Movimientos sociales, sindicatos y petristas comienzan campaña para revocar a Enrique Peñalosa

Este lunes se inscriben en la Registraduría los comités promotores de la iniciativa, que aglutinan a organizaciones sociales y políticos. El proceso puede abonar el terreno para las presidenciales de 2018.

Enrique Peñalosa, alcalde de Bogotá. / Foto: Archivo El Espectador

A las 8:00 de la mañana y a las 2:00 de la tarde de este lunes está programada la inscripción de los comités de ciudadanos que recogerán firmas para impulsar la revocatoria del alcalde de Bogotá, Enrique Peñalosa. La propuesta se ha movido prácticamente desde que se supo que él había ganado las elecciones, y tomó forma a lo largo de 2016. Con el trámite ante la Registraduría comienza formalmente el proceso, en medio de un ambiente ciudadano que para nada favorece al mandatario: solo el 22 % de los habitantes de la ciudad aprueba su gestión.

¿Quiénes son?

Los movimientos que se inscriben este lunes tienen en común su rechazo a apuestas de Peñalosa como la venta de la ETB y de un porcentaje de la EEB, el cambio de metro subterráneo a elevado o la reforma a la administración del sector salud de Bogotá

El movimiento más visible hasta ahora se llama Revoquemos a Peñalosa, que empezó a forjarse desde noviembre de 2015, antes de que el alcalde se posesionara. Su vocero es Leonardo Puentes, que, como lo contó El Espectador en su momento, impulsó en el mandato pasado la campaña “Petro no se va”, que defendió al entonces alcalde de la revocatoria. Pero aunque él admite que en su momento defendió la permanencia en el cargo del anterior mandatario, no es petrista. “Es algo con lo que han intentado estigmatizarme”, se queja. “Conozco a Petro y me he reunido con él y con sus amigos así como lo he hecho con otros políticos”.

Lea también: En enero comienza la recolección de firmas para revocar a Enrique Peñalosa

De ahí su énfasis en que han intentado conformar un movimiento ciudadano más que partidista: “Aquí ha caído gente de todos lados: hay verdes, progresistas, algunos liberales, animalistas sin partido, militantes del Partido Comunista”. Con el trabajo de Revoquemos a Peñalosa, de hecho, se conoció la empatía que tienen con la iniciativa movimientos como la Unión Patriótica, Marcha Patriótica y Progresistas. También, representantes a la Cámara por Bogotá como Ángela Robledo e Inti Asprilla, de la Alianza Verde, y Alirio Uribe (de la línea del senador Iván Cepeda) y Germán Navas Talero, del Polo Democrático. El senador Alexánder López, de ese partido, también se ha mostrado a favor.

El senador Armando Benedetti, del Partido de la U (colectividad que hace parte de la coalición peñalosista en el Concejo de Bogotá) también ha respaldado convocatorias de este grupo.

Otro movimiento que se puso en marcha recientemente se llama Unidos Revocamos a Peñalosa. Allí están dos sindicatos de la ETB (Sintrateléfonos y Atelca), así como la Asociación Distrital de Educadores (ADE), el gremio más fuerte de los profesores en Bogotá. El respaldo partidista aquí llega, sobre todo, por cuenta del MOIR, el sector del Polo que orienta el senador y precandidato presidencial Jorge Enrique Robledo, cuyo concejal en Bogotá es Manuel Sarmiento.

También se anuncia la inscripción de un movimiento llamado Bogotá Mejor sin Peñalosa, del político César Augusto González García, quien ha militado en el Polo y en el Partido Liberal.

Las cuentas

En dos semanas la Registraduría deberá entregarles a los líderes de la iniciativa los formularios para que comiencen a recoger firmas. Tienen seis meses para presentar, al menos, el respaldo de un número de ciudadanos inscritos en el censo electoral de Bogotá equivalentes al 30 % de la votación que obtuvo Peñalosa cuando ganó las elecciones en octubre de 2015.

