El sistema sostiene que la usuaria fue atendida oportunamente

Mujer accidentada en Transmilenio denuncia que tuvo que desistir de demanda para recibir atención

Carolina Suárez, quien sufrió un esguince de segundo grado en una de sus piernas mientras intentaba ingresar a un articulado, sostiene que esperó ocho horas por atención médica. Dice que fue atendida hasta que accedió a firmar un documento.

El pasado 25 de octubre, Carolina Suárez Espejo sufrió un accidente mientras intentaba abordar un articulado de Transmilenio en el Portal de Suba, en el noroccidente de Bogotá. Dado que el bus no se acercó lo suficiente a la plataforma, sumado a la afluencia de pasajeros, su pie terminó incrustado en un espacio de al menos 30 centímetros entre el vehículo y la superficie. Su diagnóstico: esguince de segundo grado. Sin embargo, al margen de la lesión, denuncia no solo que tuvo que esperar cerca de ocho horas para recibir atención médica, sino que para poder acceder a ella tuvo que firmar un documento en el que desistía de emprender acciones legales.

El caso fue denunciado este miércoles en el Cabildo Distrital por parte de la concejal Gloria Stella Díaz (Movimiento Mira), quien advirtió que se trataría de una situación habitual en el sistema: atención de accidentes a ciudadanos a cambio de que "renuncien a las indemnizaciones y eximan de toda responsabilidad al Distrito".

De acuerdo con el relato de la joven afectada, aunque el accidente se registró sobre las 7:00 de la mañana, recibió atención médica pasadas las 4:00 de la tarde. “Cuando llegó la ambulancia para trasladarme a un centro médico para que me hicieran los respectivos exámenes, la abogada (del concesionario al que pertenece el bus involucrado) me dijo que no me montaban en la ambulancia hasta que yo firmara un documento de exención de seguridad al operador y al bus. Si yo no firmaba no me podía montar en la ambulancia”, declaró la joven, quien argumenta que terminó accediendo debido a su delicada condición y a las “precarias condiciones” del portal.

Sin embargo, Transmilenio tiene otra versión de los hechos. Según el sistema, tras la caída la usuaria fue atendida oportunamente y conducida al punto de primeros auxilios para ofrecerle asistencia. En línea con el protocolo de atención –dice Transmilenio– se solicitó a la Red de Emergencias Distrital el envío de una ambulancia para el traslado de la usuaria.

En medio del trámite, al Portal habría acudido un abogado del operador al que está adscrito el articulado involucrado en el incidente. Habría sido esta persona quien concertó con la víctima un arreglo económico para que desistiera de presentar cualquier acción legal contra el sistema y el operador a cambio de $100.000.

“Al Portal Suba, por solicitud del centro de control, se hace presente una ambulancia de la empresa Ambucol. Posteriormente, se hace presente el abogado de la empresa operadora SI99. Una vez en el punto la señorita Carolina Suárez Espejo concilió por $100.000”, explicó el sistema, al señalar que, en ningún momento, alguno de sus empleados participó de la transacción.

“Los funcionarios de Transmilenio no participan en ninguna transacción con los usuarios. Este acuerdo se da entre usuarios y concesionarios de manera voluntaria. Cabe señalar que Transmilenio ya se contactó con la usuaria para hacer el debido acompañamiento en futuras reclamaciones a través de la Defensoría del usuario”, precisó el sistema.

¿Qué hacer en caso de un accidente en el sistema?

De acuerdo con Transmilenio, en caso de que algún pasajero sufra algún incidente dentro de las instalaciones del sistema debe:

*Identificar en lo posible el vehículo con el que ocurre el evento (número interno, placa del bus).

*En caso de que no sea posible la identificación, solicitar la colaboración de otro usuario o registrar la hora exacta, el lugar (estación, paradero), el servicio que realiza el bus y toda información que considere necesaria.

*Transmilenio sostiene que cuenta con un protocolo de accidentalidad con los buses del sistema, en el que se investigan los hechos teniendo en cuenta la empresa concesionaria y los operadores.