que esos vehículos nuevos sean cada vez más híbridos y eléctricos.

En ese sentido, es de resaltar que, según el más reciente boletín de la Asociación Nacional de Movilidad Sostenible (Andemos), Colombia fue líder en venta de vehículos totalmente eléctricos en América Latina durante 2019, año en que registró 923 unidades, por encima de países como República Dominicana (625), Chile (521) o Costa Rica (460).

¿Cómo va la electrificación del transporte público?

Desde hace unos años, Bogotá viene intentando dar pequeños saltos hacia la movilidad eléctrica en el transporte público. Primero fueron los taxis eléctricos, un proyecto que empezó bien y se estancó. Luego vinieron las licitaciones para renovar la flota de Transmilenio (TM), en las que se pidió incluir al menos un lote de buses eléctricos, pero no fue posible debido a que había pocas empresas, por no decir ninguna, que producían los biarticulados que quería comprar el Distrito.

Sin embargo, este paso sí se empezó a dar con los nuevos buses del SITP. En diciembre del año pasado llegó el primer bus eléctrico del SITP, de 483 que han empezado a llegar de a poco a la ciudad. Se trata de una flota de 379 vehículos, que se adjudicaron en noviembre, y 104 buses que se adquirieron mediante adiciones contractuales con empresas de la Fase III del SITP, es decir que operan en las localidades de Usme, Fontibón y Suba y zonas donde aún opera el SITP Provisional. Asimismo, a mediados de este año se abrieron las licitaciones para proveer y operar 1.295 buses del SITP, que operarán en las zonas de Fontibón, Perdomo, Usme y San Cristóbal.

El pasado 31 de julio se publicaron los prepliegos del proceso, en el que las propuestas que opten por la tecnología 100 % eléctrica recibirán un puntaje adicional en la evaluación. Además de eso, como otra forma de promover la llegada de buses eléctricos, se estableció que las propuestas que contemplen el uso de tecnologías diésel o gas, las concesiones serán por 10 años, pero para la propuestas de buses eléctricos, la vigencia de la concesiones será de 15 años.

Los procesos tendrán un costo aproximado de $8,4 billones ($3,9 billones para la adquisición de la flota y $4,4 billones para la operación). De acuerdo con el cronograma, a partir del 5 de diciembre se empezarán a ejecutar los contratos.

Comparte en redes: