Nación evalúa metro elevado que pretende Peñalosa

Aunque la propuesta del alcalde fue recibida con buenos ojos por el Gobierno Nacional, el ministro de Hacienda manifestó que el proyecto 'aún está en estudio'.

Alcaldía de Bogotá

Con la presentación de los estudios y la sustentación de la propuesta, este lunes, el alcalde de Bogotá, Enrique Peñalosa, formalizó ante el Gobierno Nacional su proyecto de metro elevado, una iniciativa que aunque recibió todos los elogios del Ministerio de Hacienda, aún se encuentra “en estudio” según la Nación.

Ratificando el compromiso de aportar $9,65 billones para la obra, el ministro Mauricio Cárdenas declaró que el propósito de la Nación es que el metro se haga a la mayor brevedad, por lo que el próximo lunes nuevamente se reunirá con la Administración para avanzar en la definición de la modalidad del sistema: si elevado –como ha insistido Peñalosa– o subterráneo, como lo planteó el exalcalde Gustavo Petro.

“El Distrito nos presentó, junto a un grupo de consultores, una opción que significa elevar el metro de Bogotá: no hacerlo subterráneo sino elevado, por un trazado muy similar al que se había definido hasta el año pasado. Es decir, un corredor que es prácticamente idéntico con unas alteraciones menores en la ruta”, afirmó Cárdenas.

No obstante y aunque aún se deben surtir más estudios, el ministro no escatimó elogios para referirse a la propuesta de metro elevado, dejando entrever el guiño que desde ya recibiría la iniciativa por parte del Ejecutivo. (Lea: Peñalosa se reúne con la Nación para discutir sobre estudios del metro elevado)

“El proyecto elevado tiene unos beneficios indiscutibles: menores riesgos, especialmente por temas geotécnicos (subsuelo de la ciudad), tiene la ventana de que es de menor costo y se puede construir más rápidamente (…) Estamos evaluando los estudios, pero el Gobierno quiere que se haga rápido, ratifica los $9,65 billones y esperemos que en el menor tiempo se pueda escoger la modalidad”, sostuvo el funcionario.

Los recursos que aportará el Gobierno Nacional corresponden al 70 % del costo de la obra. El otro 30 %, cerca de $4,1 billones, lo aportará el Distrito, por medio de vigencias futuras.

Precisamente, fue a partir de la aprobación de estas vigencias en el Concejo de Bogotá, en abril pasado, que la Fiscalía comenzó a investigar la legalidad del trámite que se surtió en la corporación para darle vía a ese presupuesto, pues la ley manda que para hacerlo deben existir estudios de ingeniería de detalle de la obra, y el metro elevado, en ese momento, no los tenía. (Lea: Cómo 28 concejales de Bogotá terminaron en la mira de la Fiscalía por un voto)

Por su parte, Peñalosa aseguró que el compromiso de la Nación permitirá que en los próximos días se tomen decisiones finales para avanzar en el Conpes y el Confis, que son necesarios para la financiación del proyecto.

“El estudio revela que una ruta de metro elevado es mucho más económica y hay menores riesgos de sobrecostos, teniendo en cuenta las dificultades de los suelos de Bogotá”, indicó el mandatario que, con su equipo de trabajo, presentó los resultados preliminares de la consultoría de la firma francesa Systra.

El alcalde prevé que la licitación de la primera línea del metro (en su primera parte) sea abierta en el primer semestre de 2017. Es un tramo que va del suroccidente al centro de Bogotá. Según proyecta la Alcaldía, la primera línea del metro será elevada y alta (entre 8 y 12 metros). Esto, con el objetivo de que se maximice la iluminación natural sobre el espacio público, que constaría de andenes, zonas verdes y parques.

Las estaciones del metro constarán de elementos como las taquillas, circulaciones, escaleras, ascensores, comercio, locales de comidas, bancos, baños, primeros auxilios y biciparqueaderos. De acuerdo con los estudios existentes, sobre las vías del metro –que será 100% eléctrico– rodarán trenes de seis vagones y 142 metros de largo; la capacidad de cada uno será de hasta dos mil personas.

Esta propuesta además busca que en algunas estaciones, construidas como terminales de alto potencial, cuenten con auditorios, servicios de gobierno, e incluso jardines infantiles. El objetivo es que se conviertan en sitios clave de encuentro barrial entre los habitantes de la localidad.

 

últimas noticias

La champeta que se instaló en Bogotá

Tribunewen, las mujeres en el hip hop de Bogotá