Multas por mala disposición de llantas son de hasta $13 millones

El Distrito ejercerá mayor control ante el incremento de llantas abandonadas en varios puntos de la ciudad.

Archivo El Espectador

A pesar del incendio de grandes magnitudes que se registró en la localidad de Fontibón el año pasado en una bodega de llantas y que ocasionó un severo daño ambiental, los bogotanos no toman conciencia de los perjuicios que se generan abandonando llantas en cualquier parte.

Esta semana desde el Concejo de Bogotá denunciaron que en varias vías de la ciudad se ven llantas usadas y ante la alerta emitida desde el Cabildo, la Administración Distrital anunció más controles para contrarrestar esta problemática.

Tras una reunión con directivos de la Asociación Nacional de Industriales (Andi) y diversas entidades distritales, el alcalde Gustavo Petro instruyó a los organismos competentes para aplicar comparendos ambientales por mala disposición de las llantas en la ciudad.

En la reunión se analizaron los vacíos existentes en la legislación sobre las responsabilidades de quienes importan vehículos y llantas en cuanto a la disposición de dichos residuos, especialmente de la Resolución nacional 1457 de 2010, emanada del Ministerio de Ambiente.

Como la ciudad de Bogotá comenzó a aplicar normas de comparendo ambiental desde finales del año pasado, el alcalde instruyó para que se aplique a las empresas que fabricando llantas no tienen un esquema eficaz de tratamiento de las llantas usadas.

Según el Decreto 349 DE 2014, expedido por el alcalde Petro y por el cual se reglamenta la imposición y aplicación del Comparendo Ambiental en el Distrito Capital, el comparendo por mala disposición de residuos, previo debido proceso, representa multas entre cinco (5) y veinte (20) salarios mínimos mensuales vigentes, es decir $12.887.000, por cada infracción cometida por una persona jurídica.

Si se presenta reincidencia, se aplicará la suspensión o cancelación del registro o licencia, en el caso de establecimientos de comercio, edificaciones o fábricas, desde donde se causen infracciones a la normatividad.

A pesar de los controles anunciados por el Distrito, este martes desde el Concejo de Bogotá le jalaron las orejas a la Administración por 100 mil llantas depositadas en el relleno sanitario Doña Juana.

Según el cabildante Diego García, la Unidad Administrativa Especial de Servicios Públicos (UAESP) es la entidad encargada de cumplir con el retiro de las 100.000 llantas, es decir, 561.63 toneladas.

“Al parecer lo ocurrido en Fontibón no fue motivo suficiente para que la Administración Distrital tomara las medidas pertinentes. El retiro de las llantas es solo uno de los 13 compromisos a los que llegó la Administración con la comunidad del Mochuelo el día 27 de octubre de 2014. El incumplimiento cobra dimensiones preocupantes si se tiene en cuenta que cualquier emergencia se agrava dado que el Relleno es fuente generadora de gas metano”, puntualizó.