Está en debate en la Comisión de Hacienda del Concejo

Movilidad: la mayor tajada del presupuesto

Mientras la bancada de gobierno en el Concejo celebra la apuesta en infraestructura, hay preocupación en la oposición por los pocos recursos para otros sectores como la secretaría de la Mujer y Desarrollo Económico.

Cristian Garavito - El Espectador

La Comisión de Hacienda del Concejo debate la propuesta presupuestal del Distrito para 2018, en la que la principal apuesta sigue siendo la infraestructura. Mientras se tiene previsto un 22 % para educación y 14 % para salud, los recursos que se destinarán el próximo año para la cofinanciación del Metro, nuevas troncales de Transmilenio y la recuperación de la malla vial ocupan el 35 %.

Según el proyecto que radicó la administración, el próximo año se necesitará 14 % más de lo aprobado en 2017, al pasar de los $18,7 billones a $20,8 billones. Gran parte de los recursos serán para sacar adelante los nuevos proyectos de movilidad en la ciudad, como la troncal de Transmilenio por la 7ª, la adjudicación de las obras del metro y los nuevos colegios.

Aunque hay más dinero, los cambios en la inversión son variables. La principal apuesta está en la consolidación de megaproyectos en salud, educación y movilidad, pero se presenta mayor inversión en entidades como el IDRD, que hoy tiene como su fuerte la entrega de nuevos parques y la renovación de los ya existentes. Asimismo, se vio un aumento en Ambiente y la Universidad Distrital, que este año recibirán más ingresos.

En el caso de la educación, el mejoramiento de la calidad, alimentación escolar y la construcción de nuevos colegios son los retos para el próximo año, en el que el alcalde deberá demostrar que sí alcanzará a entregar los colegios nuevos que comprometió. En cuanto a salud, la prioridad es mejorar la atención a la población subsidiada, aumentar las obras de infraestructura en hospitales y la adecuación de nuevos Centros de Atención Prioritaria (CAP).

Uno de los sectores que saldrá beneficiado con un generoso incremento en su presupuesto es seguridad. Según el Distrito, los recursos se destinarán para la nueva sede del Comando de la Policía, el fortalecimiento de la plataforma tecnológica del número de emergencia 123, la ampliación del sistema de videovigilancia y la adquisición de medios de transporte para agilizar la movilidad de los organismos de seguridad.

De acuerdo con el concejal del Jorge Torres (Alianza Verde), “hay un sector que se ve fuertemente beneficiado, el cual va a recibir el grueso de los recursos, que es el de movilidad, pero también hay una gran inversión en educación, lo que demuestra de entrada que la ciudad necesita obras, pero también pensar en el desarrollo, y eso sólo lo logramos con educación, superando las desisgualdades y disminuyendo los índices de pobreza”.

Pero no todos en la Comisión de Hacienda, en donde se encuentra en primer debate el presupuesto para el próximo año, ve con buenos ojos la propuesta de la Alcaldía. La cabildante Xinia Navarro (Polo Democrático), vicepresidenta de dicha Comisión, asegura que el presupuesto es en su mayoría para temas de cemento y de obras en infraestructura. “La movilidad es un tema fundamental. Sin embargo, hay otros temas que no pueden escaparse: entre ellos la seguridad y la violencia contra la mujer. Vemos cómo la Secretaría de la Mujer queda estancada a nivel presupuestal y no hay una perspectiva de género en otras secretarías y al Instituto de Protección Animal le bajaron el presupuesto. Entonces la parte social, ambiental, participativa y humana están siendo muy afectadas”.

Una opinión similar tiene la concejal del MIRA Gloria Estella Díaz, quien considera que el bajo presupuesto a la Secretaría de la Mujer demuestra la poca voluntad del Distrito para enfrentar estos temas. “Además, nos preocupa desarrollo económico, porque la inversión sigue siendo baja y eso demuestra que el próximo año no se avanzará en la formalización de vendedores ambulantes ni en plazas de mercado”.

Para el concejal y ponente del presupuesto Celio Nieves (Polo Democrático), la administración central debe tener unas prioridades fundamentales y por ello no puede seguir pensando sólo en movilidad. “También se debe pensar en la educación de los niños de 3, 4 y 5 años, que hoy no existe en la ciudad y un fuerte componente que les dé la oportunidad a los jóvenes de ingresar a la educación superior de manera gratuita. Y una política de ambiente más fuerte”, asegura.

Para María Victoria Vargas (Partido Liberal), otra de las ponentes, es claro que uno de los principales problemas de la ciudad es la movilidad. En ese orden de ideas, “entendemos que el 35 % del presupuesto general del Distrito vaya para la movilidad ($5,6 billones), seguido por el de educación. Es importante, además, tener en cuenta que algunas entidades como el IDU representan la más baja ejecución. Hay que mirar por qué”.

Y agrega: “Considero que el IDU requiere una reestructuración para responder a los retos que tiene en obras. Otro aspecto que consideramos que se debe modificar consiste en el presupuesto que se le da a la Secretaría de la Mujer. Todos los días alertamos sobre este problema, pero de qué nos sirve si no cuenta con los recursos para atender casos como los feminicidios”, señaló.

Hoy continúa en la Comisión el debate. Se estudiarán el punto de salud y el fortalecimiento de desarrollo económico, sobre los cuales los cabildantes proponen un mayor presupuesto.