El alcalde fue elegido exactamente con 906.058 votos. Los promotores, entonces, deberán presentar en julio, mínimo, 271.818 firmas. Si la Registraduría se las valida, la ciudadanía será convocada a unas elecciones en las que deberá votar sí o no por la revocatoria del alcalde.

La Ley de participación ciudadana (1757 de 2015) establece que en las urnas deberá depositarse, como mínimo, el 40 % de los votos válidos registrados el día en que fue elegido Peñalosa. Eso es 1’092.229 personas, independientemente del sentido de su voto. El alcalde será revocado si vota a favor la mitad más uno: 546.116.

De cara a las presidenciales

Una campaña para revocar al alcalde de Bogotá en 2017 necesariamente medirá el pulso por las presidenciales de 2018. La ciudad, es bien sabido, es clave para una elección de carácter nacional y asegurar votos en ella (con un potencial de votantes que rodea los 5,4 millones) es vital. ¿Cómo se moverán los posibles candidatos?

Gustavo Petro, por ejemplo, considera que la única solución para evitar que avance el plan de gobierno de Peñalosa es revocarle el mandato. Lo dijo hace unas semanas en su cuenta de Twitter, a pesar de que en septiembre había manifestado en un mitin que su movimiento, Progresistas, no debería desgastarse en un proceso tan incierto, dada la dificultad de conseguir los votos necesarios.

Lea también: “Es ingenuo que el Progresismo se ponga a organizar la revocatoria de Peñalosa”: Petro

Lo que sí es claro es que, a pesar de lo que muchos piensan, no solo Petro tiene intenciones de este tipo. Aparentemente Jorge Enrique Robledo (Polo Democrático) también meterá baza en la campaña para tumbar el alcalde. Al menos, así se desprende del apoyo que le ha dado su facción dentro del Polo, el MOIR, al movimiento Unidos Revocamos a Peñalosa. Su hijo Julián y Sergio Fernández (conocido por su liderazgo estudiantil en la MANE), son dos alfiles suyos que ha estado detrás de la organización de grupo que inscribirá este lunes un comité promotor de la revocatoria.

Del lado de Peñalosa está el partido que lo avaló en campaña, Cambio Radical (CR), a su vez la colectividad del vicepresidente y seguro candidato presidencial, Germán Vargas Lleras. A este debe servirle de base la gestión de Peñalosa en Bogotá, y para un mandatario local que está pidiendo más tiempo para cuajar dentro de la ciudadanía, lo mínimo es que le garanticen su permanencia. Por eso es previsible que CR y su jefe máximo no se queden quietos. Tienen nueve concejales (la bancada más numerosa) y un senador, Carlos Fernando Galán, que fue clave en el triunfo de Peñalosa.

Esas probables movidas de Vargas Lleras son las que llevan a pensar que los partidos Liberal y La U, que se espera presenten candidato propio a las presidenciales, terminen impulsando la revocatoria, así sea por debajo de la mesa. Es pública la ruptura de esas dos colectividades con Cambio Radical. Aunque entre las tres conforman la maltrecha Unidad Nacional que le sirve de soporte al gobierno Santos en el Congreso, de cara a una nueva carrera para llegar al Palacio de Nariño, el factor Bogotá puede ser determinante para que cada bando muestre sus cartas.

El respaldo que le ha dado a la revocatoria el senador Benedetti (de La U) -también fuerte crítico de Vargas Lleras- aunque de entrada puede interpretarse como una postura personal, es, de todas formas, un indicio de lo que puede venir.

Es un panorama que se irá aclarando más desde este lunes, con la inscripción de los comités promotores de la revocatoria, pues también será el escenario para detectar quiénes serán las caras visibles del segundo intento por sacar de la Alcaldía a Peñalosa. Ya lo habían intentado, sin éxito, en su primera administración.